Reseña de Corona (Política en tiempos de pandemia) de Pablo Simón

Reseña de Corona (Política en tiempos de pandemia) de Pablo Simón

Luis Rull  

Un gran libro de divulgación de ciencia política y sociología aplicada a nuestros días escrito por el gran profesor Pablo Simón. Puede parecer ligero si ya has estudiado algo de esas disciplinas, pero es muy completo: plantea gran parte de las claves de lo que nos sucede y no pocas de las explicaciones y soluciones. En cierto modo, puede verse como un buen catálogo de artículos y libros muy actualizado en los que encontrar lo que la Academia puede ofrecer para entender qué está pasando y qué puede pasar en la era post-Covid. Para aquellos que dejamos de estar al día en la disciplina hace mucho tiempo (si alguna vez lo estuvimos) muestra muchas de las cosas a tener en cuenta para entender el fenómeno desde lo político, aunque también sirve para cualquier tertuliano que no quiera hacer el ridículo o repetir lo que dicen los argumentarios de la mañana cual papagayos.

De lo macro (Globalización, dinámicas geopolíticas,…) a lo micro (secuelas individuales, decisiones sobre la maternidad), pasando por lo meso (la dinámica institucional , la desinformación, …) Pablo muestra algunas de las disyuntivas que ciudadanos, políticos y técnicos han tenido que abordar. Y lo hace de una manera aséptica, casi fría, como corresponde a un buen académico, aunque no esté de moda. Cuando estamos acostumbrados a ver el debate público como una película en Technicolor saturada, nos choca un filme en blanco y negro, que muestra matices, cursos de acción posibles, una película nos vacuna contra la enfermedad de predecir con vehemencia el pasado.

Aquí tenéis al propio autor intentando explicar algo del libro en TVE.

En todo caso, Pablo muestra una neutralidad exquisita, tiene claro que no es para hacerse amigos o dar la razón a éste u aquel partido. Igual tiene sus favoritos, sus preferencias pero, si es así, lo oculta con una asepsia, con una contención admirable: sabe que éstas páginas no es el lugar de hacerlo. Pocos libros de ciencias sociales en España se escriben con esta honestidad y rigor. Y eso que soy muy fan de otros dos en los que participó el propio Simón dentro del colectivo Politikon, esa isla solitaria en el océano de vacío español: El muro invisible y La urna rota. Debo confesar que de Pablo tengo pendiente su otro libro reciente: El príncipe moderno: Democracia, política y poder.

Cubiertas de dos libros de Politikon (El muro ivisible y La urna rota) y de Corona, de Pablo Simón

Por alguna razón, la divulgación en ciencias sociales está menos valorada que la de las naturales. Decenas de blogs, canales de youtube, … ¡hasta programas de televisión! enseñan mucha ciencia (matemáticas, física, biología,…) a los que sabemos poco o nada de esas disciplinas. Pero muy poca divulgación se hace sobre ciencias sociales si no está acompañada de cierto activismo político. Quizás sea al revés: sólo tiene éxito, sólo se divulga, aquello que conviene a algún tipo de interés político. Aunque en economía, psicología, antropología, historia,… si hay buenos ejemplos de divulgación, en sociología y políticas, se suele tender a propaganda o a la hiperespecialización, probablemente porque muchos ya ha salido escaldados al ser utlizados como estandartes en las trincheras sectarias o rompeolas del ciclo mediático de veinticuatro horas de profundidad. Como consecuencia, prefieren dedicar su tiempo a su disciplina y no a las constantes discusiones sobre el barro al que los ignorantes están dispuestos a arrastrar a los inteligentes, que suelen estar menos seguros de todo que los indoctos.

Por último, mi gran admiración por haber escrito esto en tan poco tiempo. Dados los tiempos de la industria editorial, el autor aprovechó muy bien el confinamiento.

(Antes de que alguien me espete que el método científico no tiene que ver con lo que hacen las disciplinas que he nombrado, les respondo lo que decía Feymann: que no sean ciencias no quiere decir que no sean útiles, por lo que la discusión deriva en una de las más estúpidas: las nominalistas 😉 )

Lo podéis encontrar en:

Reseña de Brooklyn Follies, de Paul Auster

Reseña de Brooklyn Follies, de Paul Auster

Luis Rull  
Portada de Brooklyn Follies, novela de Paul Auster

El libro de Auster más fluido de los que he leído. Tranquilo, luminoso, optimista como pocos de un autor al que leía mucho y con el que me he vuelto a reconciliar.

