Trabajar cansa: conversad, conversad malditos

Luis Rull  
Foto de Rodolfo V.
Foto de Rodolfo V.

Uno de los libros de Pavese tiene ese título: Lavorare stanca. Abrir un canal de comunicación implica responder cuando te hablan, y contar cosas sobre lo que uno hace o piensa. Para la empresas y profesionales, también.

En mecus nos dedicamos, entre otras cosas, a enseñar a gente cómo es este nuevo mundo.

Una página estática elaborada por el equipo de márketing de una empresa en la que se cuentan las bondades de los productos y equipos de una empresa es la opción tradicional. Cuenta poco y no hay forma de saber cuánto se actualiza ni qué vida tiene esa organización. Si no tienes nada que comunicar aparte de esa visión idílica o no tienes tiempo de enseñar qué haces, bien. Aunque después no te quejes de que no te cuentan qué piensan de ti o que tus competidores tienen una imagen más humana que la tuya.

Si quieres que alguien de fuera maquille tu imagen y defina por ti qué eres y cuál es tu opinión sobre las cosas, contrata una empresa de relaciones públicas que también te lleve la web. Eso sí, después no te lamentes si no han captado bien la esencia de tu negocio o no han sabido responder bien a ese giro que tu sector está dando. Tu compañero, el técnico que prepara las especificaciones de tu producto, te lo había dicho hace meses, pero esa empresa que te cobra un dineral no lo ha pillado. Y ya es tarde para dárselas de vanguardista.

La irrupción de las empresas en la web participativa vino a raíz del éxito de este grupo de chalados que decidió jugar con unas reglas distintas a los medios de comunicación de masas y las instituciones. Un montón de locos decidió que internet le servía para expresar con libertad lo que pensaban. Y descubrieron una forma muy eficiente de generar información precisa y honesta (o más honesta que la tradicional) con controles descentralizados. Y muchos lectores encontraron que esos contenidos eran mejores y decidieron que también tenían cosas que decir, ya fuera en comentarios, blogs, podcast o vídeos. Comenzó la pequeña revolución de los contenidos generados por los usuarios.

Cuando algunos amigos de esos locos que trabajaban en empresas e instituciones vieron cómo estaba cambiando el mundo se dijeron: ¿y si nos adaptamos a esas reglas? A lo mejor es más fácil que lo que hacemos ahora. A lo mejor es más barato. A lo mejor es más eficaz. A lo mejor es lo único que podemos hacer.

Las empresas, instituciones o profesionales que han tenido éxito en este nuevo ecosistema son aquellas que han entrado asumiendo que son un actor más. Un nodo de una red que debe ganarse su sitio con buenos y honestos contenidos. Admitiendo que cada uno es sólo una isla en un archipiélago extenso. Y que la atención y la credibilidad hay que ganársela como en fama: con sudor. Si eres uno más, tienes que dar la cara, explicar quién eres, qué haces. Es marketing, por supuesto. Pero con las cartas encima de la mesa. Sin contratar a jugadores que juegen tus manos. Y si quieres jugar el juego del marketing tradicional, bien. Pero en ese juego también tienes que tener las cartas sobre la mesa.

Y creo que antes o después se cogen a los tramposos. No recomiendo a ninguna empresa hacer trampas. Cuando te pillan todo intento de control de daños es inútil.

El aprendizaje de las habilidades comunicativas ha sufrido, digamoslo así, un cierto declive en muchos países en lo últimos años. No todo el mundo sabe hacer llevar una idea a una audiencia. Pero estoy convencido de todo el mundo tiene la capacidad de hacerlo. Sin ser periodista se puede redactar una buena entrada sobre nuestro último producto. También se puede aprender qué aplicaciones aceptar en facebook y cómo sacarle partido. O qué es meneame y cómo enviar una noticia. Hay muchas cosas que aprender. La mayoría se pueden aprender de forma autodidacta, aunque hay responsables de empresas que prefieren no dejarlo al albur de la curiosidad de sus empleados y contratar a alguien que los enseñe.

Esta historia se diferencia del marketing y la publicidad en muchas cosas. Una de ellas es que otro no lo puede hacer por ti. Las empresas deben aprender que trabajar cansa.

Pavese escribió en su libro/diario El oficio de vivir la siguiente frase:

21 de enero

Antes la potencia servía a las ideologías, ahora las ideologías sirven a la potencia.

Las cosas gratuitas son las que más cuestan. ¿Cómo? Cuestan el esfuerzo de comprender que son gratuitas.

Juan Luis Polo, de eTc, ha escrito una fantástica entrada sobre las empresas en la web participativa que reproduce estas ideas con más brillantez

Foto de Rodolfo V.

Cámara abierta cumple 100 programas: A por el 8%

Luis Rull  

Cámara abierta es un programa de TVE que me encanta. Lo había visto alguna vez pero el horario imposible que le dan en la TV analógica me impedía verlo asiduamente. Desde que me hice con la TDT, ya puedo verlo en horario más decente, aunque siempre acabo viéndolo en la web.

