¿Son de fiar los empresarios? ¿Y si son emprendedores, blogeros y guays? MartinVarsavsky.net

Luis Rull  

Martin Varsavsky. Foto de Pixel y Dixel
Martin Varsavsky. Foto de Pixel y Dixel

Un tipo pide colaboración de todos los que tienen un emisor WIFI para compartir las conexiones en toda España. Me aclaro: ofrece coordinar a todos los que tienen una conexión de wifi en casa para que todos tengan cobertura más allá de la su casa. (Wifi es una forma de conectar el enchufe de la pared de casa por el que entra Internet con el ordenador sin usar cables).

Este Martin es el creador de jazztel y ya.com (no puedo hacer juicios sobre su gestión en esas empresas porque hay muchos juicios encontrados)

Pero otros se encargan de sacarle los colores, ya que es algo que ya se ha hecho de forma altruista. Lo que ocurre es que es más lucrativo que una WiMax , que sabéis que es mi última obsesión.(*) Estos grandes tipos de Sevilla Wifi hacen cosas parecidas, pero no exactamente lo mismo.

A lo que iba: a Martin se le acusa de estar preparando una red para poder implantar su nuevo negocio: los teléfonos móviles por WIFI (Con programas de transmisión de voz por Internet, como SKYPE), que consiste en usar las redes de todos los que se apunten al movimiento FON para hablar por móviles.

Yo soy más pedante: me acuerdo de las interminables discusiones sobre la acción colectiva, OLSON, ELSTER y demás, sobre las explicaciones de la colaboración entre seres humanos. Una idea relacionada con este problema está siendo tema de la tesis de un conocido, Luis Miller.

¿Nos podemos fiar? ¡Quiero opiniones!

PS: Yo quiero uno como este

(*) MONTESEIRÍN, RAYNAUD, GARVÍN: ¡¡¡¡¡¡¡MI VOTO PARA EL QUE ME CONVENZA QUE VA A PONER WIMAX EN SEVILLA!!!!!!!!! (Así de barato me vendo. Es que la oferta está bajando mucho…)

¡Ah! Que va a ser Inteligente… ¡¡menos mal!!

Luis Rull  

Cuatro TV
Entonces, igual la veo. Menos mal que lo habéis dicho (a punto estuvo la modestia de obligaros a mentir a los ciudadanos, vuestros amos.)

Me encanta cómo «deslocalizan» las empresas privadas: en vez de hacer una selección de personal en condiciones, hacen un «reality» calcado de operación triunfo.

Será fantástico ver a García Siñeriz en el papel de Nina: «Lo siento, pero estás nominado»

Ana garcia siñeriz cuatro

Olson me viene a la cabeza…

Luis Rull  

Este es un artículo para demostrar la bondad de los lobbies
Y este uno que demuestra que Olson no tenía razón.

Ya he hablado de lo importante que veo responder a las preguntas de Olson para poder entender la acción colectiva. Y he dicho que muchas de sus respuestas no me cuadran, pero, si os interesa, escribo otro mensaje sobre el tema.

Hoy me acuerdo de Mancur Olson, viendo que se me convoca miles de veces a una manifestación, y que se me reprocha como si fuera un hereje el hecho de no asistir (¿qué pasaría si descubrieran que no estoy de acuerdo con la mayoría de las reivindicaciones?). Me acuerdo de él porque creo que, en este caso, un lobby puede hacer mucho mucho daño.

Comidas y gastos con Lorenzo (Nueva Versión)

Luis Rull  

Lorenzo il Magnifico – Biografia – Biografieonline.it

Consejo de Gobierno de la Universidad de Sevilla, años 90: “Bueno, son las 2, y nos quedan muchas cosas. Lo dejamos aquí y nos vamos a comer ¿no?. Oye, Paco, ya sabes que tú y el resto de los representantes de los alumnos podéis ir a XXXXX a comer, ya está avisados. Pedid lo que queráis.” “¿Traemos la cuenta?” “No, no es necesario, ya está todo arreglado”. “Juan, no te despistes. Nosotros nos vamos al Oriza”