La vida de todos los personajes se van hilvanando desde la vida y la perspectiva del narrador; todos convergen hacia un renacimiento, una nueva ilusión por la vida que habían dado por estancada, vacía o malgastada.

Una oda al triunfo de la voluntad sobre la apatía. Visto de otra manera, del orgullo propio frente al derrotismo. Según la visión que te va impregnando, no hay que aspirar a cambiar el mundo y amargarse si no consigues llegar al gran objetivo que te has impuesto. La tesis del narrador, opuesta a esa desgana y que contagia a todos, es hacer razonablemente feliz el espacio que te rodea, lo que tienes a tu alcance.

No quiero confundir: no es una novela cursi, ni manipuladora. Puede rozar esos pecados, pero el talento de Auster lo salva con solvencia porque siempre tiene su arma cargada. El arsenal narrativo de siempre:el azar, la casualidad. Si otros están buscando siempre la luz más allá y viven en tierras de penumbra, Auster siempre saca lo aleatorio como motor de todo lo importante que les pasa a sus personajes, como liberador ante la indolencia.

Buena novela para leer en tiempos sombríos.

La podéis

Reseña de «Erasmo de Rotterdam. Triunfo y tragedia de un Humanista», de Stefan Zweig

Reseña de «Erasmo de Rotterdam. Triunfo y tragedia de un Humanista», de Stefan Zweig

Luis Rull  
Portada del libro Erasmo de Rotterdam. Triunfo y tragedia de un Humanista", de Stefan Zweig

Una obra maestra de la divulgación de la Historia, la Religión y la Política.

Nos habla del cambio de una era, del tiempo que a veces pone a los hombres antes las mismas disyuntivas: el estudio, el fanatismo, el partidismo, la discusión sobre la libertad.

La disciplina espartana del seminario y la coacción espiritual de las empulgueras de la escolástica habían sido para sus nervios, finos, sensitivos y curiosos, un verdadero martirio; su espíritu, hecho para la amplitud, no puede desplegarse en tales angosturas. Pero quizás esta hiel y este vinagre eran necesarios para darle aquella increíble sed de saber mundano y de libertad, pues en esta disciplina aprendió aquel hombre, largo tiempo castigado, a odiar como inhumano, de una vez para siempre, toda limitación y estrechez de cerebro, toda doctrinaria unilateralidad, toda brutalidad y todo despotismo.

Erasmo de Rotterdam. Triunfo y tragedia de un Humanista», de Stefan Zweig. Página 26

Nunca termino de aprender sobre el Humanismo, el Renacimiento, la Reforma, la Ilustración,… y lo peligroso que es confundirlas cual estudiante de secundaria perezoso, que sólo quiere pasar curso y no entender su mundo entendiendo un poco sobre el mundo que lo precedió.

(…) como verdadero cosmopolita no es más que visitante en todas partes, sólo huésped; en ninguna adopta las costumbres y el modo de ser de un pueblo, en ninguna una lengua viva. En todos sus innumerables viajes, en realidad pasó al lado de lo más característico de cada país sin verlo. Para él, Italia, Francia, Alemania e Inglaterra, se componían de la docena de hombres con los cuales podía mantener una conversación refinada; una ciudad, de su biblioteca; y notaba, cuando más, ello aparte, dónde los mesones eran más limpios, las gentes corteses y los vinos más dulces. Pero todo lo que no fuera el arte de los libros permanecía recóndito para él; no tenía ojos para la pintura, ni oído para la música. No advertía lo que en Roma estaban creando un Leonardo, un Rafael y un Miguel Ángel y censuraba el entusiasmo artístico de los papas como superflua dilapidación, como antievangélico amor del lujo.

Erasmo de Rotterdam. Triunfo y tragedia de un Humanista», de Stefan Zweig. Página 28

Increíble lo que cuenta Zweig sobre la importancia de su figura y de su disputa con Lutero. La oposición de sus personalidades y la vigencia de la distinción entre el pensador y el revolucionario, entre el hombre de paz y conciencia y el fanático guerrero y de acción. Erasmo siempre celoso de su libertad, Lutero poseído del ansia de imponer sus ideas, pero también deseando obtener para sí, sin éxito, el favor de Erasmo.

