A trabajar, a trabajar, hasta enterrarlos en el mar…

Luis Rull  

Cuando era pequeño, cantaba con mis padres este hermoso poema de Alberti.

Hoy, mientras en mi ciudad un consejo de ministros enviaba al congreso una ley injusta y retrógrada, mi respuesta ha sido con las únicas armas de las que dispongo: mi trabajo. No he hecho nada especial, excepto trabajar con más concentración y convicción que otros días: sólo soy un ciudadano y mi trabajo es lo único que tengo.

Contra aquellos que quieren perpetuar sus privilegios en un sistema caduco, aquellos que quieren arrastrarnos con ellos a un abismo de censura y poder omnímodo del Estado para ello, mi desprecio, mi rencor y mi trabajo sin descanso.

Contra aquellos que se han dejado convencer de este engendro y que después no han atendido las alertas del mal que nos hará la Ley Sinde. A aquellos  que la han aprobado, mi profecía de que se arrepentirán. Mucho tienen que cambiar las cosas en el congreso. Y mi desconfianza me lleva a no conformarme con menos de su retirada completa.

El manifiesto que apoyé.

Ahora o nunca

Luis Rull  

España tiene varios problemas económicos graves. Tras más de año y medio (como mínimo) de crisis, los indicadores no van bien y no parece que haya grandes cambios que mejoren la situación.

Una crisis tan profunda no tiene todas sus causas fuera y no se sustrae a errores fundamentales de la vida económica española. Como ejemplo, la financiación de los Ayuntamientos: No puedo creerme que el papel de las administraciones locales en la  no tenga nada que ver con la burbuja inmobiliaria. Muchos nos paramos a pensar que si los Ayuntamientos tuvieran financiación suficiente para la cantidad de tareas que se les han impuesto (por ejemplo, servicios sociales), no jugarían el papel interesado que han jugado en mantener altos los precios del suelo.

Podría poner otros ejemplos, pero no soy economista  y quedan atrás mis años de estudio de la estructura económica de España. La formación de los profesionales o los privilegios supervivientes del franquismo de algunas castas serían otros dos. La productividad basada en sueldos bajos + muchas horas de trabajo y no en un buen trabajo de calidad, rápido y competitivo. Tampoco es cuestión de hacer una lista que otros hacen mejor que yo.

Lo que me llama poderosamente la atención es la falta de autocrítica de los ciudadanos de a pie. No nos cuestionamos si nuestras decisiones personales han sido o no las adecuadas dadas nuestras capacidades. Es más fácil divagar sobre crisis de las hipotecas sub-prime norteamericanas o sobre los sueldos astronómicos de los banqueros de Wall Street. Es relevante también para la economía pequeños detalles, por ejemplo, los coches que se compraban a plazos los nuevos ricos del andamio: chicos con 18 años que empiezan a ganar €2.000 mensuales (trabajando duro, eso sí). Eso me escandalizaba hace cinco o seis años. ¿Envidia? 😉 O los gastos suntuarios de algunas pequeñas empresas en oficinas en caras zonas comerciales sin tener necesidad, puesto que su fuerza de ventas no lo necesitaban. La suma de lo micro hace lo macro. No todos somos responsables, pero no hay un único culpable.

¿Qué esperan PSOE y PP (et al.) para rememorar «Los pactos de la Moncloa«? Muchos criticaron en su momento esos pactos porque supusieron dejar de la lucha partidista algunas cuestiones económicas que necesitaban de tiempo, resolución y confianza del exterior de que serían continuadas. Entre otras cosas, se garantizaba que a corto y medio plazo no se darían bandazos macroeconómicos y que se podía confiar en España como un país en las que las condiciones económicas serían estables, sobre todo ante una inflación galopante.

Con las declaraciones de algunos del PSOE buscando conspiraciones internacionales (quien especula contra un país es porque lo ve débil y atacable) y las chulerías del PP lo que tiene que hacer Zapatero es llamarnos para que le digamos qué hacer, no me han dado mucha confianza. Los llamamientos a arrimar el hombro (sin más) o esos deje paso a otros que arreglemos las cosas porque van muy mal, no me dan la impresión de que quieran llegar a un acuerdo.

Espero sinceramente que todo esto sea un paripé para no interferir en las conversaciones y negociaciones que estén llevando a cabo y por si salen mal no parecer estar inactivos.

