Cruzcampo: de norte, sur y estereotipos

Luis Rull  

Suelo ser muy reacio al uso de las generalizaciones. «Todos los hombres son…», «los españoles piensan»,… son frases que me dan urticaria.

Por eso cuando vi la campaña de Cruzcampo «un poco de Sur», fruncí el ceño.

Pero si de un estereotipo Alegría/Fiesta/SurTristeza/Trabajo/Norte muestran que todos somos complejos y que no hay características tan localizadas en un sitio, la cosa cambia. Simplificar la realidad nos ayuda a entenderla, pero hacerlo mal nos lleva al esperpento, a la mentira o a la manipulación. Acabamos por suplantar la realidad por prejuicios y ver el mundo según los intereses y los esquemas de otros.

Pero cuando usamos los arquetipos para describir un comportamiento, no una población, la cosa se pone interesante. Tras años trabajando en Madrid, Barcelona, Reino Unido,… ya me he acostumbrado a recibir caras de extrañeza al saber que soy de Andalucía. La mayoría de las veces porque la calidad del trabajo que presentaba era superior a lo que esperaban. Para muchos, un finito del sur no puede ser tan buen profesional o una empresa sevillana no puede presentar proyectos tan buenos. Ya me he acostumbrado. Ya no me molesta porque nuestro trabajo habla por sí mismo, pero durante un tiempo, escocía mucho. No soy una plañidera ;).

Cruzcampo, una marca de origen andaluz líder nacional, propone equilibrar un poco nuestras características más creativas con las más disciplinadas, las más alegres con las más serias. No pierdas el sur para no perder el norte.

Los hay que piensan que el making of es mucho mejor que el anuncio.

Aviso: Fui invitado por Cruzcampo a la presentación de esta campaña. Unas cervecitas y unos canapés fue lo que saqué del mismo, además de conocer lo fascinante y complejo que puede ser el diseño de una campaña de publicidad. Hay muchas cosas detrás, trabajo duro e ideas complejas. No me pidieron a cambio nada. Ni siquiera que escribiera esta entrada.

Quejarse, cuando hay razón. ¿Está el listón «demasiado» alto?

Luis Rull  

Michael Jordan nunca fue mi jugador favorito. Su reinado coincidió con me bajada de interés por la NBA, pero admito que es de los grandes. Pero me parecía arrogante, my lejos de la ¿fingida? simpatía de Magic Johnson o el hieratismo de Larry Bird.

Las expectativas sobre la dificultad de una tarea determinan mucho nuestra frustración por el fallo o satisfacción por el éxito. De hecho los ritos de paso tienen, en parte, ese efecto: hacen que los que tienen que hacer algo difícil se sientan muy orgullosos de su éxito y se integren muy bien en su nueva situación, ya sean oposiciones aparentemente anacrónicas, novatadas en alguna organización o celebraciones (como las bodas 😉 )

Este vídeo me ha gustado mucho, por lo que del esfuerzo y el efecto que generamos en los demás habla:

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=zTMN6OOoYqQ[/youtube]

(Ví el vídeo en un tweet de @DidacLee retwiteado por @LaTrinchera.

España, vista por un extranjero

Luis Rull  

¿Cuánto de nosotros ponemos para interpretar el vídeo y cuánto nos pone el autor? El talento de un retratista puede ser dejar al observador que tome sus propias conclusiones o darle su opinión sobre lo observado. En cualquier caso, hacerlo bien de verdad siempre es complicado.

[vimeo]http://vimeo.com/10530896[/vimeo]

Sincerely, Spain. De Mathew Brown

(Via compartidos de Enrique Rodríguez )