Prensa y poder

Prensa y poder

Luis Rull  

Algunas preguntas:

  1. ¿Hay cada vez más o menos prensa libre? ¿Tenemos acceso a información más o menos real? ¿Más o menos honesta?
  2. ¿Puede un periodista ser un ángel, contando «la verdad» al margen de lo que piensa?
  3. Que los medios de comunicación cada vez den menos dinero, ¿es bueno o malo?

Desgraciadamente, mi experiencia con la prensa es que las cosas son más como contó Sorkin:

Aunque no suelen terminar como terminan en la serie. Suelen dejar que los periodistas actúen en conciencia siempre y cuando no perjudique a la empresa. En sus negocios paralelos o en ingresos publicitarios. Por lo tanto, a un periodista más vale que lo que piensa tenga audiencia y traiga dinero a la empresa, o va a tener que escribir cosas que no le gustan… o buscarse otro trabajo.

Foto de Matthew Simantov

Cruzcampo: de norte, sur y estereotipos

Luis Rull  

Suelo ser muy reacio al uso de las generalizaciones. «Todos los hombres son…», «los españoles piensan»,… son frases que me dan urticaria.

Por eso cuando vi la campaña de Cruzcampo «un poco de Sur», fruncí el ceño.

Pero si de un estereotipo Alegría/Fiesta/SurTristeza/Trabajo/Norte muestran que todos somos complejos y que no hay características tan localizadas en un sitio, la cosa cambia. Simplificar la realidad nos ayuda a entenderla, pero hacerlo mal nos lleva al esperpento, a la mentira o a la manipulación. Acabamos por suplantar la realidad por prejuicios y ver el mundo según los intereses y los esquemas de otros.

Pero cuando usamos los arquetipos para describir un comportamiento, no una población, la cosa se pone interesante. Tras años trabajando en Madrid, Barcelona, Reino Unido,… ya me he acostumbrado a recibir caras de extrañeza al saber que soy de Andalucía. La mayoría de las veces porque la calidad del trabajo que presentaba era superior a lo que esperaban. Para muchos, un finito del sur no puede ser tan buen profesional o una empresa sevillana no puede presentar proyectos tan buenos. Ya me he acostumbrado. Ya no me molesta porque nuestro trabajo habla por sí mismo, pero durante un tiempo, escocía mucho. No soy una plañidera ;).

Cruzcampo, una marca de origen andaluz líder nacional, propone equilibrar un poco nuestras características más creativas con las más disciplinadas, las más alegres con las más serias. No pierdas el sur para no perder el norte.

Los hay que piensan que el making of es mucho mejor que el anuncio.

Aviso: Fui invitado por Cruzcampo a la presentación de esta campaña. Unas cervecitas y unos canapés fue lo que saqué del mismo, además de conocer lo fascinante y complejo que puede ser el diseño de una campaña de publicidad. Hay muchas cosas detrás, trabajo duro e ideas complejas. No me pidieron a cambio nada. Ni siquiera que escribiera esta entrada.

Naider espacios de encuentro en Sevilla

Luis Rull  

Naider, una empresa que recientemente ha abierto sucursal en Sevilla, me ha invitado a dar una charla en su tercera edición de los Naider Espacios de Encuentro. El título genérico es: Ciudadanía, Administración y Empresa Digital para una sociedad en red. Me toca hablar de la aplicaciones 2.0 en las empresas. Tengo pensando enfocarlo no como una revolución en la forma de trabajar sino como la irrupción de herramientas asequibles que hacen posible resolver algunos problemas organizacionales, aunque también permite cambios radicales en las empresas y en cómo trabajan. ¿Alguna sugerencia?

Intentaré estar a la altura de mis dos compañeros de escenario: José Antonio Rodríguez Salas, alcalde de Jun y un gran impulsor de las nuevas tecnologías tanto en su localidad como en la administración local; y Alaitz Benito, de Naider, que hablará de participación ciudadana, tema que me trae muy buenos recuerdos de mi etapa universitaria.

