El Estado no es tu amigo pero, ¿es tu enemigo?

 

Se va a aprobar, por la puerta de atrás, la Ley Sinde. Si alguna vez alguno de los parlamentarios se paró a pensar por qué es buena idea la separación de poderes en un Estado moderno, se le ha olvidado.

  • Una comisión del ministerio decidirá quién puede contar cosas y qué cosas se podrá contar.
  • Un juez (y sólo uno) de un juzgado especial (que ya es una anomalía en una sociedad democrática) decidirá, no sobre si la página es legal o no, sino si se vulnera la libertad de expresión.

La generación que hizo 😉 la transición echa en cara a las siguientes lo que luchó por nuestras libertades de un Estado totalitario y opresor. Ahora, políticos de esa y de mi generación cercenan gravemente las libertades que podría hacer de mi hijo un ciudadano autónomo, informado y no sometido al vasallaje del Estado.

Bajo la excusa de cerrar páginas de enlaces (que, según la opinión de los jueces, no son ilegales) abren la puerta a un tutelaje de lo que los ciudadanos podemos o no leer.

Leí en algún sitio una cita apócrifa que ahora toma un gran sentido (No es literal, no encuentro la correcta):

La libertad no se conquista y se disfruta, se tiene que defender cada día.

Me quedo con la última frase de Antonio Delgado:

(…) todo esto no tiene que ver con las descargas, ni con bajar películas gratis. Es una lección sobre cómo se construye nuestro futuro como país y como sociedad.

Sé el primero en dejar un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.