Pero, en épocas políticas, mantenerse aparte y en un todo imparcial es más difícil que ingresar en un partido, y, con gran enojo suyo, el nuevo partido trata de autorizarse refiriéndose a Erasmo. Éste fundó la crítica reformadora de la Iglesia, que después Lutero transformó en un ataque contra el papado; como dicen amargamente los teólogos católicos, Erasmo «puso los huevos que empolló Lutero». Quiéralo o no, Erasmo, hasta cierto grado, es responsable de las acciones de Lutero como quien le preparó el camino: «Ubi Erasmus innuit, illic Luther irruit».

Erasmo de Rotterdam. Triunfo y tragedia de un Humanista», de Stefan Zweig. Página 92

Zweig escribe el libro en 1934, con la conciencia del ascenso nazi en su querida Alemania, se ve su miedo a la deriva autoritaria europea, como si tuviera miedo de cometer los mismos errores históricos. Profundiza en la visión Europea del erasmismo, la estrategia de Carlos V y su Universitas Christiana y las aspiraciones de los principes alemanes. Zweig no nos da una lección de historia rigurosa, nos da su opinión sobre la historia a través de su visión de la política y del alma humana.

Todos los grandes conflictos violentos de la humanidad son menos atribuibles a la voluntad de violencia que reside en la sangre del hombre que a una ideología que desencadena esta voluntad y la impulsa contra otra parte de la familia humana. Sólo el fanatismo, ese bastardo del espíritu y de la violencia, que quiere impone la dictadura de una idea, la de la suya propia, a todo el universo, como la única forma permitida de fe y de existencia, hiende la comunidad humana en enemigos y amigos, partidarios y adversarios, héroes y criminales, creyentes y herejes; como sólo reconoce su sistema y sólo quiere considerar como verdadera su verdad, tiene que echar mano de la violencia para abatir a todos los otros dentro de la pluralidad de representaciones, querida por Dios. Todas las violentas limitaciones de la libertad espiritual, de la libertad de opinión, la inquisición y la censura, la hoguera y el cadalso, no han sido impuestas al mundo por la violencia ciega sino por el fanatismo de severa mirada, ese genio de la parcialidad y enemigo hereditario de la universalidad, ese prisionero de una única idea que intenta siempre hostigar al mundo entero y encerrarlo en esta prisión suya.

Erasmo de Rotterdam. Triunfo y tragedia de un Humanista», de Stefan Zweig. Página 67
Grabado de Erasmo de Rotterdam. Por Alberto Durero
Erasmo de Rotterdam. Por Alberto Durero

La visión europea de Erasmo como un todo, y su sentimiento aristocrático respecto del conocimiento y la sabiduría, te hacen pensar una y otra vez sobre los grandes temas que no se agotan, temas cuya esencia hay que abordar en distintas épocas históricas aún estando revestidos de diferentes disfraces.

En su estimación exagerada de la civilización, los humanistas no comprenden las fuerzas primitivas del mundo de los impulsos, con su indomable violencia, y, con su optimismo cultural, convierten en cosa insignificante el espantoso problema, apenas soluble, del odio de las masas y de las grandes psicosis apasionadas de la humanidad. Sus cálculos son demasiado simples: para ellos, hay dos capas sociales, una inferior y otra superior; abajo, la muchedumbre sin civilizar, ruda y apasionada; arriba, el claro círculo de los educados, de los comprensivos, de los humanos, de los civilizados, y el principal trabajo les parece realizado cuando logran atraer partes cada vez mayores de la capa inferior de los incultos para unirlas a la superior de la cultura.

Erasmo de Rotterdam. Triunfo y tragedia de un Humanista», de Stefan Zweig. Página 70

Es posible que no sea el libro histórico más riguroso en términos fácticos. Stefan Zweig no lo pretende, sino que nos da su visión, su toma de partido por Erasmo y el erasmismo. Al igual del mundo que está viendo desaparecer (la República de Weimar), ve en Erasmo la ilusión de un mundo que pudo ser y que otras fuerzas y circunstancias evitaron.

Conferencia de Emilio Blanco

Imagen del vídeo de Emilio Blanco. Haciendo click vas a su vídeo de la conferencia sobre Erasmo de Rotterdam

Siempre es bueno aprender de los sabios de nuestro tiempo. En este caso, de Emilio Blanco.