Consejería de XXXXX años 90: “Ahora tenemos previsto unas cositas de picar en un sitio muy bueno aquí cerca. Diego, compañero, te va a encantar. Seguro que no has comido unas gulas tan buenas nunca”. “Bueno, había pensado en ir a casa y volver más tarde” “No seas tonto, vente, que seguiremos hablando con estos de los cursos de inserción. No me dejes, tienes que ayudarme a meter a los empresarios en vereda”

Ayuntamiento de XXXXX, primera década del siglo XXI: “Oye, voy a necesitar ese móvil. Ya estoy harto de este. Dile al comercial que nos lleva lo de la telefonía del ayuntamiento que me mande ese nuevo con politonos».

Instituto de estudios XXXX, año 2002: “Tenemos que hacer una revista para difundir lo que hacemos. ¿Cómo lo hacen en las consejerías?” “Bueno, cada unidad ha elegido cómo hacerlo. Hay que buscar gente para hacerlo.” “Bien, te toca eso. Una última cosa: ¿qué tipo de papel hay que usar? Mi hijo está muy pesado con eso del papel reciclable.” “Bueno, todo el mundo usa ese que es como las revistas, se llama couché. Si usamos reciclable quedamos cutres, aunque es más barato” “Bueno, ya veremos, tampoco vamos a ser los pepitos grillos de circo ¿no? No te olvides de buscar gente para llenar la revista”

Imagen en la Administración pública. Gastos de imagen.

Los ágapes en la administración pública siempre me recuerdan la vieja imagen de los terratenientes andaluces dando de comer a sus amigos o los miembros importantes del pueblo (Ver la descripción en Los Santos Inocentes (Miguel Delibes)). Admito que lo gastado en comidas, ágapes y demás puede no ser mucho, que no resolvería muchos problemas. Pero es una cuestión de ética (¿o de estética?)

¿Qué imagen debe dar una administración pública? ¿Es necesario que se muestre generosa, pródiga en una reunión con sindicatos y patronal? ¿Y en una con asociaciones de vecinos? Parece que uno de los objetivos de los poderes públicos presentarse como abundantes en recursos.

Entiendo que las empresas privadas agasajen a clientes, proveedores, periodistas, en tanto en cuanto puede ser necesario añadir algo “de valor” a oferta de la competencia, pero, ¿con quién compite una Consejería de Medio Ambiente cuando da de comer a técnicos de residuos de varios ayuntamientos? ¿Por qué un oscuro departamento de una administración de segunda fila debe editar un carísimo boletín en papel couché con entrevistas a los gerifaltes y amigotes?

No hablo de corrupción. No hablo de malversación. En principio, todo es legal, incluso el móvil gratis o el coche oficial para ir de aquí a allí.

Y por supuesto no es cuestión de partidos. Es algo más importante que una estúpida discusión “Y tú más”. Es una cuestión del papel que se han asignado los miembros de la clase política. Y por supuesto, una cuestión de nuevos ricos: Eso no pasa en …

Mientras tanto, seguimos esperando a Lorenzo el Magnífico

La excelencia en la Universidad y las asimetrías en España. Por Luis F Rull

Luis Rull  

LA EXCELENCIA EN LA UNIVERSIDAD Y LAS ASIMETRÍAS EN ESPAÑA
Luis Rull Fernández. Catedrático de Física Teórica de la Universidad de Sevilla y ocho firmas más. ABC 12-Julio-2004 (Versión en PDF)

Parece innegable que los sueldos de los profesores de universidad no son muy altos. Así, por ejemplo, un catedrático tiene un sueldo base de 1.048,64 euros mensuales brutos, y quizás sea por esto por lo que, tradicionalmente, se ha venido complementando con cantidades asignadas frecuentemente a los más dispares conceptos. Entre los que ahora «dignifican» el emolumento de los universitarios se encuentran los complementos por méritos docentes (vulgo, quinquenios), los complementos por productividad investigadora (vulgo, sexenios), los complementos de dedicación (parcial o a tiempo completo) y los clásicos trienios de todos los funcionarios. De esta forma, añadiendo algunos euros al ridículo sueldo base, la nómina termina siendo una cantidad que a muchos nos permite vivir. Lo que no quita que, en comparación con nuestros colegas de la UE, los salarios sean notoriamente inferiores.

