Un gobierno en funciones no puede aprobar hoy la ley Sinde

Luis Rull  
Imagen de Eneko, de 20 minutos

Ante la previsible aprobación dentro de unas horas de la polémica «Ley Sinde», los periodistas, bloggers, usuarios, profesionales y creadores de Internet seguimos manifestando, como hicimos en el Manifiesto en defensa de los derechos fundamentales en Internet de 2 de diciembre de 2009, nuestra firme oposición a una norma que incluye modificaciones legislativas que afectan al libre ejercicio de las libertades de expresión, información y el derecho de acceso a la cultura a través de Internet.

En principio no parece de recibo que un Gobierno en funciones adopte esta decisión en su último o uno de sus últimos Consejos de Ministros.

Sería doblemente grave que se confirmaran las presiones ejercidas por EEUU, a través de su embajada en Madrid, como revelaron los cables de Wikileaks, por lo que insistimos en estos razonamientos:

  1. Los derechos de autor no pueden situarse por encima de los derechos fundamentales de los ciudadanos, como el derecho a la privacidad, a la seguridad, a la presunción de inocencia, a la tutela judicial efectiva y a la libertad de expresión.
  2. La suspensión de derechos fundamentales es y debe seguir siendo competencia exclusiva del poder judicial. Ni un cierre sin sentencia. Este anteproyecto, en contra de lo establecido en el artículo 20.5 de la Constitución, pone en manos de un órgano no judicial -un organismo dependiente del ministerio de Cultura-, la potestad de impedir a los ciudadanos españoles el acceso a cualquier página web.
  3. La nueva legislación creará inseguridad jurídica en todo el sector tecnológico español, perjudicando uno de los pocos campos de desarrollo y futuro de nuestra economía, entorpeciendo la creación de empresas, introduciendo trabas a la libre competencia y ralentizando su proyección internacional.
  4. La nueva legislación propuesta amenaza a los nuevos creadores y entorpece la creación cultural. Con Internet y los sucesivos avances tecnológicos se ha democratizado extraordinariamente la creación y emisión de contenidos de todo tipo, que ya no provienen prevalentemente de las industrias culturales tradicionales, sino de multitud de fuentes diferentes.
  5. Los autores, como todos los trabajadores, tienen derecho a vivir de su trabajo con nuevas ideas creativas, modelos de negocio y actividades asociadas a sus creaciones. Intentar sostener con cambios legislativos a una industria obsoleta que no sabe adaptarse a este nuevo entorno no es ni justo ni realista. Si su modelo de negocio se basaba en el control de las copias de las obras y en Internet no es posible sin vulnerar derechos fundamentales, deberían buscar otro modelo.
  6. Consideramos que las industrias culturales necesitan para sobrevivir alternativas modernas, eficaces, creíbles y asequibles y que se adecuen a los nuevos usos sociales, en lugar de limitaciones tan desproporcionadas como ineficaces para el fin que dicen perseguir.
  7. Internet debe funcionar de forma libre y sin interferencias políticas auspiciadas por sectores que pretenden perpetuar obsoletos modelos de negocio e imposibilitar que el saber humano siga siendo libre.
  8. Exigimos que el Gobierno garantice por ley la neutralidad de la Red en España, ante cualquier presión que pueda producirse, como marco para el desarrollo de una economía sostenible y realista de cara al futuro.
  9. Proponemos una verdadera reforma del derecho de propiedad intelectual orientada a su fin: devolver a la sociedad el conocimiento, promover el dominio público y limitar los abusos de las entidades gestoras.
  10. En democracia las leyes y sus modificaciones deben aprobarse tras el oportuno debate público y habiendo consultado previamente a todas las partes implicadas. No es de recibo que se realicen cambios legislativos que afectan a derechos fundamentales en una ley no orgánica y que versa sobre otra materia.

Pásalo y Publícalo.

El Estado no es tu amigo pero, ¿es tu enemigo?

Luis Rull  

Se va a aprobar, por la puerta de atrás, la Ley Sinde. Si alguna vez alguno de los parlamentarios se paró a pensar por qué es buena idea la separación de poderes en un Estado moderno, se le ha olvidado.

  • Una comisión del ministerio decidirá quién puede contar cosas y qué cosas se podrá contar.
  • Un juez (y sólo uno) de un juzgado especial (que ya es una anomalía en una sociedad democrática) decidirá, no sobre si la página es legal o no, sino si se vulnera la libertad de expresión.