Jordi Sevilla opina sobre los pactos de Estado:

En mi opinión. no son posibles los grandes Pactos de Estado en España mientras en las dos fuerzas políticas mayoritarias predomine la lógica electoral de partido frente a aquella del interés general. Hoy, el objetivo exclusivo de los dos partidos mayoritarios es ganarle las elecciones al adversario.

Los Pactos de la Moncloa, tan denostados por algunos de mis profesores en la facultad, supusieron la modernización de la economía española y la vacuna contra veleidades populistas en la naciente democracia española. Recomiendo vivamente la lectura del artículo que escribió sobre el temauno de sus principales protagonista, Enrique Fuentes Quintana. Inviertan un rato en leerlo, merece la pena de verdad. En todo caso, este vídeo

http://www.youtube.com/watch?v=zrWYWHtGhRY

Nota: lamento este arranque economista tan tocho, pero mis dudas son tantas que no las puedo poner en dos líneas, lo cual demuestra que no puedo ser periodista. 😉

Algunas fuentes de inspiración de este artículo:

Manifiesto en defensa de los derechos fundamentales en Internet.

Luis Rull  

He leído este manifiesto y he decidido difundirlo en mi página porque considero muy importante salvaguardar nuestros derechos fundamentales garantizados (en teoría) por la constitución. Noticias muy inquietantes se están leyendo y no llegan ecos de actitudes muy peligrosas: Es necesario parar estas acciones totalitarias y que la clase política sepa que no son los únicos actores políticos en nuestra sociedad.

Ante la inclusión en el Anteproyecto de Ley de Economía sostenible de modificaciones legislativas que afectan al libre ejercicio de las libertades de expresión, información y el derecho de acceso a la cultura a través de Internet, muchos periodistas, bloggers, usuarios, profesionales y creadores de Internet manifestamos nuestra firme oposición al proyecto, y declaramos que:

  1. Los derechos de autor no pueden situarse por encima de los derechos fundamentales de los ciudadanos, como el derecho a la privacidad, a la seguridad, a la presunción de inocencia, a la tutela judicial efectiva y a la libertad de expresión.
  2. La suspensión de derechos fundamentales es y debe seguir siendo competencia exclusiva del poder judicial. Ni un cierre sin sentencia. Este anteproyecto, en contra de lo establecido en el artículo 20.5 de la Constitución, pone en manos de un órgano no judicial -un organismo dependiente del ministerio de Cultura-, la potestad de impedir a los ciudadanos españoles el acceso a cualquier página web.
  3. La nueva legislación creará inseguridad jurídica en todo el sector tecnológico español, perjudicando uno de los pocos campos de desarrollo y futuro de nuestra economía, entorpeciendo la creación de empresas, introduciendo trabas a la libre competencia y ralentizando su proyección internacional.
  4. La nueva legislación propuesta amenaza a los nuevos creadores y entorpece la creación cultural. Con Internet y los sucesivos avances tecnológicos se ha democratizado extraordinariamente la creación y emisión de contenidos de todo tipo, que ya no provienen prevalentemente de las industrias culturales tradicionales, sino de multitud de fuentes diferentes.
  5. Los autores, como todos los trabajadores, tienen derecho a vivir de su trabajo con nuevas ideas creativas, modelos de negocio y actividades asociadas a sus creaciones. Intentar sostener con cambios legislativos a una industria obsoleta que no sabe adaptarse a este nuevo entorno no es ni justo ni realista. Si su modelo de negocio se basaba en el control de las copias de las obras y en Internet no es posible sin vulnerar derechos fundamentales, deberían buscar otro modelo.
  6. Consideramos que las industrias culturales necesitan para sobrevivir alternativas modernas, eficaces, creíbles y asequibles y que se adecuen a los nuevos usos sociales, en lugar de limitaciones tan desproporcionadas como ineficaces para el fin que dicen perseguir.
  7. Internet debe funcionar de forma libre y sin interferencias políticas auspiciadas por sectores que pretenden perpetuar obsoletos modelos de negocio e imposibilitar que el saber humano siga siendo libre.
  8. Exigimos que el Gobierno garantice por ley la neutralidad de la Red en España, ante cualquier presión que pueda producirse, como marco para el desarrollo de una economía sostenible y realista de cara al futuro.
  9. Proponemos una verdadera reforma del derecho de propiedad intelectual orientada a su fin: devolver a la sociedad el conocimiento, promover el dominio público y limitar los abusos de las entidades gestoras.
  10. En democracia las leyes y sus modificaciones deben aprobarse tras el oportuno debate público y habiendo consultado previamente a todas las partes implicadas. No es de recibo que se realicen cambios legislativos que afectan a derechos fundamentales en una ley no orgánica y que versa sobre otra materia.

