¿Necesitamos una dieta equilibrada de información?

Luis Rull  

El equilibrio al que se refiere Eli Pariser en su charla Beware online «filter bubbles» es el que oscila entre la información que se selecciona a partir de la de nuestros amigos o gustos y aquella filtrada únicamente por sí misma. En los términos que estoy usando para mis charlas últimamente, la importancia de los contactos menos conocidos, el tener como fuente de información a aquellos con los que no estamos de acuerdo.  Recibir siempre información concordante con la nuestra nos hace estúpidos, o lo que es peor, sectarios. Nos exponemos a ser encerrados en una burbuja autosuficiente, reflactaria a las novedades. Eli lo explica mucho mejor que yo:

Eli propone una modificiación en las herramientas con filtros sociales o  basados en nuestras preferencias. Propone que puedan ser desactivadas a placer (como la opción «Más recientes» de Facebook) y/o conocer cómo funcionan. ¿Veis posible que los grandes sistemas de distribución de información lo hagan?

La guerra no fue divertida para nadie

Luis Rull  

Este hombre tenía 11 años durante la guerra mundial. Describe cómo fue crecer en la 2ª Guerra Mundial. Tengo un amigo que vivió la misma experiencia y es increíble la serenidad con la que cuentan las experiencia de esos días.

Describiendo el accidente de un avión de guerra inglés, en la que vio por primera vez el cuerpo de una persona muerta, dice estas palabras:

La guerra no fue divertida para nadie. Fue un despertar (wake-up call) para un niño pequeño.

La guerra no es buena, para nadie, pero ¿qué hubiera pasado si Europa se hubiera apaciguado ante el expansionismo hitleriano? La unidad demostrada por los británicos es admirable. Quien haya visto «El discurso del Rey» habrá visto otro retazo de esa grandiosidad.