Patricia sonríe…. y nos da la alegría de la mañana (y II) Por Luis F. Rull

Luis Rull  


Patricia en STONERIDGE COUNTRY CLUB
Originally uploaded by luisrull.

En homenaje a Cesar Vidal, que reconforta el final de la jornada.

Corría el año de 1982 cuando en una fria ciudad del Norte de Europa, llegaban las tardes, y sobretodo los fines de semana, cuando la desesperación de la soledad y el aburrimiento abatian al “gilipollas” que tenía que “haberse cortado las manos cuando decidió solicitar la puta beca”, cuando no sabía en que gastar las horas que quedaban hasta que llegara el dia siguiente bien temprano, y además bien de noche, los programas de simulación en ordenador estaban corriendo en el entonces ordenador superrápido de la Universidad, y ya sólo quedaba esperar, quizás estuidar y repasar los resultados obtenidos ese día, o simplemente y con demasiada frecuencia, acordarse de una chica guapa, muy guapa que estaba en la ciudad del cálido sur. De ser consciente de que los días que estaban pasando sin dos crios a los que veia en las fotos colgadas de una pared. eran ya irrecuperables, que probablemente vendrian otros días, pero esos eran ya irrecuprables, finalmente encontró un consuelo, que desde luego no sustitutía a la melancolía, y era el decubriemiento en la Biblioteca Central de la Universidad de una gran colección de novelas en español que le ayudaron a ocupar los huecos que en el alma le estaban dejando los tres ausentes del sur.

Al igual que el imbécil de la ciudad del norte, a Patricia sólo pueden llenarle los largos y posiblemente vacios días en Arizona que parecen no acabar nunca, la búsqueda de unos buenos libros, que le ayuden a darse cuenta que en todos sitios siempre se encuentra un buen compañero en un libro, o algo similar, para darse cuenta que allá a donde vaya, siempre irá con ella su espíritu indomable del que tan orgullosos se sienten los otros tres miembros de eso que llaman familia y que un estúpido como ZP se quiere cargar.

Un beso para cada uno, no sé cual sería el orden, pero eso sí, ahora me vais a permitir que el más fuerte sea para la “más bonita al Oeste del Missippi”.

Love

Buenos principios, malas conclusiones

Luis Rull  

Abc Sevilla SEVILLA EDICIÓN IMPRESA – Sevilla IU destina 10.800 euros a contratar magos para los presupuestos participativos. También se ha aprobado para los presupuestos participativos contratar una empresa que organice, por 12.000 euros, el programa «Tu historia cuenta» M. J. C./

Abc Sevilla OPINIÓN EDICIÓN IMPRESA – Colaboraciones Andalucía, el peso de la resignación Por Álvaro YBARRA PACHECO, director de ABC de Sevilla/

En estos dos artículos detecto uno de los fallos que veo en el periodismo actual en Andalucía. También veo algunas de sus virtudes y puntos fuertes, pero no quiero hacer un análisis DAFO completo (para eso deberían contratarme o hacer que sus consulyores trabajaran un poco más)

La desconexión de los emisores y los receptores fue una obsesión de muchos creadores de “los nuevos periodismos”. Darle a los lectores lo que quieren, escribir lo que ya piensan, confirmarles su realidad subjetiva, fue una de las armas usadas para poder sobrevivir en la lucha con los nuevos medios de comunicación de masas (radio, Tv,…). La profundidad, la apertura del campo de visión ideológico-estético o lo ameno del mensaje fueron otras formas de enganchar a los clientes.

El principal problema es el gran riesgo de identificación total con los clientes, alejándose, desprendiéndose, de la posición privilegiada que da el centrarse en los asuntos públicos. De dar a los lectores la visión que encaja con sus convicciones o intereses, se pasa a ser un mero suministrador de datos redundantes, a engordar el bucle omnívoro de los lectores en el que los nuevos hechos sólo sirven para apoyar las antiguas convicciones, sin modificarlas ni complementarlas con algunas nuevas.

“un 61 por ciento (…) cree que la situación económica de Andalucía es regular, mala o muy mala” (…) “¿Cómo puede tener una respaldo aplastante de la ciudadanía un partido que acumula más de veinte años en el Gobierno (…)?”

Al señor Ybarra no se le ocurre una explicación más sencilla: Los encuestados no culpan al partido de la mala situación económica. Ya sea porque tienen una visión de la marcha económica desligada de la acción de la administración autonómica o bien porque no creen en la bondad de las alternativas de dirección de esa administración respecto a la economía. Para el estimable director de ABC Sevilla es mejor la explicación de la minoría de edad autonómica a la desafección democrática respecto del nivel autonómico. La segunda explicación tendría como hipótesis adicional que las altas tasas de participación electoral autonómica no son más que los ecos de la adhesión e interés político al debate nacional (o estatal, en el lenguaje de los listos remilgados).