Mañana jueves, 4 de febrero, a las 20:30 en la Carbonería (Sevilla, Calle Levíes 19).

¡Qué sitio más original para una charla! Será raro hablar en público en un sitio donde he hecho, o intentado hacer, cosas mucho menos serias ;).

Actualización: las diapositivas de la charla se encuentran en la página correspondiente en la sección «Charlas».

Virtudes y defectos: Mobuzz

Luis Rull  

Mobuzz, la televisión por internet de Anil de Melo (en la que trabajan Javier Capitán e Iria Gallardo), está pasando por una mala racha. Necesitan €120.000 para seguir funcionando. Algunas campañas de publicidad han sido suspendidas y no pueden más con los costes fijos.

¿Qué solución han encontrado? Contar el problema a los cuatro vientos y pedir a los televidentes que les donen lo que puedan.

Me asaltan sentimientos e ideas contradictorias, pero me parece valiente que hagan este gesto de apertura y confiesen que las cosas van mal. Muchas empresas y empresarios se afanan en aparentar que sus balances van como la seda como si les fuera la vida en ello (a veces incluso dándole más importancia a eso que a la propia producción). Si no es así ¿por qué se gastan algunos esas millonadas en oficinas con decoraciones carísimas si no lo necesitan de verdad? Idem con la tarjetas de visita y equipos electrónicos que en muchos casos, y debido a la naturaleza del negocio en cuestión, no son necesarios. Tampoco veo necesario recordar la obsesión de los políticos españoles en aparentar ser potentados con coches, despachos y billetes de 1ª clase en los viajes…

Ante la avalancha de críticas a Mobuzz, ejemplificadas en los comentarios en la entrada de Enrque Dans no puedo más que sorprenderme ante los olvidos (no me atrevo a llamarlo doble moral) que algunos parecen tener. ¿Cuántas críticas se hacen a las ayudas públicas a determinadas empresas especialmente inútiles, derrochadoras e ineficientes? Sin entrar en las recientes ayudas a los bancos y cajas, muchas administraciones (de las que yo conozco, todas), de todos los partidos políticos, subvencionan, ayudan o sostienen infinidad de empresas, chanchullos o chiringuitos. En mi humilde opinión, al menos algunas son objetivamente prescindibles y suponen un derroche inaceptable. No es más que una opinión que no tiene más relevancia que la de uno más de los que ayuda a sostener ese sistema.

Esto son ciudadanos privados pidiendo dinero a ciudadanos privados.

«Ante el vicio de pedir, la virtud de no dar»

Lo que piden Anil, Iria, Javier et al… es una aportación voluntaria a ciudadanos privados. ¿Por qué se rasgan las vestiduras los que critican el gesto? Mucho más graves me parecen algunos gastos públicos. Sobre todo porque salen de mis bolsillos. No me refiero a todo el gasto público, ni siquiera a la mayoría. Todos conocemos alguna historia montada Dios sabe por qué y para quién.

Soy partidario de que los proyectos empresariales sean saneados y tengan un modelo de negocio estable y serio. También sostengo que hay proyectos que necesitan un tiempo para madurar y encontrar su umbral de rentabilidad. Es posible que Mobuzz, después de cuatro años, ya debiera haber cruzado el Rubicón, pero si es una asunto coyuntural o estructural escapa a mis conocimientos de la empresa. Son cuestiones que deben dilucidar aquellos que inviertan en el proyecto. Probablemente alguno de los errores que puedan achacársele a esta iniciativa sea la falta de una mayor información sobre los costes e ingresos de la empresa (aunque han anunciado que lo van a hacer) y el dejar abierta la forma en la que los donantes pudieran convertirse en inversores.

Aquí os dejo el vídeo para que juzguéis con más información.


Salvar Mobuzz from Anil de Mello on Vimeo.

Actualización. Otros lo han contado mucho mejor:

Actualización 27 de noviembre: No ha podido ser. Anil ha anunciado que tienen que cerrar y que ya verán cuándo pueden volver. Lo siento mucho por el equipo, que es de primera calidad. Ojalá vuelvan pronto.