Algunas citas del libro:

(…)sería importante tener en tal combate como auxiliar moral a Erasmo, y acaso decidiera la victoria en favor de la causa luterana, pues el nombre de éste se tiene por incorruptible. El hombre sin partido es siempre el mejor y más importante estandarte para los hombres de partido. (p.89)

Erasmo de Rotterdam. Triunfo y tragedia de un Humanista», de Stefan Zweig. Página 89

(…)todo lo que alguna vez fue éticamente perfecto en los pueblos y en las religiones se esfuerza por introducirlo en la idea del cristianismo como elemento fecundador, y, en medio de un siglo de limitación y fanatismo dogmático, este gran humanista pronuncia la magnífica frase siguiente, dilatadora del mundo: «Dondequiera que encuentres la verdad, considérala como cristiana». Con ello queda tendido un puente hacia todos los tiempos y todas las zonas. Quien, como Erasmo, considera, con espíritu libre a la sabiduría, la piedad y la moralidad, dondequiera que estén, como formas de una más alta humanidad y, con ello, ya como cristianas, no arrojará ya al infierno, como los fanáticos clericales, a los filósofos de la Antigüedad («San Sócrates», exclama una vez, en su entusiasmo, Erasmo), sino que aportará a lo religioso todo lo noble y grande del pasado, «lo mismo que los judíos, al salir de Egipto, tomaron consigo sus utensilios de oro y plata, a fin de adornar con ellos su templo». Nada de lo que alguna vez ha sido importante fruto de la moral humana o del espíritu ético debe, según el concepto erasmista de la religión, ser separado del cristianismo por rígidas fronteras, pues, en lo humano, no hay verdades cristianas o paganas, sino que la verdad es divina en todas sus formas.

Erasmo de Rotterdam. Triunfo y tragedia de un Humanista», de Stefan Zweig. Página 54

«No todo error es por ello una herejía», advierte el eterno mediador, y justifica a su peor enemigo, Lutero, diciendo que ha «escrito muchas cosas más bien precipitadamente que con malévola intención». En un caso tal, no hay que gritar en seguida pidiendo la hoguera, ni acusar ya de herejía a todo aquel que sea sospechoso. ¿No sería más aconsejable amonestar a Lutero e instruirle, en lugar de injuriarle y excitarle?

Erasmo de Rotterdam. Triunfo y tragedia de un Humanista», de Stefan Zweig. Página 96

Por primera vez, por lo tanto, falta aquella terrible inflexibilidad que, antes y después, rigió las cuestiones religiosas alemanas, y con esta caída de tensión del fanatismo se crea una inmensa posibilidad de paz. Pues si se hubiera logrado una inteligencia, en el sentido de Erasmo, entre la antigua Iglesia y la nueva doctrina, entonces Alemania y el mundo habrían vuelto a verse unidos en lo espiritual, y podrían haber sido evitadas la guerra religiosa de los Cien Años, la guerra civil, la de los Estados, con todas sus horribles destrucciones de valores culturales y materiales. Habría estado asegurada en el mundo la superioridad moral de Alemania, evitada la ignominia de las persecuciones por motivo de fe. Ya no tendría que haberse vuelto a encender ninguna hoguera, el Index y la Inquisición no habrían necesitado poner sus crueles marcas de fuego en la libertad del espíritu, una ilimitada miseria habría sido ahorrada a la castigada Europa. En realidad, sólo un pequeño trecho es el que separa ya a los adversarios. Si queda dominado por el acercamiento de una y otra parte, entonces habrá vencido, de nuevo, la causa de la razón, del humanismo y de Erasmo. (p.134)

Erasmo de Rotterdam. Triunfo y tragedia de un Humanista», de Stefan Zweig. Página 134

Tras leer «El hereje» de Miguel Delibes, me entraron ganas de leer este libro y, ahora, me apetece seguir indagando y saltar a «Castellio contra Calvino», también de Zweig. Igual debería reposar un poco y volver a la ficción.

Reseña de «La conjura contra América» de Phillip Roth

Reseña de «La conjura contra América» de Phillip Roth

Luis Rull  
Portada del libro Consjura contra América

Una novela maravillosa en la que, más allá del hipotético histórico de la victoria de un nazi en las elecciones presidenciales, se muestra la Historia imbricada con las historias de individuos humildes.

Describe cómo un mundo sólido, el de una familia judía de Newark, puede estremecerse por cambios imprevistos de la Historia. La seguridad de lo micro no tiene que ser un reflejo de la estabilidad de lo macro. (Gran tema para nuestros días de coronavirus, ¿no?)

Una visión del antisemitismo contada con un ritmo exquisito saltando de lo subjetivo del narrador infantil a lo objetivo de la realidad política.

La dosificación de la información en el tiempo es magistral. Entendemos lo que pasa en un momento con la información adelantada de lo que pasará más tarde, lo que hace la novela fluída e interesante. La técnica para hacerlo es la de un artesano que sabe muy bien lo que hace.

