Lo que nos gusta puede aislarnos y hacernos dogmáticos

Luis Rull  

Si los filtros que usamos nos personalizan la información que consumimos adaptándola a nuestros gustos, ¿no deja fuera aquellas formas de ver el mundo que son muy distintas a las nuestras?

Me encontré con el mismo dilema hace 15 años, cuando llevaba, con otros amigos, la sala de prensa del Colegio Mayor donde vivía cuando estudiaba en la Universidad de Granada. En una discusión que nunca olvidaré llegamos a la conclusión de que no debíamos comprar los periódicos que más votos tuvieran en una encuesta a todos los estudiantes, sino que debíamos hacer la selección que generara más variedad de contenidos y menos superposición de visiones. Por ejemplo: no tenía mucho sentido comprar dos periódicos que tuvieran mucha información del Real Madrid (Marca y As) si dejábamos a los aficionados del Barça fuera.

Cuento esto porque, al cabo de los años, me he dado cuenta de que lo que más me ha enriquecido como persona fueron los 5 cursos que me pasé leyendo periódicos que nunca pensé que leería y conviviendo con personas muy diferentes a mi, que se convirtieron en grandes amigos. Superar los prejuicios o enfrentarlos a un escrutinio racional nos hace adultos, responsables y más sabios.

El vídeo lo vi hace meses y me inspiró parte de una ambiciosa conferencia que sigo depurando cada vez.

La delgada línea roja del sectarismo

Luis Rull  

Una única línea une, en la geometría euclidiana, dos puntos. Y divide el espacio en el que está de forma absoluta. (Corrección de Mario Bilbao: Una línea divide el plano en dos semiplanos y un plano divide el espacio en dos semiespacios.) Una línea roja divide el universo en las mentes de muchos. No hay forma de escapar de la amistad o la enemistad.

Desde la transición, una malsana relación se ha mantenido entre políticos y periodistas. Bajo la excusa de mantener un consenso y estabilidad a la sociedad española, los unos se comprometen a dar contenidos fáciles de distribuir en exclusiva para ellos (*). Y los otros a entender lo público desde la acción de los partidos y de sus políticos, informando pocas veces de otros temas y enfoques distintos a los institucionales. (**)

No es posible en la mente de los sectarios una postura crítica en el debate público. La opinión de un ciudadano sólo puede estar o como fanático de un partido o como arribista del poder. Poco contamos los demás.

  • (*)¿Alguien se ha preguntado alguna vez por qué no se retransmiten en directo todas las ruedas de prensa y sólo dejan entrar y preguntar a periodistas?
  • (**) ¿Alguien se ha preguntado alguna vez por qué aparecen tan pocos estudios sociales serios no vinculados a la contienda política?

Foto original de OpenSource.com en flickr.

Algunas razones para tener un blog (presentación en Euskadi5.0)

Luis Rull  

Mesa redonda sobre razones para montar un blogAyer estuve en una mesa redonda con Óscar Terol, Javier Barrera eícaro Moyano jornadas Euskadi 5.0 (Euskadi 2.0) que organiza el Correo Digital. Por alguna razón pensaron que yo tendría algo que decir sobre las razones para tener un blog.

Después de la intervención de Javier Barrera e ícaro Moyano, se me ocurrieron algunas:

  • Para tener tu cajón en Speakers Corner.
  • Para crear el medio de comunicación que no existe y crees que debería haber.
  • Para ahorrarse la factura del psicólogo.
  • Para llegar al perro que tiene el mismo tono de verde que tú. (Existe una expresión que dice: «eres más raro que un perro verde».
  • Para que te lean 5 personas. Para que te lean 30.000.
  • Para que los medios tengan a mano a los mayores expertos en los temas en lso que ellos son ignorantes.
  • Para escuchar opiniones sinceras (tus lectores suelen saben más que tú).
  • Para ser una flor en un mar, para ser parte de una red distribuida donde nadie es más que nadie por tener determinado nombre.

No obstante, hace un rato un chico llamado MIkel lo ha contado esta mañana la mejor charla sobre blogs que he visto nunca:

Foto de Agirregabiria.

