Edge: THE REAL CRISIS IN EVOLUTION TEACHING by Scott D. Sampson

Luis Rull  

Edge: THE REAL CRISIS IN EVOLUTION TEACHING by Scott D. Sampson

Me pregunto cuál es el nivel de conocimientos sobre evolución biológica en España. Yo, por mi parte, descubrí que mi ignorancia era (es) supina cuando leí «El enigma de la Esfinge«, del gran Arsuaga. El autor es discutido en muchos ámbitos, pero creo que su divulgación es impecable. Nunca suena a palabrería, nunca hace concesiones a la galería.

Y miramos por encima del hombro a los americanos… Mi amigo juanjo dice que no metemos la pata como otros porque no nos preocupamos de otra cosa que no sea la temperatura ideal de la cerveza. La ignorancia y la falta de curiosidad tiene esa ventaja: quien no se moja, no se equivoca.

La marcha de las tierras soleadas

Luis Rull  


Melilla a lo lejos
Originally uploaded by Elias.gomez.

La Marcha de las tierras soleadas

Lola Álvarez, en su artículo de hoy, no ha hecho una mera crítica al gobierno socialista o a Ministro Moratinos. Ha hecho, no sé si a propósito, una de esas críticas de lo real politik que tanto me gustan. Y no es la crítica a la exclusión de Ceuta y Melilla en la representación española en un encuentro bilateral lo que me gusta, ya que, en realidad es una concesión a una exigencia de Marruecos. Tampoco es su comentario mordaz sobre un proyecto tan académico como poco atractivo de un “Atlas de la inmigración”.

Lo que a mí me gusta es que despliega una gran descripción del trabajo de estos próceres de la patria. Estos tipos no se dedican a reflexionar sobre los grandes temas mundiales todos los días en busca de la piedra filosofal que traiga la paz perpetua. Los políticos, sobre todo en relaciones internacionales, toman decisiones dentro de un margen muy pequeño de posibilidades, y no siguen precisamente las grandes ideas que predican en sus discursos o que lanzan cual dagas sus voceros, tertulianos varios o sus militantes proselitistas. No crean caminos nuevos, ni lideran un futuro nuevo como los “carismáticos” de Weber.

Estos tipos no son ángeles, no son demonios. Son políticos. No defienden grandes principios, no defienden a los ciudadanos españoles, ni siquiera saben lo que es en realidad “el interés general”(*) . No van a transformar el mundo, ni a salvarnos de las garras de los malos o de la pobreza. Son funcionarios, piezas obedientes de un juego que se perpetúa.

Son engranajes, no martillos. Son correa de transmisión, no arquitectos.

Mandarán a otros a morir, ajustarán presupuestos en seguridad aérea, dejarán que se siga explotando a los explotados de cualquier color. Y seguirán cobrando su sueldo todos los meses. Como todos. Como siempre. Engañarán prometiendo de nuevo que el mundo feliz está ahí al lado, al otro lado de la colina. Sólo debemos seguirles para que nos dé el sol, mañana, tras las elecciones, siempre tras las elecciones.

(*)Concepto tan difícil como usado y tramposo.

Ingenuos y desarmados

Luis Rull  

Ingenuos y desarmados

Cuando veo los telediarios me acuerdo de unos cursos sobres problemas sociales a los que asistía en Granada. El núcleo principal de los mismos era la tesis de que los problemas sociales no eran más que fenómenos creados por el sistema político/mediático/académico, con sus ciclos de formulación y solución de los mismos, cuando no de olvido y/o “relativización”  con golpes de pecho. Algunos son recurrentes, como la violencia sobre mujeres por parte de sus maridos o asimilados, van y vienen, con sus soluciones parciales y sus culpables permanentes. Otros son muy estacionales, como los pijos y los canis en Sevilla, cual culebrón local e incomprensible.

Lo que me molesta de muchos telediarios es el esquema ingenuo que siguen:

  • Presentación del suceso (siempre hay un fenómeno concreto representante de la histeria.
  • Generalización de del suceso a problema social, es decir, extensión del problema
  • Analgésico general: hay gente en ello (algún académico experto o trabajador social de alto nivel está en el tema…) y tenemos una solución para eso. No hay de qué preocuparse.

Mi amigo Arcadi lo llamaría “inmunidad socialdemócrata”, mi profesor de antropología “el drama de la modernidad” y algún moscón, la mentira estatal.

Internet llega al Congreso: la caradura, permanece (no salta por la ventana)

Luis Rull  


Una prueba más de que Internet no es la solución a todos los problemas, es más, puede agudizar los que ya existen.
Os ruego un segundo para advertir la desvergüenza con la que muchos mienten.

RAE
MENTIR.
(Del lat. mentīri).
1. intr. Decir o manifestar lo contrario de lo que se sabe, cree o piensa.
2. intr. Inducir a error. Mentir a alguien los indicios, las esperanzas.
3. tr. Fingir, aparentar. El vendaval mentía el graznido del cuervo. U. t. c. prnl. Los que se mienten vengadores de los lugares sagrados.
4. tr. desus. Falsificar algo.
5. tr. desus. Faltar a lo prometido, quebrantar un pacto.

Entiendo algunas dudas, puesto que, a la hora de nombrar (no a la de usarlas) uno puede cometer errores de identificación, ya que no suele «hablarse» de la ubicación de la teclas. Supongo que los psicólogos le habrán puesto un nombre como el de competencia cognitiva diferenciada o así. Pero no entiendo la seguridad con la que hablan cuando están diciendo algo de lo que no están seguros.

Como el consejo que me dio una vez un cátedro «mediático»: la mitad de una clase es trasmitir seguridad. Lo políticos ante una cámara hacen lo mismo: no importa si crees o sabes lo que dices, dilo con seguridad y no pasará nada. Pero pasa cuando hablas de cosas contrastables, sencillas, como dónde está una tecla, y responde con una seguridad pasmosa algo falso…

No perderse:

• las respuestas del diputado de CIU, su seguridad, perdonando vidas. Se parece a un catedrático haciendo un exámen oral a un alumno que es más listo que él. Lo malo es la seguridad con la que miente cuando dice “elgobierno.org” ¿alguien sabe a qué página se refiere?

• La forma de expresarse de Joan Tardá i Coma, relajada, agradable, jovial, cercana. No sabé cóm escribir el símbolo del euro (€)

• Me encanta lo contento que se pone Antonio Hernando (Psoe) cuando le hacen una pregunta fácil ¿Sabe lo que es un buscador? Cite Uno.

• La diputada del PP, María Salón, un poco marisabidilla, responde que no se sabe la dirección de la web gubenamental: «Entro en Google y lo miro. No me sé ninguna dirección porque no me interesa». (seguro que así obtiene mucha información alternativa, fuera de lo habitual. Que tire la primera piedra el que esté libre de culpa.

• Labordeta (Chunta) parece el más relajado, con más tablas que los otros. Confiado.

• Josu Iñaki Erkorea se ríe cuando le preguntan por la web de la moncloa “El gobierno de Madrid”.

¿Alguna sugerencia para el “top five”? ¿Cuál es tu preferida?