-Porque ¿qué es la historia? -preguntaba retóricamente cuando estaba en vena instructiva y comunicativa después de cenar-. La historia es cuanto sucede en todas partes. Incluso aquí, Newark. Incluso aquí, en la avenida Summit. Incluso lo que le ocurre en esta casa a un hombre normal… Eso también será historia algún día.

Conjura contra América. Por Phillip Roth. (2011)

Aquí tenéis una entrevista que me ha gustado mucho en al que habla de la novela y de cómo crea:

Entrevista a Phillip Roth.

HBO ha estrenado recientemente una serie de David Simon (The Wire) basada en esta novela. Estoy deseando verla (¡Turturo y Wynona Ryder!):

Referencias:

Podéis encontrar la novela en:

Cosas que leer, ver o escuchar. 3/2020

Cosas que leer, ver o escuchar. 3/2020

Luis Rull  

La semana pasada encontré algunas cosas interesantes. Para ver o leer:

1 Entrevista a Guillaume Chaslot, ex-ingeniero de Google

El algoritmo de YouTube nos lleva a consumir contenido extremo para mantenernos pegados a la pantalla

En línea con un tema que me interesa mucho últimamente, la capacidad de los servicios de información y entretenimiento a enganchar con microdosis que satisfacen nuestro celebro, aparece esta entrevista que nos presenta un gran problema del diseño de los algoritmos: las consecuencias imprevistas de los mismos. Al igual que las políticas, los algoritmos tienen efectos más allá de las intenciones de sus creadores. Si los ingenieros de Google medían su éxito en “engagement” (a falta de una mejor traducción, enganche-adherencia, tiempo que el usuario permanece en el servicio), una consecuencia no esperada puede ser la radicalización por entrar en una burbuja uniforme y con contenidos cada vez más violentos e impactantes. ¿Es la responsabilidad de las empresas tecnológicas prever esas consecuencias antes (o inmediatamente después) de desplegarlas en sus servicios?

De camino, me ha hecho recordar lo que aprendí de Merton sobre las consecuencias no intencionales de la acción y lo que me impactó en primero de Sociología el artículo de Emilio Lamo de Espinosa.

2. Entrevista a Steve Bannon para un episodio de Frontline de la PBS America’s Great Divide

Estupendo documento para conocer cómo se lleva a cabo una operación política a gran escala pasando de la consultoría a la creación de medios y de ahí al poder político directo. Steve Bannon fue consultor del partido republicano, uno de los principales artífices de Breithart News (un medio conservador que fue de 0 a 100 más rápido que nadie en la primera década de este siglo. La parte más interesante para mi), La segunda parte de la entrevista, en la que habla de su etapa en la política ejecutiva.

He (Trump) knows how to force them (the media) to play in his field

Steve Bannon

Merece la pena ver America’s Great Divide el programa para el que se hizo la entrevista (aquí la segunda parte).

3. Designer Confidential: All the opportunities are in product design…but I love research por Emily Campbell de Invision

La investigación es, a juicio de Emily, lo que más valor añade en el proceso de diseño y que las cualidades que más recomienda desarrollar a profesionales de ese campo. Desde que trabajé en Torresburriel no hago otra cosa que reforzar esta opinión. UX es satisfacción de usuario y sólo se puede hacer partiendo de certezas empíricas, de investigación. Según la autora, la falta de interés en la investigación es algo pasajero y que será obligatoria y omnipresente en el futuro en todo el proceso de producción, no sólo en diseño.

4. Mapping Segregation – MIT’s Atlas of Inequality Por Steve Isaac

El tipo de personas con el que nos relacionamos es extraordinariamente homogéneo y casi siempre muy parecidos a nosotros mismos. La pobreza de nuestras burbujas tiene efectos en planos tan diferentes como el de la productividad laboral, la obediencia a la autoridad o la innovación. Steve Isaac es Content Marketing Manager en CARTO y nos muestra la implementación que han hecho para el proyecto Atlas of inequality.

Mi siempre admirado Esteban Moro (MIT y UC3), líder del proyecto, tiene una charla fantástica sobre el limitado número de personas y su baja variedad con el que nos encontramos en nuestra vida:

Desde que tengo menos vida social (Twittsev, ebe, encuentros con gente de mi comunidad de WordPress, comidas con conocidos,..) mi vida es menos rica y estoy convencido que menos creativa. Probablemente sea una consecuencia de hacerse mayor pero, tras la intención de leer más en 2019, mi proyecto para 2020 es conectar con más gente y con más perfiles diferentes al mío.

