110537028026693352

 

Vemos un hombre respira con dificultad. Grita porque sufre. No puede hablar para contarnos qué le molesta, qué le duele.
Nuestra compasión no le ayuda, no le calma la angustia que se va apoderando de sus vísceras.

Somos frágiles.

He pasado la noche con mi abuelo en el hospital, sintiendo que le dolía cada minuto que respiraba, cada inspiración que vivía. Y no podía hacer nada. Ni siquiera podía desear que se mejorara o empeorara. Es inútil desear algo en casos como estos. No es bueno para él (lo que sea, ocurrirá de todas formas) y no es bueno para mí (demasiados altibajos me dan angustia, inseguridad, me hacen sentir un niño perdido en un parque de atracciones)

Sé el primero en dejar un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.