La generación que hizo 😉 la transición echa en cara a las siguientes lo que luchó por nuestras libertades de un Estado totalitario y opresor. Ahora, políticos de esa y de mi generación cercenan gravemente las libertades que podría hacer de mi hijo un ciudadano autónomo, informado y no sometido al vasallaje del Estado.

Bajo la excusa de cerrar páginas de enlaces (que, según la opinión de los jueces, no son ilegales) abren la puerta a un tutelaje de lo que los ciudadanos podemos o no leer.

Leí en algún sitio una cita apócrifa que ahora toma un gran sentido (No es literal, no encuentro la correcta):

La libertad no se conquista y se disfruta, se tiene que defender cada día.

Me quedo con la última frase de Antonio Delgado:

(…) todo esto no tiene que ver con las descargas, ni con bajar películas gratis. Es una lección sobre cómo se construye nuestro futuro como país y como sociedad.

La delgada línea roja del sectarismo

Luis Rull  

Una única línea une, en la geometría euclidiana, dos puntos. Y divide el espacio en el que está de forma absoluta. (Corrección de Mario Bilbao: Una línea divide el plano en dos semiplanos y un plano divide el espacio en dos semiespacios.) Una línea roja divide el universo en las mentes de muchos. No hay forma de escapar de la amistad o la enemistad.

Desde la transición, una malsana relación se ha mantenido entre políticos y periodistas. Bajo la excusa de mantener un consenso y estabilidad a la sociedad española, los unos se comprometen a dar contenidos fáciles de distribuir en exclusiva para ellos (*). Y los otros a entender lo público desde la acción de los partidos y de sus políticos, informando pocas veces de otros temas y enfoques distintos a los institucionales. (**)

No es posible en la mente de los sectarios una postura crítica en el debate público. La opinión de un ciudadano sólo puede estar o como fanático de un partido o como arribista del poder. Poco contamos los demás.

  • (*)¿Alguien se ha preguntado alguna vez por qué no se retransmiten en directo todas las ruedas de prensa y sólo dejan entrar y preguntar a periodistas?
  • (**) ¿Alguien se ha preguntado alguna vez por qué aparecen tan pocos estudios sociales serios no vinculados a la contienda política?

Foto original de OpenSource.com en flickr.

Datos abiertos, política y ciudadanía activa: un cóctel imposible

Luis Rull  
Foto de "The unnamed"

Los datos de las Administraciones ¿a quién pertenecen? Si la respuesta fuera «a los ciudadanos» entonces es claro que tienen secuestrados uno de los elementos más importantes del control del Estado que pueda haber.

Dar acceso libre a los datos no es suficiente si están muy desordenados, parciales o son irrelevantes. Sin conocimientos para su explotación/análisis y una actitud crítica, sin un objetivo claro de revelar verdades específicas, de mostrar la realidades concretas, sin todo eso, la apertura de datos no sirve de mucho.

Hasta ahora sólo especialistas, sociólogos, polítólogos, economistas, … eran los únicos autorizados a analizar datos. Académicos y analistas de la administración o de instituciones para-públicas, grandes gabinetes de estudios de bancos o de fundaciones privadas, sólo ellos interpretan. Sin olvidar el pequeño detalle de que en muy raras ocasiones liberan o publican los datos en los que basan sus afirmaciones.

Hace unos años, cuando trabajaba en la universidad, se me ocurrió preguntar si los datos del un estudio que estábamos realizando serían publicados para ser analizados por los ciudadanos, que habían, en último término, financiado el mismo. Sólo recibí miradas condescendientes de los mayores, por mi ingenuidad ¿quién va a querer estos datos? Algunas miradas fueron también agresivas, puesto que amenazaban la exclusividad de sus investigaciones, en ocasiones, de sus tesis. Nunca más lo sugerí. A la larga, supongo que esa fue una razón adicional de que yo no encajara allí.

En Gigaom he leído sobre la importancia de liberar los datos, pero también de educar en la comprensión de los mismos, en saber analizarlos.

Como dice Dana Boyd, socióloga trabajando en Microsoft,

The issues with transparency are similar to the issues with Internet access and the digital divide. In focusing on the first step – transparency or access – it’s easy to forget the bigger picture. Internet access does not automagically created an informed citizenry. Likewise, transparent data doesn’t make an informed citizenry. Transparency is only the first step. And when we treat transparency as an ends in itself, we can create all sorts of unintended consequences.

(…)

  1. Information is power, but interpretation is more poweful.
  2. Data presented out of context can be used to make harm.
  3. Transparency alone is not a good equalizer.