Segundo artículo “IU destina 10.800 euros a contratar magos para los presupuestos participativos. Continúan saliendo a la luz contrataciones realizadas por la Delegación de Participación Ciudadana para la puesta en marcha y elaboración de los presupuestos participativos.
(…)
En esas nuevas contrataciones se encuentra la de una empresa que realiza «un taller de magia y diez actuaciones de magia en el Distrito Macarena en el marco de los presupuestos participativos».
(…)
Otra de las propuestas aceptadas en las asambleas de presupuestos participativos y aprobada para su ejecución es…”

Lamento detectar una deficiencia entre las exposiciones del periodista. Leo y releo y no consigo detectar la diferencia entre

“CONTRATAR (…) PARA LOS PRESUPUESTOS PARTICIPATIVOS”

“OTRA DE LAS PROPUESTAS ACEPTADAS EN LAS ASAMBLEAS DE PRESUPUESTOS PARTICIPATIVOS Y APROBADA PARA SU EJECUCIÓN ES…”

En los presupuestos participativos el responsable político se deshace (delega) de su potestad para designar en qué gastar el dinero. Los ciudadanos (o mejor dicho, los que participan en la asamblea) deciden gastar un dinero en esto o aquello.

O se cuestiona este tipo de participación, o se cuestiona una decisión de las asambleas, o se cuestiona el gasto de organización de las asambleas… pero no creo que se puedan mezclar las críticas en ese batiburillo. Si eres valiente, deslegitimas a las asambleas para tomar decisiones, pero debes exponerte a pedir que los políticos sean omnipotentes, porque los ciudadanos no se preocupan lo suficiente de lo público. O defiendes que el gestor elegido para el cargo debe preocuparse de que no haya un solo bache en el distrito Macarena antes de gastarse un sólo euro en payasos, o defiendes que los que van a las asambleas saben mejor que él lo que conviene al barrio. Ambos argumentos son serios, pero hay que defenderlos con seriedad.

Son tres críticas razonables, que se pueden exponer y argumentar bien desde posiciones válidas. Y podemos discutir sobre las tres aceptando todas, algunas o ninguna, pero no puedo discutir las tres a la vez sin ser un publicista de campaña electoral permanente.

Con cariño a todos los periodistas, como siempre

Patricia sonríe…. y nos da la alegría de la mañana

Luis Rull  

Patricia se adapta a las americas. Del entusiasmo inicial se pasa a la rutina diaria, y mientras va conociendo a gente que le impiden sentirse sola… pero nosotros sí nos sentimos un poco solos sin ella. Menos mal que los correos y el skype nos la traen todos los días, llegando a hablar con ella más a menudo que cuando está aquí…

No me puedo imaginar los tutes de currar que se estará pegando… cortacésped por aquí, trilladora por allá. Y los peones mejicanos sin saber si es de los suyos o de los otros…

STONERIDGE_COUNTRY_CLUB_040

Oráculo de Delfos. Buscando una respuesta, cuando se tiene una pregunta

Luis Rull  

Oráculo de Delfos – Enciclopedia Libre

Buscando una respuesta, cuando se tiene una pregunta.
Buscando una pregunta, cuando ya se tiene una respuesta.

Tomando una decisión, la pregunta es ¿qué hago? Queremos ser niños y que nos digan qué debemos hacer. A veces. No voy a generalizar, ni siquiera metafóricamente, ya que tomamos muchas decisiones y no consentimos que nadie interfiera.

Sapere Aude. Atrévete a saber. Atrévete a ser. Atrévete a decidir.

¿AUTONOMÍA DE QUÉ?

Luis Rull  

Reseña en la Revista/Espacio Ciencia y Sociedad de Madri+d

Sosa Wagner, Francisco. El mito de la autonomía universitaria. Civitas Ediciones S.L., Madrid, 2004. 173 páginas.

Un análisis implacable de la crisis de la Universidad

“Regada así y abonada la planta trepadora de la igualdad, la medianía tiende a apoderarse y enseñorearse del edificio en su conjunto, taponando todos sus respiraderos. Se instaura así la dictadura de la mediocridad”. (p.144) Esta desgarradora descripción de la realidad actual de la Universidad Española es fruto de un análisis serio y riguroso, y no por ello aburrido, que se realiza en este magnífico libro. Estamos ante un estudio sobre uno de los temas que debería ser considerado por la sociedad española como de importancia básica.: La Educación. Una sociedad no es sino lo que son los ciudadanos que la componen, y ésta será más libre y próspera en función de la educación y formación de éstos.

