No puedo creer

 

No puedo creer que lleve varios años compartiendo mi vida con Eva. Muy pronto me acostumbré a estar a su lado, a no estar bien sin su compañía. No estoy triste cuando no estoy con ella (estuve en Essex y sobreviví), simplemente no estoy tan alegre o radiante. Incluso mis bajadas de ánimo son más estúpidas y anodinas.

Esto es sólo la descripción de un efecto. El efecto que produce en mí. Sin más explicaciones o descripciones de causas, motivos o intenciones.

Sé el primero en dejar un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.