No pretendemos denunciar aquí que nuestro sueldo sea bajo, ni tampoco es esto una pataleta de matiz reivindicativo. Somos conscientes además de que el sistema retributivo de quienes son funcionarios públicos y de unos cuerpos estatales tiene una estructura común a la del que se aplica a los demás funcionarios, por lo que su alteración puede tener implicaciones de muy amplio alcance para todo el personal funcionario de las Administraciones públicas. Lo que pretendemos es poner de manifiesto la nefasta forma en la que se están llevando a cabo ciertas negociaciones’ sobre un nuevo complemento que viene a sumarse a los ya existentes, los complementos autonómicos, y la perversión de los mecanismos de motivación que suponen.

Dos de los cuatro complementos clásicos vienen determinados automáticamente por el tipo de contrato y por la antigüedad, mientras que los otros dos (los de docencia e investigación) dependen de la actividad desempeñada por los profesores. Se trata, en teoría, de un sistema de incentivos pensado para que los profesores ejerciten sus actividades docentes e investigadoras en la dirección que su empleador (la Administración) considera más productiva y conveniente para la sociedad. Ahora bien, una cosa es la teoría y otra su aplicación práctica. Por ejemplo, los complementos por méritos docentes los evalúan las propias universidades cada cinco años y, en la práctica, se nos conceden automáticamente a todos, de manera que cabe deducir que todos los profesores somos igual de excelentes. Aunque en alguna universidad se vienen ensayando prácticas discriminatorias basadas en peregrinas encuestas a los alumnos, cuyos resultados estimulan más los «gestos» de camaradería del profesor y la menor exigencia en los exámenes que la mejora efectiva de la docencia. No ocurre lo mismo con los complementos por méritos de investigación, cuya evaluación es externa a la propia universidad a la que se pertenece, ya que los profesores que deciden someter su actividad investigadora a evaluación presentan su curriculum a la Comisión Nacional de Evaluación de la Actividad Investigadora, y si ésta la considera positiva, cosa que no ocurre siempre, se consigue el consecuente incremento salarial.

Y en este punto entra el nuevo reparto. Como quiera que a pesar de tanto complemento, todos sumados y en el mejor de los escenarios posibles, no significan un incremento salarial sustancial (sobre todo por lo ridículo de la cuantía de la evaluación positiva de la Investigación, equivalente a poco más de 127 euros mensuales por cada período de seis años consolidado), la LOU, que tanto se ha criticado, autorizó a las Comunidades Autónomas a establecer complementos extras (vulgo, tramos autonómicos). Y aquí es donde comienza el espectáculo. Unas Comunidades lo hicieron muy pronto -incluso antes de que fuera legal, con lo que sus profesores llevan cobrándolo años. Otras aún no lo han hecho, y otras lo han hecho a medias, como es el caso de Andalucía. También hay diferencias de criterio. Así, mientras que algunas Comunidades conceden los tramos a partir de los sexenios evaluados positivamente, cargando el énfasis sobre la investigación y «fiándose del Estado» para evaluarla, en otras se ha rizado el rizo y se han incluido otras actividades como los citados quinquenios de docencia (que el 99,99% tiene concedidos en su totalidad), los sexenios no evaluados positivamente o las funciones y actividades de gestión realizadas en las universidades.

De forma que el desempeño de cargos de gestión (por ejemplo, Rector, Decano, Director Departamento, cargos elegidos y remunerados independientemente del salario con cuantías mensuales varias veces superiores a la de un sexenio de investigación) pasa a convertirse en «méritos» a considerar para los complementos autonómicos, cobrando dos veces en base al mismo concepto. La cosa es tan ilógica que podría darse el caso de que un Premio Nobel o Medalla Fields (que desgraciadamente en España no tenemos), que hubiera estado 18 años como profesor de una universidad andaluza, no obtuviera el máximo posible de estos tramos autonómicos, cosa que sí lograría un Rector con la misma antigüedad en el cargo aunque no hubiera publicado una sola línea relacionada con la investigación en todo ese período.