Preguntas a vuelapluma

Luis Rull  
Que no se escape, foto de <ahref="http://flickr.com/photos/franlistan/">franlistan</a>
Que no se escape, foto de franlistan
  • ¿Por qué los políticos no comen en su casa?
  • Ver en la crisis una oportunidad ¿es de masoquistas?
  • La culpa no es nada, ¿la autocritica puede llevar a comprender mejor la realidad, (vía la empatía)?
  • Si el PP y PSOE están de acuerdo en que hay que ir a la cumbre de Washintong Washington
    ¿por qué no nos dicen qué es lo que van a proponer? ¿La tasa Tobin? ¿El modelo de gestión de la cajas de ahorro? ¿El modelo de gestión del crecimiento inmobiliario español?
  • Un buen equipo es un tesoro ¿por qué cuesta tanto felicitar a la gente que trabaja con nosotros cuando lo hacen bien? ¿no será cosa de la envidia? ¿o del miedo a que nos abandonen?
  • El sistema está en crisis, ¿cuál es tu alternativa?

Foto de franlistan.

Ser menos, ser más. Elecciones y participación

Luis Rull  

No vamos a ser menosNo, tranquilos, no voy a dar un sesudo tratado de política.

Sólo quiero hablar de este movimiento ciudadano tan interesante llamado «No vamos a ser menos«, que promueve la participación en las próximas elecciones al parlamento andaluz (Si, señores, también hay elecciones en Andalucía, aunque no lo parezca)

  • Aunque algunos puedan decir que somos tapados o paniaguados del PSOE (que trabaja con la hipótesis -que no ley– baja participación, menos votos de izquierda).
  • Otros, en cambio, piensan que es el PP quien nos maneja, puesto que hay pocos tópicos, pocas consignas «progres», pocos eslogánes que dividan en mundo en buenos y malos.
  • Hay también quien cree que IU-LV-CA porque no hay una cabeza visible que diga qué hay que hacer, no hay una estrategia marcada por un gran jefe. Las actuaciones son iniciativa de cada miembro, no hay obediencia a una estructura formal.
  • Los que piensan que somos tapados de CA (Coalición Andalucista) lo hacen porque usamos herramientas de promoción fáciles, baratas y sencillas. Se huye de las grandes vallas publicitarias, anuncios de televisión, fotos retocadas de alguien o de una playa idílica. No hay que seguir los caminos ya trillado, no hay que tragar con todo un programa sí o no.
  • Los más perspicaces creen que es algo de Rosa Díez (Unión Progreso y Democracia) o de Ciudadanos, porque tienen un mensaje más pausado y razonado.

Las acciones son propuestas y realizadas sin necesidad de la aprobación ni el visto bueno de nadie.

Creo que las elecciones no son más que una de las formas en las que los ciudadanos deben involucrarse en la gestión de los asuntos públicos. Hay más, pero a los partidos es la que más les interesa, tengo la situación que el sitio del que no deberíamos movernos los ciudadanos. Dar tu opinión sobre algún tema, informarse sobre asuntos públicos, desarrollar un espíritu crítico,… estos son el tipo de cosas que más me interesan, las que creo que tendrían un mejor efecto en la gestión de lo común. No obstante, ni esta iniciativa, puntual para las elecciones, ni la de Francisco Rubiales (Voto en Blanco), permanente y constante, me parecen malas: es bueno votar.

Aunque el manifiesto no incluye la opción del voto en blanco como legítima (cosas de haber llegado cuando ya estaba escrito) los argumentos que muchos están esgrimiendo en sus intervenciones con la prensa sí la incluyen. Votar en blanco me parece mucho mejor que no votar, da a los partidos el mensaje de que tienen que trabajar más duro para atraer nuestra atención, para convencernos de que algunas propuestas son reales y bienintencionadas. No votar es decir: no me interesa, no me interesará. En ese caso, ellos no ven incentivos para cambiar.

Aclaración: (01/03, 16:53) Los enlaces a las siglas del partido son blogs de periodistas del grupo Joly que cubren las caravanas de cada partido. Los enlazo porque me gusta el trabajo que están haciendo, que conozco bien porque soy uno de los responsables de la creación, mantenimiento y desarrollo de los blogs de ese grupo editorial andaluz. Laura Mármol con el PSOE, Antonio Fuentes con el PP, Raquel Montenegro con IU-LV-CA y David Cervera con CA.