Este es el vídeo y aquí podéis ver un resumen escrito por ella misma:

¡Qué interesantes se ponen los políticos modernos cuando se habla de «Gobierno abierto»! Siguiendo mi creciente escepticismo sobre lo que los políticos cuentan cuando quieren parecer «al día» en nuevas tecnologías o nuevas modas para hacer la política «mas cercana». Escuchan a gente bienintencionada hablar de cosas fantásticas en inglés (preferiblemente aquellas que Obama ha nombrado alguna vez), leen un par de libros y declaran en un «futuro próximo», aquello a su cargo tendrá esa característica.

Cuando hay gente lista que rechaza esa dinámica de imposturas modernistas, cuando un puñado de tipos listos que saben montar sistemas para rastrear y codificar datos, analizarlos y ponerlos a la vista del mundo, hay esperanza.

Cuando hay gente tan lista y afortunada que no le debe nada a nadie, aparecen proyectos como Sena2.info, donde podemos ver cómo trabajan los senadores, a qué dedican ese tiempo tan bien pagado. Es un proyecto incipiente, que está codificando la información disponible sobre ellos. Es una iniciativa creada al calor de otra, Desafío «Abre Datos«, cuyos premios se entregan hoy. Hablando de estos temas no puedo olvidar citar los blogs donde más he aprendido, fuentes imprescindibles en mi lector de feeds Carlos Guardiány Administraciones en Red.

Me pregunto si en el futuro, uno de los puestos más valorados en las redacciones de los medios sea el de Minero de datos /analista. ¿Os imagináis que tras una rueda de prensa de un político en la que hablara de los éxitos o fracaso de una política (propia o ajena) un medio ilustrara la información con los datos y la forma de contrastarlos? Me refiero a que el medio fuera, en cierta manera, el localizador de la información, no sólo el analista interpretador de la realidad.

Nota: el artículo original que inspiró esta entrada lo descubrí por mediación de Pablo Fernández (@pfernandezd) y en la iniciativa Sena2.info trabaja un buen amigo, JJ Merelo.

Actualización (03/06/2010): David Cameron ha escrito una carta abierta a los responsables públicos con una agenda de apertura de datos que incluyen todos los nuevos contratos de la Administración desde julio de 2010.

Actualización (07/06/2010): Se ve que no soy el único al que se le ha ocurrido la relación entre la apertura de datos y el periodismo. Los hay que preconizan un nuevo tipo de periodista.

¿Hay censura en España?

Luis Rull  

Mahoma- El JuevesHe estado los últimos días intentando convencer a mis amigos extranjeros que lo ocurrido con la Revista El jueves era una cosa puntual, una excentricidad de un juez y un fiscal más que un ejemplo de cómo es la sociedad española. Ahora no lo tengo tan claro. Lo que le ha pasado a Luis Alfonso Gámez con sus críticas al ínclito JJ Benítez es indignante, a la vez que un ataque a la libertad de expresión: Ha sido condenado a pagar a Benitez 6.000 € ¡¡¡por vulneración del derecho al honor!!!

No creo que las afirmaciones de Gámez sobre JJ Benítez y su programa de televisión manchen su honor. Decir que Jesucristo no pudo pasear por un edificio de Roma (por la sencilla razón de que no había sido construido todavía) no puede vulnerar el honor de nadie. Al igual que la revista «El Jueves» ha publicado viñetas sobre la familia Real mucho más ofensivas (soy lector desde hace décadas de esa revista), en España se vulnera de forma más flagrante el honor de muchas personas a diario, y no entiendo que se hayan tomado medidas judiciales en ambos casos. ( y si las medidas son el secuestro de las publicaciones, aún menos, dado lo global de los soportes de información)

¿Hay que se garantistas con el derecho de opinión, con el de información, con el de honor? Terrible dilema. Pero el dilema comienza a oler cuando siempre se cometen los mismos excesos en la misma dirección. En una sociedad como la nuestra, en la que la tolerancia se ejerce por la vía de no cumplir ni hacer cumplir las normas, la aplicación de la normas cumplen el objetivo contrario para el que fueron promulgadas. Una sociedad tolerante ¿no debería tener leyes tolerantes en vez de aplicaciones tolerantes de las leyes? Cuando nadie cumple la prohibición de aparcar en doble fila, un policía al que no le caes bien puede multarte y cumplir la ley al mismo tiempo.