El resultado de esta política es que la investigación aparece, de nuevo, como una actividad especialmente promovida, premiada e incentivada en ciertas Comunidades Autónomas y especialmente ignorada o minusvalorada en otras. De modo que en estas últimas la diferencia en salario es mínima entre un profesor que se limita a impartir las mismas clases año tras año, y a descansar en su casa de tan notable esfuerzo, y otro que prepara concienzudamente su docencia, actualiza sus conocimientos, desarrolla proyectos de investigación con horarios extenuantes (la investigación y la docencia de calidad son muy exigentes) y publica varios artículos científicos cada año. Estos dos profesionales deben ser «idénticos», a juzgar tanto por su remuneración como por el reconocimiento social que su Comunidad Autonómica les otorga. ¿Es ésta una situación deseable?
Lo lamentable no es sólo que los sindicatos, tan preocupados ellos por la de calidad, firmen y avalen estas prácticas, que lo hacen, sino que además se convoquen huelgas en las universidades madrileñas (y parece que con el apoyo, o al menos la «comprensión», de algunos Rectores). ¿Quizás no han conseguido estos Rectores lo mismo que sus colegas andaluces, a los que se les permite consolidar los puntos necesarios para obtener los tramos sin otro esfuerzo que el de aguantar como Magníficos el tiempo suficiente? ¿O, por el contrario, hacen las protestas y la huelga para forzar que los tramos autonómicos en Madrid se concedan exclusivamente en función del mérito personal, premiando así la calidad frente a la mediocridad, y promocionando la meritocracia frente al igualitarismo demagógico? No parece que sea ésta la razón, porque eso es precisamente lo que persigue la Administración autonómica madrileña. ¿Qué buscan entonces…? ¿Igualaren la mediocridad la actividad docente e investigadora del profesorado universitario madrileño?
Como ciudadanos preocupados por la gestión de lo público, nos inquieta la escasa diligencia con la que ciertas Comunidades Autónomas están fomentando prácticas de excelencia en las universidades que tienen bajo su control, aunque no paren de hablar de Europa, de la calidad y de la excelencia, y dedicar ímprobos esfuerzos a toda la liturgia puesta en marcha en su nombre. La falta de actitud crítica de la sociedad ante las decisiones públicas y la actividad corporativista de algunos grupos pueden estar detrás de estas decisiones a todas luces mejorables. Sin embargo, la acción de grupos organizados alrededor de unos intereses particulares, como «lobbies» de presión, no debe erosionar los objetivos de excelencia y calidad exigibles y prioritarios en un servicio esencial, de interés general, tan costoso al bolsillo de los españoles como es la Universidad.

Creemos llegado el momento de que, en el necesario Pacto por la Ciencia que tantos estamos pidiendo, se establezcan los mecanismos necesarios para que la investigación sea valorada por la sociedad como bien intrínseco a la actividad del profesor universitario, y en consecuencia se traduzca en complementos retributivos dignos y merecidos, por encima de otras cuestiones menores, y tras evaluaciones justas, objetivas y transparentes, debidamente motivadas y verdaderamente colegiadas, que no primen el bulto si-no la verdadera excelencia. No es recomendable para el futuro de nuestro sistema universitario que un profesor que consigue ser director de departamento gracias al «esfuerzo» de convencer a la mitad más uno de sus compañeros para que le voten gane por ello más de 345 euros al mes, y un investigador sólo la tercera parte por cada seis años de esfuerzo y dedicación personal contrastada por la comunidad científica.
Al mismo tiempo, resulta preocupante comprobar cómo la desigual práctica en los distintos territorios, en lugar de una razonable equivalencia en todas las universidades públicas españolas, puede terminar estableciendo diferencias insalvables que nos pueden llevar a la nada deseable asimetría territorial que algunos tanto anhelan.