¿Qué ciudades o grupos se animan a unirse a este proyecto y crear un mapa donde mostrar interacciones y desigualdades? Por ahora no hay ninguna española.

5. ¿Cuál será el empleo de nuestros hijos? ¿De qué trabajarán? Por Marc Vidal

Artículo del año pasado retomado por mi querido Marc que enuncia una idea simple: lo único seguro del futuro del trabajo es que no hay nada seguro y que, por lo tanto, hay que darles una formación humanística sólida (filosofía, comunicación, poesía, matemáticas…) para que estén preparados para lo que sea .

6. Libro: El problema de los tres cuerpos. De Liu Cixin

Una novela china de ciencia ficción que me habían recomendado en el que los científicos son los protagonistas y muestra el dolor que puede dar el conocimiento.

Me ha encantado volver a las este tipo de literatura. El primer libro de año ha volado en ratos cada día mientras cenan los niños, llego en autobús al trabajo o intento coger el sueño por las noches.

El puzzle de información que se va desplegando a lo largo de la novela se cierra en un final en el vez la panorámica completa y entiendes cómo la visión de la realidad de unos personajes es sólo una parte de la misma, complementaria con lo que hacen los demás.

(Es útil mantener a mano la lista de personajes y su contexto a los que no estamos acostumbrados a leer nombres chinos, pero con concentración y paciencia, se siguen bien)

7. Babylon Berlin. en Movistar+

Por fin pude ver la segunda temporada y me encantó. Es increíble la ambientación (lo que significa que refleja bien la idea que YO tengo de la Alemania de entreguerras) y los actores. Nazismo, comunismo y democracia danzando ignorantes de lo que venía (causa de dolor en el espectador omniscosciente que sí lo sabe).

El equilibrio entre contar una buena historia y mostrar información sobre una época histórica sin que interfieran (a veces los cineastas se recrean en contar la Historia en vez de la historia -la narración- que es lo que importa. Para saber de una época, ya están los (buenos) libros de Historia o los (buenos) documentales.

Tengo la sensación de que es tan buena porque la novela negra en la que está basada es fantástica.

8. ¿Qué sabe de usted su robot aspirador? Por Jordi Vitrià

Las aspiradoras recogen datos de nuestra casa para optimizar su funcionamiento. ¿Por qué preocuparnos si se venden? ¿Qué es lo peor que podría suceder?

3 conceptos interesantes en el artículo:

  • Privacy by design (por defecto, no se comparten)
  • Transparencia (qué se va a compartir, con quién, para qué,…)
  • Capacidad de ejercer derechos (de modificación, rechazo del consentimiento,…)

9. El ciclo de las resposabilidades…

X. Una noche con Ramón, el ladrón de aguacates: el pensionista que gana 100 euros en media hora. Por Pepe Barahona y Fernando Ruso

Para escuchar

1. Beethoven: Cellos Sonatas & Variaciones. Jaqueline du Pré y Daniel Barenboim

Yo aprendí estas obras con la versión de Rostropóvich y Richter, pero con esta he vuelto a disfrutarlas

2. Jason Fried (Basecamp) on Treating Workers Like Adults. Entrevista en el podcast Distributed

Fantástica forma de ver cómo se gestiona una empresa con tanto éxito com Basecamp. Cómo dimensionan los equipos (de tres personas) y el trabajo en remoto.

There’s always of course more work to do, but we believe in doing it at a certain pace, and I think having more people, or fewer people, at this point would kind of mess up that pace.

(…) I also see customer service interactions as a competitive advantage.

(…) And so at some point if you want to find great talent, you’re going to have to look outside the walls of that city, and that region, because a lot of people just simply can’t afford to live there. And so you begin to realize that hey, there’s great people everywhere, all over the world. Amazing people.

(…) I have always found it borderline offensive that someone would have to lose their job because their partner that they live with had to go somewhere else to get a job.

Jason Fried

3. Dua Lipa: Don’t Start Now

Cosas que se te meten en la cabeza cuando dejas a los niños poner la radio en el coche. Disco ochentero modernizado.

Fundamentalmente la canción es: Si no te gusta lo que ves, ahí tienes la puerta.

4. Blossom Dearie

Se reedita un album en Spotify de esta cantante que me encanta, que tiene una voz y un fraseo muy espciales.