El conocimiento no es triste, ni loco, ni aburrido

El conocimiento no es triste, ni loco, ni aburrido

Luis Rull  

Esta semana se ha hecho público la detección de las ondas gravitacionales. Una nueva era en la investigación del cosmos ha comenzado y mucha gente muy lista ha trabajado muy duro durante muchos años para llegar a eso. Los que no sabemos mucha física sólo podemos vislumbrar de manera torpe con metáforas qué hemos descubierto. «El eco de una fusión de agujeros negros» es una frase muy burda para describir eso.

Ayer mucha gente se emocionó, quizá no tanto como mi admirado Enrique

pero sí bastante. A mi me ha llamado la atención la emoción que mucha gente como yo, sin ser científicos, se alegra y emociona porque algo que ocurrió hace 1.300 millones de años, cuando la vida en la tierra estaba en pañales, ha sido detectado ahora.

La escala del fenómeno, la escala del trabajo para descubrirlo (40 años desde que se financió por primera vez LIGO), la escala del equipo (físicos, ingenieros, matemáticos,…), la cantidad de trabajo colaborativo necesario, … todo es tan tan diferente a lo que estamos acostumbrados en mi minúsculo mundo (no tanto en el de mis amigos y familiares científicos)… debemos admirar tanto a los científicos como envidiarlos porque su trabajo les da tantas alegrías como esfuerzo invierten en él. Muy pocos científicos odian su trabajo como odian su trabajo miles de abogados, programadores, empresarios, funcionarios…

El conocimiento puede ser divertido y no exclusivo de una casta. Eso es lo que he aprendido con el tiempo. Ni siquiera necesita un trabajo durísimo para disfrutarlo (sí para crearlo, como me recuerda las décadas de trabajo duro que mis padres y amigos han dedicado a ello)

Por ejemplo, entender el concepto de que existen»tamaños de infinito»:

Tampoco es un buen ejemplo, no es una idea muy divertida,  Cantor acabó muy mal de la cabeza, quizás porque pensar lo que nadie más ha pensado antes implica asumir que somos siempre niños en el conocimiento, siempre creciendo, lejanos y diferentes de lo que seremos algún día.

También me ha encantado que eligieran a una argentina, Gabriela González, como ¡portavoz! del equipo. Me han contado que es aún más lista de lo que parece:

https://www.youtube.com/watch?v=vy5vDtviIz0

La tierra gira alrededor del sol

Luis Rull  

Una «obviedad» que no se mostró como tal hasta que a unos tipos listos se le ocurrió pensar por sí mismos aplicar un método de desechar mentiras.

Cuando alguien dude de no somos más que polvo de estrellas, ponle este vídeo, para que vea que la posición del espectador da siempre un punto de vista y que hay que encontrar leyes que los incluyan todos.

Según me cuentan, no hay nada como ir a un colegio y explicar cosas a los que quieren aprender. Incluso si es astronomía.

(Vídeo visto en Microsiervos)

La locura de la relatividad (I)

Luis Rull  
Foto de Dalbera http://www.flickr.com/photos/dalbera/

La ciencia no puede contestar a todo…  pero eso no significa que cualquier duda sea razonable ni aceptable.

Dicho en el programa Escépticos por Pedro Miguel Echenique, Catedrático de Física de la materia condensada y Premio Príncipe de Asturias. (Sus publicaciones le avalan).

Es uno de los principales argumentos de la ciencia ante aquellos que cuestionan, a las bravas y sin criterio, las bases de la ciencia. Para los «pseudo-escépticos» la ciencia está llena de mentiras y siempre cuestionan sus conclusiones con infinitas excusas, tergiversaciones y pruebas imposibles de realizar.

Cualquier duda no es razonable, al igual que ninguna prueba rigurosa debe ser descartada.

Luis Alfonso Gámez y José Antonio Pérez hicieron en episodio piloto de Escépticos, una serie de divulgación científica que no se si tendrá continuidad o no cuya continuación ya está en marcha. Es muy reveladora de que no todo está perdido, pero la gente de talento debe alzar la voz contra las supercherías, ya sean homeopáticas o históricas.

En el capítulo 3 de su mítico libro de introducción a la física, el genial Richard Feymman dijo:

If a thing is not a science, it is not necessarily bad. For example, love is not a science. So, if something is said not to be a science, it does not mean that there is something wrong with it; it just means that it is not a science.

Actualización: Julitros, en los comentarios, nos cuenta la fantástica noticia de que la serie Escépticos tendrá continuidad. Como siempre, los lectores siempre saben más que uno de cualquier cosa.

Faraday, la ciencia y los impuestos

Luis Rull  

Gladstone,  ministro de hacienda británico, le preguntó a Faraday, científico, sobre la utilidad de la electricidad. Su respuesta, una genialidad:

Sir, un día podrá usted gravarla con impuestos.

Para los que no lo sepan, Faraday es el descubridor de la inducción electromagnética, que permitió, entre otras cosas, la invención de generadores de electricidad, o lo que es lo mismo, la «domesticación» de la electricidad.

Estás leyendo estas líneas porque este tipo dedicó muchas horas a hacer experimentos con la electricidad. Algunos no escriben bien su nombre, pero otros nos enseñan en qué influye lo que descubrió este humilde hombre.