WiMAX, de estreno en Andalucía – elmundo.es navegante

Luis Rull  


Para que una ciudad como Sevilla tuviera accesos a Internet baratos y rápidos. Pero eso sería: 1) Pensar lateralmente (es decir, de manera innovadora) y 2) Preocuparse por los ciudadanos.

WiMax es el hermano mayor de la redes inalámbricas que usamos muchos para conectarnos a Internet o a una red local. En realidad, sólo son formas de no tener que conectar el ordenador a un cable para tenerlo en red. (En muchos sitios, el realmente un problema logístico importante poner un cable desde la toma de teléfono a lugar de trabajo). Wimax permite, con muy pocas antenas, cubrir una ciudad (ya lo están haciendo en París). Lo bueno es que no hay que levantar la ciudad como hicieron con Sevilla con Supercable, ni tener que estar abonado a Telefónica (o a la propia Supercable, ahora auna) para tener acceso a intertet. Permitiría bajar los costes de conexión a los hogares de tal forma que muchos que no pueden permitírselo, pudieran tener Internet. Las empresas podrían ser más competitivas en nuestra ciudad, y creo que una ciudad totalmente conectada podría atraer algunos innovadores a vivir y a trabajar con nosotros. (Otra película es si están dispuestos a enfrentarse a las todo poderosas Empresas de Telecomunicaciones cuando estás se quejen de que les roba mercado (porque el producto es mejor y más barato)

Entiendo que hay cosas muy urgentes en la ciudad, tal y como pudimos ver en el gran reportaje (algo blanco para mi gusto) de «Tesis en la Internacional» sobre el Vacie. Pero este proyecto sería tan barato… Su coste/beneficio sería tan sencillo. Iberbanda lo va a implantar para empresas, ¿no sería una buena política de promoción del uso de tecnología el implantar eso en una ciudad con un nivel bajísimo de hogares conectados a Internet (Brecha Digital)?


¿No sería una buena solución para el Ayuntamiento, con sedes en toda la ciudad, con la opción de ahorrarse todas la llamadas internas y hacerlas vía Internet (Skype o la propia aplicación de Iberbanda). O mejor ¿Porqué no hacen un concurso de proyectos empresariales para implantar Winmax en Sevilla cuyo premio sea facilitar la implantación de las antenas o contratarles el servicio de Internet de, digamos, los centros cívicos? Hay tantas ideas que no implican dar subvenciones a fondo perdido a los pesebreros…

PS: Mis amigo liberales dirán que mejor que no se meta la administración en un mercado libre y los socialdemócratas que es bueno que el estado favorezca a los que tienen menos oportunidades y que se quedan sin acceso a servicios básicos por la asignación anárquica de los mercados. Por otra parte, otros me dicen: ¿hay que proteger a las empresas a entrar en los mercados cerrados? (lo que es una contradicción de términos, o como dice arcadi, un oxímoron )

Cosas de la hipocresía y el corazón

Luis Rull  

¿Dónde están los límites entre el respeto, la vida privada y la acción estratégica? ¿Cuándo debemos dejar de decir lo que sabemos o pensamos para presentarnos como impostores de nosotros mismos? Si no queremos molestar a alguien, no le decimos que su camisa nueva es espantosa o que nos parece mal que lleve a su hijo a este colegio. ¿Hasta qué punto estamos siendo fieles a esa persona, o a nosotros mismos?

Qué fácil es seguir usando esa máscara día tras día, seguros de que podremos usarla como arma si las cosas se ponen feas.

La solución de Habermas para el ámbito político es sencilla: sólo podrá haber democracia y polis verdadera si abrazamos la racionalidad comunicativa. La objetividad, el abandono de la interacción entre personas que pretende algo que no se rebela, esto es, una suerte de engaños deliberados y asumidos por la hipocresía. Postula que la irracionalidad está en estos actos y que hay que abandonarlos para cualquier acción coordinada. Pero el planteamiento no es una ideas naive, ingenua o totalizadora. No está planteando un mundo feliz estilo Rousseau. Plantea la irracionalidad de muchos de los comportamientos contrarios y lo poco útiles que son para muchas acciones o empresas en las que nos embarcamos. Esta “revolución” no se plantea en términos de lucha de clases o acciones políticas, sino que parte de una opción “micro” de análisis de la realidad. No niega los conflictos ni los intereses dispares, sino que plantea que la mejor forma de abordarlos es dejando atrás las oscuridades y los cálculo estratégicos ocultos. Algo muy parecido a lo que enseñaba a mis alumnos de Ciencias del Trabajo para algunas -muy específicas y con métodos muy elaborados- negociaciones. Como a ellos, recomiendo el básico –y útil- libro de Fisher, Ury y Patton.

(Espero que Agapito Maestre no lea este post y me enmiende la plana. Esto no es más que un comentario que me ha surgido al recordar las cosas que estudié en Granada, mientras no me preparaba los exámenes que tanto me aburrían) Este mensaje, por no llegar, no llega ni a divulgación científica.

Otra cosa: ¡¡¡Por fín he podido encasquetarle a Jose el librito de Weber: Estoy seguro que le ayudará!!!! ¡¡¡Muchos ánimos, que son pocos y cobardes!!!

(Foto cortesía de somadjinn via morgue)

¡Ah! Que va a ser Inteligente… ¡¡menos mal!!

Luis Rull  

Cuatro TV
Entonces, igual la veo. Menos mal que lo habéis dicho (a punto estuvo la modestia de obligaros a mentir a los ciudadanos, vuestros amos.)

Me encanta cómo «deslocalizan» las empresas privadas: en vez de hacer una selección de personal en condiciones, hacen un «reality» calcado de operación triunfo.

Será fantástico ver a García Siñeriz en el papel de Nina: «Lo siento, pero estás nominado»

Ana garcia siñeriz cuatro