Lamento el tópico, lamento rendirme ante la actualidad

Luis Rull  

Pero tengo un ratito antes de que José venga a por mí para ir a Richard’s a comer (por cierto, hoy ha nacido Lucía)

Nuestro Presidente suelta un discurso antes de la aprobación de la ley sobre los matrimonios:

«Hoy la sociedad española da una respuesta a un grupo de personas que durante años han sido humilladas, cuyos derechos han sido ignorados, cuya dignidad ha sido ofendida, su identidad negada y su libertad reprimida.

Hoy la sociedad española

les devuelve el respeto que merecen,

reconoce sus derechos,

restaura su dignidad,

afirma su identidad

y restituye su libertad.»

Para empezar, y para los nuevos, volver a reiterar que me parece bien el cambio del código civil.

Y para terminar, decir que el presi comete dos grandes error, un error provocado por la soberbia de los políticos: identificar sus actos, sus acciones, con la sociedad en su conjunto y creer que puede cambiar lo que no le gusta de un plumazo.

Me explico: los homosexuales van a seguir siendo ofendidos, son su identidad negada y con su libertad reprimida en muchos casos. Su humillación continuará porque hay mucha gente que es homófona. Disculpa, Sr. Presidente, pero eso NO LO PUEDES CAMBIAR TÚ.

La sociedad española

1) No les devuelven el respeto que se merecen. (¿Devolver? ¿No sería mejor otro verbo?)
2) No restaura su dignidad. Los que la tienen han conseguido defenderla con uñas y dientes.
3) No restituye su libertad.

El Congreso les ha dado un derecho (que yo creo legítimo). No ha ordenado un cambio de valores en la sociedad. Hasta ahí no llega el poder del talante. Los políticos son sólo uno tiíllos que hacen leyes. No mucho más.

Mi querido Franky dice que el PSOE no debería haberlo hecho porque es ir contra la mayoría de los españoles. Yo, por mi parte, creo que darles ese derecho a una minoría es algo justo. No creo que un referéndum diera otro resultado, (y mira que hubiera sido una campaña interesante…)

Nota aclaratoria, por sugerencia en www.escolar.net

No estoy diciendo que deba haber un referéndum. De hecho, creo que para darle un derecho justo a una minoría no es necesario un referéndum. Justamente iba por el camino de expresar que esto debería haber sido por una sentencia del constitucional o algo parecido.

Planteado como un derecho constitucional, no hubiera sido necesario cambiar el código civil. Lo que son los derechos de la minorías deben ser consecuencia natural de las leyes fundamentales, no debería crear o modificar leyes Ad hoc.

Pero como el sistema jurídico español es como es, bienvenido sea por la vía del cambio legislativo. Otra cosa es que esto no sea más que una pose «moderna» y el concejal Zerolo acabe siendo otro jugete roto de la comedia política española.

Querido amigo Diego

Luis Rull  


Mi querido amigo diego m romero. Nos conocemos desde hace siglos, desde el año en que me llevó a Oxford en los cursos de inglés que organiza desde entonces(¡¡¡los días del Rye St. Anthony School!!!), allá por los ochenta. Con el tiempo se independizó y montó su curso en un pueblecito de Irlanda, Portumna, en el condado de Galway.

Los veranos en Portumna fueron fantásticos. Mis padres se gastaban el dinero en que yo aprendiera muchas cosas, no sólo inglés, incluido a vivir con gente muy distinta a mí. Desde entonces, nunca me he sentido extraño en el extranjero ni con extranjeros…¡nos parecemos tanto los europeos!

Cuando comencé en la Universidad, dejé de ir, como parecía razonable, para montármelo por mi cuenta de vez en cuando. Y al comienzo de un verano, el día que terminaba los exámenes de julio, me llamó a Granada y me pidió que me hiciera cargo de los chicos por un problema familiar grave: Me encargué de que no se desmadraran en Portumna veinte adolescentes… ¡yo era el jefe! Fue fantástico hacerle el favor: leí muchísimo aquel verano, y corrí por el «Forest» e incluso pude currar en uno de los pubs del pueblo. Él piensa que le hice un favor. Me lo hizo él a mí: cambié de alumno a profesor. Lo malo es que no creo haber ganado mucho.. je, je.

He aprendido mucho de él con los años, y eso que a él no el gusta enseñar… Conociendo durante mucho tiempo a gente diferente se conoce uno mejor a sí mismo, por que uno gestiona su propio cambio de forma más honesta y valiente. Siempre le tuve respeto y cariño y siempre percibí lo mismo en él.