Es una televisión distinta, ni sectaria ni condescendiente. SI afirman algo, sabes que no esperan que pienses igual que ellos. A diferencia de la gran mayoría de los informativos de la televisión española respetan su audiencia, no la adoctrina.

Tuvieron la gentileza de venir a Evento Blog 2007 e hicieron entrevistas a tutti plain, incluído mi colega Benito, coorganizador de EBE. Los esperamos en EBE 08.

Es imposible engañar todo el mundo durante tanto tiempo, así que he decidido aceptarlos como buena gente o como grandes actores. La prueba, este vídeo donde nos piden que veamos el programa de mañana:

¡A por el 8%!

(No tengo uno de esos medidores de audiencia, pero de todas formas lo veré, creo que mañana toca comilona por la noche)

Abierto Mecus.es

Luis Rull  

Mi nueva aventura empresarial, en la que llevo trabajando ya muchos meses, ya tiene web. Mecus.es

Tras más de dos años haciendo cosas con Blogestudio, llegó la hora de trabajar en Sevilla con un equipo propio enfocado en cosas de comunicación.

Ha sido mucho esfuerzo crear esta empresa y agradezco a Rafa (aka raven, bi0xid) que se embarque conmigo. Aquí he escrito algo de la historia de su creación.

Desde el comienzo de la empresa tuvimos clientes que nos ocupaban mucho tiempo y no hemos tenido que ir haciéndola poco a poco en minutos robados a los proyectos que pagan las facturas.

El diseño es de mi amigo Pedro Puig, un brillante diseñador que ha hecho un trabajo excelente por el que le estoy muy agradecido.

Mecus, comunicación blog

Piel de elefante

Luis Rull  

Esa fue la expresión que más me gustó de un mítico encuentro en las oficinas de DicelaRed en Madrid hace mas de dos años. Las pronunció Ismael ElQudsi, entonces MSN Search Manager (acaba de ser fichado por Havas Media).

Si tienes presencia en Internet, debes acostumbrarte a las críticas. Si no es por motivos éticos, por lo menor hazlo por razones prácticas: no hay muchas formas de acallar las voces. Y las que hay, son complicadas, caras o inútiles.

En aquella reunión de Dicelared conocí a dos de las personas de las que más he aprendido en mucho tiempo: Fernando Serer y Benito Castro. Con la primera me embarqué en Blogestudio y con la segunda en Evento Blog. Rodearte de gente que sabe más que tú no es una buena estrategia.

Ismael me convenció aquel día de que había un espacio en el que ayudar a los profesionales y empresas a convivir con Internet. Y que había un espacio para mí para vivir de Internet. Una nueva dinámica social estaba emergiendo y aposté por lanzarme al vacío, por dedicarme a tiempo completo a lo que me estaba ocupando sólo parcialmente en proyectos de consultoría a empresas.

Benito se preguntaba si la tolerancia que deben desarrollar los políticos a las críticas se podía trasladar a las empresas:

(…) en la conversación y en el simple intercambio de opiniones, hay que desarrollar un espíritu tolerante capaz de encajar las críticas más ácidas ( tener piel de elefante escuche una vez ). Y esto es lo que hacen normalmente los políticos en su quehacer diario, encajar las críticas y contraatacar. Contemplando tal estilo, el uso de los blogs o de cualquier otra plataforma participativa en internet, requiere bajo mi punto de vista un cierto espíritu político. La pregunta es: ¿resulta esto útil o práctico para la empresa?

Mi respuesta:

Dos cosas que la mayoría de las empresas no quieren en sus blogs:

  • críticas negativas
  • difusión de información «delicada»

Cosas que las empresas no deberían querer en sus blogs:

  • insultos
  • agresiones verbales
  • contenidos no legales

Las críticas son buenas porque tienes a gente trabajando en la mejor de tu producto gratis.

La información «delicada» es buena porque descubres que hay fugas de información. Mejor saber que las hay a que existan, las usen contra ti y no te des cuenta de dónde te vienen las tortas.

Aquella reunión se ha convertido en mítica. Podemos ver a gente que hoy está cambiando el panorama de parte de Internet en España: Julio Alonso, JJ Merelo, Octavio Rojas, Javier Celaya, Alvy, Los hermanos Polo (Fernando y Juan Luis), Antonio Mas, Antonio Delgado

Estas son algunas de las crónicas de aquel día (¡qué jóvenes e ilusos éramos!):

Y algunas fotos de JJ Merelo

Nota: Algunos enlaces no llevan donde debieran. Intentaré actualizarlos.

Actualización: ¡¡¡¡¡¡¡Puse NO es buena estrategia!!!!!! Craso error. Perdón a los aludidos. Quería un halago y parece lo contrario.