Libertad de prensa, aquí y ahora

Luis Rull  

Mi amigos de enredados han organizado una maratón de radio por la libertad de prensa.

Libertad de prensa. Un gran derecho que ha mejorado la convivencia y las condiciones de vida de mucha gente de una forma silenciosa e implacable. Transparencia en las relaciones, en la difusión de la información y opiniones, sin la tutela de los Estados y gobiernos. Esos son elementos de nuestro mundo que damos por hechos pero que deben ser protegidos y vigilados porque nuestra libertad depende mucho de ellos.

Aquel que detenta poder y tiene riqueza mira siempre con recelo estos derechos. Estático y no dinámico quiere el estado de cosas y mentes. La transformación de la realidad viene después de los cambios en la mentes. Y las mentes deben tener elementos de juicio diversos y capacidad de elegir aquellos que más le gusten.

Podemos ver muchas flagrantes violaciones de estos derechos en dictaduras y regímenes autoritariosen todo el mundo. En nombre del bienestar, muchos gobiernos deciden, por su bien, qué pueden y qué no deben conocer sus ciudadanos. Pero es posible encontrar pequeñas erosiones constantes de estos derechos a nuestro alrededor: siempre que un periodista reflexiona sobre si al editor de su medio le gustará lo que está a punto de escribir, si a sus lectores/oyentes les gustará una verdad incómoda que ha descubierto, si debe dar un enfoque distinto porque el que debe tener una noticia favorecería a alguien a quien aborrece, si se cierran blogs por denunciar malos contenidos de plataformas de blogs y redes sociales… todo eso pasa a nuestro alrededor y es lo que nos empobrece, lo que hace de nuestra vida un poco más pobre y la de nuestros hijos más mísera.

Es más fácil ver que «EL PODER», político o económico, oprime allende los mares. Y más seguro. Más difícil todavía es defender con quien uno no está de acuerdo. Por eso hay defensas y defensas.

» ¿Cómo puedes decir eso?», me espetó un amigo no hace mucho tiempo cuando le comentaba mi punto de vista sobre este tema. «Tenemos libertad de prensa plena». Y le comenté el caso de mi amigo Javier Caraballo, acosado, junto a Francisco Rosell, por contar una noticia que el juez ha considerado

que la información estaba contrastada, que era veraz y existe al menos un episodio de aquel espionaje que quedó acreditado en el juicio, y que la noticia era de interés público y la obligación profesional de EL MUNDO era publicarla.

710.000 euros. Ese es el valor de la libertad de prensa en Andalucía en el año 2009.

Esta entrada viene porque mi amigos de enredados me pidieron que leyera, para conmemorar el Día Internacional de la Libertad de Prensa, el artículo 3 del decreto de 10 de 1810 por el que se establece la Libertad Política de Impresión. Aquí queda la lectura completa:

[blip.tv ?posts_id=2072295&dest=-1]

Participan Lidia M. Ucher, Vanessa Jiménez, José A. Gelado, Pau Llop, Pilar Molero, Juan Jesús Hernández, Juan Freire, Juan Luis Sánchez, Fernando Berlín, Daniel Seseña, Paco Torres, Verónica Carmona, Pedro Jorge Romero, Daniel Olivares, César Calderón, Rosa Jiménez Cano, Sonia Blanco, Rocío Mendoza, Juan Pablo Seijo, Héctor Seijo, Laura Pintos y Anna Jordá.

Freakonomics, un producto del siglo XXI (I): ¿de qué va esto?

Luis Rull  

Freakonomics, versión en inglés, de Levitt y DubnerFreakonomics (FK) no es sólo un blog, es algo más que un libro y no es una columna de opinión económica al uso. En los últimos meses lo he regalado el libro algunas veces y algún familiar se ha negado a devolverme mi ejemplar, con lo que he tenido que comprarme otro (esta vez en inglés, sorprendentemente al mismo precio que la versión hispana). Está escrito por el economista Steve D. Levitt y el periodista Stephen J. Dubner.

¿Por qué es diferente de los otros libros de economía?

