Una manera de ver el trabajo, una manera de ver la industria. WordCamp Europe 2016

square-attendee-550x550Este año la WordCamp Europe se hace en Viena. Y vuelvo a estar en la organización, esta vez en el equipo de sponsors, supervisando el streaming y coordinando la parte de español del día de contribuidores .
Un grupo de personas de todo el mundo llevamos más de 10 meses trabajando para que todo salga bien aunque este año he trabajado un poco menos (ser el responsable del montaje el año pasado fue una actividad muy exigente).

Como siempre digo, WordPress es comunidad y también es negocio. Comunidad en el sentido de compartir valores e intereses: Publicar en el mundo digital de una manera libre, abierta y fácil. Y también está la gente que, además, vivimos de hacer proyectos para clientes. Algunos son muy grandes (como Yoast, Human Made, …) y otros somos muy pequeños. Y también hay miles de freelancers viviendo de esto.

Muy poca gente se cree que la organización de un congreso de 2.000 personas pueda hacerse de manera voluntaria, pero es así. Ninguno de los organizadores cobramos por el trabajo. Y no es únicamente por altruismo. Una parte de los organizadores trabajan para grandes empresas o agencias de WordPress, no son freelances. El trabajo dentro de algunas de nuestras empresas ES trabajar en la WordCamp. Yo tuve fácil conseguir permiso (de mi mismo) para dedicar muchas horas a esto. Otros pidieron permiso a sus empresas. Pero para muchos muchos, su trabajo dentro de la empresa ES colaborar en los proyectos de comunidad. Dirigir las traducciones, organizar la WordCamp, hacer test de cada versión, traducir,… No es posible enumerar la cantidad de trabajo que hace la comunidad, pequeños y grandes, sin recibir a cambio nada directamente. Recibimos la tecnología más avanzada disponible, el mejor soporte y los productos más fáciles de personalizar… gratis (y libre).

Pocas comunidades, pocas industrias son como la de WordPress.

Cosas buenas y malas de 2015

Foto de brero

Foto de Brero

3 cosas malas que pasaron en 2015:

  • Mi queridísima abuela falleció y me dejó sin el mejor ejemplo de que es posible ser bueno en este mundo.
  • Rafa, mi socio, decidió que era mejor seguir su camino fuera de Mecus.
  • Perdí gran parte de mi confianza en Andalucía y Sevilla como lugar de futuro brillante.

3 cosas buenas que pasaron en 2015:

  • Celebramos el décimo aniversario de EBE y la primera WordCamp Europa en España.
  • Mi hijo aprendió la tabla de multiplicar con muchísima más facilidad con la que yo la aprendí (y mi hija, contar hasta 20).
  • Descubrí que el mundo va más rápido de lo que parece, especialmente desde Sevilla, pero que con algo de audacia y buenos compañeros somos capaces de mantener el ritmo.