Comienza el Profesor Sosa Wagner su libro sobre el “Mito de la Autonomía Universitaria” recordándonos que “La idea del mito aloja en su seno el invento o la fábula de la misma forma que la concha acoge al molusco”, insistiendo que hay “mitos que oscurecen y trabucan, mitos que deben ser desmitificados”, demostrando conbrillantez que la “autonomía universitaria es un mito que tergiversa la realidad por lo que se impone desvelar su real contenido, desenmascararlo, desnudarlo y mostrarlo en carne viva”. Para ello nos guía desde la constitución de las universidades europeas hasta la situación actual. Recupera de nuestro pasado las raíces que permiten explicar por qué nos encontramos en la situación actual, y nos muestra como siempre han existido personas lúcidas capaces de analizar la realidad universitaria. En este contexto merece la pena no olvidar lo que Fernando de los Ríos afirmaba en 1923 y que el Profesor Sosa Wagner recupera.: “La Universidad moderna ha de cumplir tres misiones: primera, difundir cultura, segunda, formar al profesional y tercera, investigar y crear ciencia. Pues bien señores, la primera está sin tocar, la segunda no la hacemos bien y la tercera no la cumplen más que algunas individualidades”.

Es cierto que no se puede hablar de la Universidad Española como un concepto que incluya a todas la Instituciones de Enseñanza Superior en España. Hay tanta heterogeneidad, incluso dentro de una misma Universidad, que se hace imposible un análisis y diagnóstico general que sirva para todas. Utilizando una metáfora tomada de un artículo del Profesor Ignacio Sotelo (otro brillante estudioso del tema), en las Universidades Españolas existe un denominador común: un mar de mediocridad en el que emergen algunas islas de decencia (islas de conocimiento académico). Pero no parece que la autonomía universitaria esté sirviendo (o haya servido) para que estas islas le hayan comido tierra al mar de la mediocridad, ya que utilizando una expresión tomada del libro que comentamos: “La autonomía universitaria aun siendo una idea vacua, ha hecho daño porque se ha convertido en la maleta de doble fondo que ha permitido meter de matute en la vida universitaria mucha mercancía de contrabando, y la mayor parte de ella averiada”. Muchos han sugerido que la invocación a la independenciano es más que la secular excusa para mantener la mediocridad y expulsar la excelencia, como una fortaleza donde no llegan las demandas de eminencia o las exigencias de una sociedad para con sus fondos públicos.

Nos encontramos en estos días con un nuevo impulso (?) legislador en materia universitaria en España. Da la impresión de que cada gobierno desde el inicio de la Democracia tiene la imperiosa necesidad de hacer “su ley universitaria” (LAU, LRU, LOU). Sería muy conveniente que estos incontinentes legisladores reflexionaran sobre la realidad que nos rodea, que intentaran abrir las “ventanas de oportunidad” que tan brillantemente describe el Dr. Sanz Menéndez (“Estado, Ciencia y Tecnología en España: 1939-1997”, Alianza Universidad 1997) y que aplicaran la prudencia a sus decisiones. En el último capítulo del libro del profesor Sosa Wagner (“Epílogo para reformadores”) se incluyen una serie de recomendaciones que deberían ser de obligado cumplimiento (o al menos de obligada reflexión) para tanto cerebro vacuo con capacidad de decisión. Entre éstas, alguna de tanto sentido común como la necesaria evaluación “externa” realizada por “personas con experiencia y sabiduría –incluidos de nuestro entorno europeo o ajenos a él- que por su prestigio, por su formación intelectual y sus trabajos, por su edad, sean capaces de mirar por encima de las bandas representadas por esa maraña de particulares y egoístas reivindicaciones y pretensiones a que los universitarios creemos tener derecho”.

En resumen, se trata de un libro de lectura obligada para aquellos interesados en el presente y futuro de la universidad pública, hecho por un universitario auténtico que hace despertar la esperanza en las posibilidades, cada día más difíciles, de finalmente poner a las Universidades Españolas en la convergencia con las mejores europeas, y conseguir que las “Islas de Conocimiento” consigan extenderse y comunicarse hasta arrinconar fuera de la Institución al “mar de la mediocridad”.

Luis F. Rull
Catedrático de Física Teórica de la Universidad de Sevilla