El efecto Mateo.

A quien tiene, tendrá. ¿Ocurre lo mismo con la maldad?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.