Este libro se encarga de explicar cómo explica un economista temas tan raros como la organización de las bandas de traficantes de drogas, las ofertas de los agentes inmobiliarios o las trampas de los luchadores de sumo. Su argumento más polémico es sobre la legalización del aborto y la caída del nivel de delincuencia en Estados Unidos. Esos temas le interesaron a Leavitt porque le ayudaban a responder a preguntas que sí interesan a todo el mundo, ya sea la corrupción de los gobiernos o el terrorismo.

Uno de los principales atrativos de FK es su interés en cuestionar “sabidurías convencionales” (Conventional wisdom): con la misma fuerza que se impuso el método galileano para descubrir las leyes de la naturaleza y combatir la superstición, ellos recogen la tradición escéptica y cuantitativa que desafía las “verdades ampliamente extendidas” con marcos interpretativos y datos. El concepto lo leí por primera vez en su día en el libro de otro “economista divulgador”, el polémico Galbraith, La sociedad opulenta. La edición que tengo, de Planeta – Obras maestras del pensamiento Contemporáneo- está en la página 32 (capítulo II) comienza:

El primer requisito para una comprensión de la vida económica y social contemporánea es lograr una visión clara de la relación existente entre los hechos y las ideas que los interpretan. Ya que cada una de éstas posee vida propia y, por muy contradictorio que pueda parecer, cada una de ellas es capaz de seguir un curso independiente durante mucho tiempo.

Lo que mucha gente da por entendido, lo que piensan, no siempre es cuestionado. Y menos en culturas con poca tradición crítica.

Entiendo que la vida social no tiene por qué regirse por leyes mecánicas y que Bacon puede despedirse de aspirar a ser un sabio social, pero me gusta actitudes escépticas y abiertas. Si hablamos sobre economía y en España, es algo complicado, puesto que creo que nuestro nivel de cultura económica es, a mi juicio, muy bajo y las sectas políticas tiene secuestrado la discusión pública sobre el asunto.

¿Por qué no hay en España algo parecido?

Steven D. Levitt

Siempre hay una respuesta absoluta de los que dan consignas e insultos (”liberzelote” “intervencionlisto”) cuando alguien, de buena fe, cuestiona algún lugar común sobre los subsidios, el precio de los alquileres o las infraestructuras. En Andalucía te arrojan al infierno de la perversa banca mundial con sólo limitarte a decir que crees que una educación pública que nivela por abajo es una educación que genera más desigualdad en vez de reducirla.

Las discusiones públicas sobre asuntos económicos suelen estar marcados por la agenda política. Siempre es más fácil tirar de la opinión del boletín dominical que de la reflexión que del sentido crítico o de una opinión experta. Y ese es uno de los problemas: no hay voces académicas que no se atrevan (o no encuentren sitio) fuera del teatro político oficial.

  • ¿Es un problema de falta de académicos/economistas con valor de salirse de lo establecido en temas, enfoques y nivel?
  • ¿Es un problema de falta de público, de audiencia preparada y deseosa de que le expliquen fenómenos económicos en vez de darles las noticias como las páginas salmón?
  • ¿Es un problema del sistema educativo?

Es curioso como los blogs podrían romper este uniforme y anodino panorama. Es complicado encontrar blogs como FK en España. Aunque me gustan algunos blogs sobre economía, sobre todo el blog salmón (de Weblogsl) y el colectivo Economy Weblog (de profesores del Instituto de Empresa) estos suelen información económica, asuntos sobre macroeconomía, gerencia de empresas,… casi nunca investigación o economía aplicada. Sus estilos suelen ser muy buenos y creo que suelen dar mejor información que las secciones de economía de los medios tradicionales, pero no son freackonomics. Lo que más se acerca es Frikieconomía de “El Economista” . Es posible que en otros países de habla hispana haya algunos, pero lo desconozco.

Este vídeo os explicará bien qué tipo de divulgador es:

[kml_flashembed movie="http://www.youtube.com/v/5UGC2nLnaes" width="350" height="289" wmode="transparent" /]

Aquí hay otro interesante.

Nota: Esta entrada me salió muy larga por lo que, en breve, publicaré la segunda parte: “¿Qué es Freakonomics?” y “Luis, ¿cuál es la trampa?”.