EL HUNDIMIENTO, o los peligros de creer que todo seguirá siempre igual. (I)

 


EL HUNDIMIENTO, o los peligros de creer que todo seguirá siempre igual. (I)

Mi querida Eva trajo la otra noche “El hundimiento” Der Untergang , una película sobre los últimos días de Hitler y sus acompañantes en el bunker de la Cancillería de Berlín, un sitio donde estuvimos este verano. He tardado algo en verla, llevaba mucho tiempo deseando acercarme a ella, y ver cómo un equipo alemán es capaz de acercarse a esa porción de historia, a esa porción de infamia.

Me encantó porque no observé ni odio ni condescendencia en ella. No hay comprensión ni condena. Creo que el guionista y el director dejan eso para el espectador. De hecho, me provocó cierta desazón ese despegue de la humanidad del momento. Porque son mujeres y hombres los que son retratados en la misma. Ni monstruos, ni dioses, ni marionetas. Porque existe la tentación de ver a los personajes como marionetas de Hitler, hipnotizados por una mente diabólica, manipulados por un cuerpo menudo y ridículo. Pero son personas que creen ciegamente en su ilusión, en un montón de mentiras perfectamente diseñadas para atrapar a cuantos se acerquen a ella de forma inocente. Y capaz de absorber a aquellos que sólo quieren medrar, pues era simple de aparentar, con sus repeticiones retóricas de frases asertivas, invocando un deber superior que justifica cualquier acción; tal y como nos explicó muy bien Isaiah Berlin en el fuste torcido de la humanidad o los orígenes del romanticismo.

(Continuará)

Sé el primero en dejar un comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.