Lo bueno es que, al convertirse un amigo de la familia, nunca hemos perdido el contacto, y ahora, con el skype hablamos mucho.

Gracias, Diego.

«Here’s looking at you, kid”

Luis Rull  

Sale una de esas noticias que se repiten con corta/pega en todos los medios. Los periodistas a destajo consiguen llenar dos columnas o cinco minutos con el mínimo esfuerzo. El producto cultural, siguiendo la terminología que aprendí con Juan Carlos, que se vende muy bien en todo el mundo y en todos los medios: se puede poner en una lista en una web, redactar un bonito párrafo para un periódico, poner un par de cuñas en la radio y tres trozos de las películas en el telediario. No hace falta corroborar ni investigar, ni llamar a nadie. En diez minutos, el 20% del trabajo hecho.

El problema viene con la gran frase: “Here’s looking at you, kid”, de Casablanca. No es muy conocida en España porque en la versión doblada la traducen las tres veces (¡¡¡¡las tres!!!) de forma distinta. Es una broma privada (me encanta maltratar mi idioma de vez en cuando) y un brindis entre Elsa y Rick. Como en España se suelen aceptar las cosas tal y como vienen, sin espíritu crítico ni mente abierta, se diluyó la gracia entre las traducciones (¿dónde puedo averiguar quién las hizo?). Pero tampoco hay que hacerse el harakiri nacional, esa gran costumbre. Tampoco había acceso a las fuentes originales, a la versión original.

Ingredientes del cóctel:

* Falta de espíritu crítico
* Pobreza de fuentes
* Corta/pega popular/mediático
* Novelería

Agítese y tómese muy frío.

PS: Concurso en Mis apuntes

¿Qué traducción es más correcta para la frase en los tres contextos en los que sale en la película?

Congreso de los diputados, periodismo sin periodistas y “accountability”

Luis Rull  

Desde la tinta china reclaman un recuento de votaciones de todos los diputados en la web oficial del congreso…

Y yo exijo: Una web con lo que vota cada diputado… y con blog para cada uno de ellos, con comentarios de los lectores (estoy dispuesto a aceptar que deba ser registrado y que incluso puedan quitar los mensajes injuriosos: no vaya a ser que los señores diputados se nos asusten. No se puede pedir peras al olmo)

Ya he comentado muchas veces la extrañeza de que no hubiera una web con streaming (retrasmisión a tiempo real) y con los archivos de todas las intervenciones, aprovechando que la realización se hace con nuestro dinero ( se graban todos los plenos y demás). Pero no es así. No se ha hecho, ¿por qué hacerlo?

Pensamiento de un diputado: ¿Jugarnos el pellejo para que nos cojan en un renuncio? ¿Qué todo el mundo pueda buscar todas mis intervenciones?

“¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡NI MIJITA!!!!!!!!!!!”(*)

Los que se inventaron lo de la “accountability” y todavía no se han atrevido a encontrar una buena traducción en español, se parten de risa con estas cosas. Eso de controlar a los políticos… sólo se le ocurre a colgados como Franky

Y Tony Blair en Bruselas hablando como sólo él sabe. ¡Qué tio!

El aire acondicionado y Peter Sellers

Luis Rull  

Misterios de la vida: el aire acondicionado de mi despacho funciona como quiere. Además de obedecer diligentemente a los cortes que sufren todos los compañeros de mi pasillo, sufre algunas paradas y marchas autónomas. He puesto todas las opciones de mi mando a distancia exactamente igual que las de mi compañera de enfrente, la simpática Alicia, y nada.

Nada importa: esta semana me traen el aire acondicionado a casa, es decir, paso al club de los derrochadores de energía y al de los que duermen por la noche en mi bloque, forzado por mis vecinos de abajo y de enfrente (que tienen los aparatos de aire más ruidosos del mundo)

Una de las razones por las que una película como “El guateque” (The party) sigue teniendo garra (para mí) no es la acumulación de bromas físicas como las del cine mudo. El talento de los que la hicieron crearon un personaje torpe, pero con la capacidad suficiente de crear empatía a ratos, como en el caso de la escena en del cuarto de baño, cuando todo se vuelve en su contra: el mundo lo sabotea a través de un rollo de papel higiénico, un inodoro que no para de echar agua, que se rompe y se atasca, un cuadro que se cae, una mujer que llama a la puerta,… no son más que bromas, pero son la pesadilla de un paranoico victimista.

Yo, feliz con las cosas que se me avecinan esta semana: me traen mis estanterías nuevas para mis libros amontonados (y para la salud mental de Eva), instalan el aire acondicionado en casa, viene una amiga, y el primer borrador del capítulo 2 estará terminado…