Entiendo que ambos casos son diferentes: el del secuestro de «El Jueves» se realiza «de oficio» por un juez apoyado por un fiscal del Estado. El caso que nos ocupa surge por una denuncia de JJ Benitez, tras largos años de enfrentamiento entre ambos. Pero ambos procesos acarrean momentos desagradables para los implicados … y miedo a los ciudadanos que creemos que tenemos derecho a decir lo que pensamos y no ser perseguido por ello. Al amigo plata, al enemigo hierro y al indiferente, la legislación vigente:

Hay que concluir que las expresiones contenidas en los artículos del Sr. Gámez consistentes apelativos tales como que Juan José Benítez es un estafador, que no dice más que sandeces, un iluminado, que basa su negocio en la mentira, el engaño al público, la tergiversación y sus sucios manejos, siendo su obra y sus programas televisivos una bazofia (…) exceden de los límites aceptables del derecho a la libertad de expresión de su autor y que afectan o pueden afectar muy negativamente, sobre todo si se prolongan en el tiempo y en un medio de comunicación de gran difusión, como es el caso, a la dignidad del Sr. Benítez, fama, buen nombre, prestigio y credibilidad profesional.

Gracias a Dios, el talento suele salir a flote cuando se hunden los barcos. Sólo esta frase de respuesta de Luis Alfonso , entresacada de su entrada de respuesta, demuestra su talento:

Creía que decir que hay pruebas de que el hombre convivió con los dinosaurios era tergiversar la Historia y mentir, y divulgarlo en un programa de televisión, engañar al público. Estaba confundido.

MagoniaLuis Alfonso Gámez escribe en un blog de «El Correo Digital» llamado Magonia (anteriormente alojado en blogger), donde habla de pseudociencias y supersticiones. Magonia es un gran nombre para un blog porque se refiere a los magufos, esos practicantes de pseudociencias que nos rodean y que comparten sus grandes descubrimientos con nosotros. Un ejemplo de su buen hacer es una entrada basada en un artículo de Fernando Savater sobre un encuentro ecuménico:

La reflexión de Savater me ha recordado como, hace no tantos años, los apóstoles de la ufología renegaban de la parapsicología, los de la parapsicología no creían en la astrología, los practicantes de la astrología no se tragaban lo de las visitas de marcianos en la Antigüedad y los partidarios de éstas no profesaban la fe en los ovnis. Ésa era la tónica general entre los expertos de lo oculto: mi creencia es la buena; las otras no. El rechazo de las supersticiones ajenas era una forma de dar solidez a la propia, de dejar claro que uno no era un crédulo de tomo y lomo y que, si pensaba lo que pensaba, era porque lo había meditado y existían pruebas que cimentaban sus conclusiones. Ahora, al igual que católicos, budistas, islámicos y demás hermanados en Barcelona -¿hubo representantes de la fe jedi?-, los engañabobos de lo paranormal no hacen distingos: apoyan con el mismo entusiasmo y fervor la existencia de la piramidología, los platillos volantes, las conspiraciones, el vudú, la desapariciones misteriosas, las casas encantadas, los continentes perdidos, los monstruos, los extraterrestres en las pinturas prehistóricas, los dotados de poderes psíquicos… Como los clérigos de todos los colores, ninguno denuncia la falsedad de lo que dice el otro, no vaya a ser que el otro le saque a su vez los colores. Y, frente a ellos, sólo estamos los escépticos; como únicamente estamos los ateos frente a las religiones.

Ya critiqué la inclusión de un programa de televisión de este tipo en una televisión seria como Cuatro y me gané algunas críticas duras (A demás de una fuente de tráfico y un enlace de Microsiervos). Lo relacioné tangencialmente con la responsabilidad de las cadenas de televisión en la formación de los ciudadanos, pero llegué a la conclusión de que prefería que una cadena privada tuviera el derecho a emitir esas barbaridades puesto que, protegidos ellos, protegen mi libertad de expresión en este pequeño rincón. El debate sobre si estos programas debían o no aparecer en la televisión pública es algo más delicado, puesto que se juega con mi dinero, pero le dejamos para otro día ¿no creéis?

Otro JJ, esta vez Merelo, lo titula de forma magistral: ¿qué es peor que la mentira? Se ha enterado por otra entrada de nuestro amigo José Antonio del Moral. Y Javier nos lo cuenta de primera mano. Pero lo que mejor lo muestra es el propio JJ Benítez. Aquí podéis ver algunos trozos de su programa aludidos en la sentencia:

[kml_flashembed movie="http://www.youtube.com/v/DdIlylb02fI" width="350" height="289" wmode="transparent" /]

Estas son la entradas de Magonia que se refieren a JJ Benitez. Os recomiendo su lectura, puesto que están bien escritas y argumentadas, además de que así podréis ver si el tribunal tiene o no razón:

Actualización (01/08/2007): Microsiervos, uno de los blogs más leídos de España,  se hace eco de la noticia.