La impotencia de la voluntad

Si quieres algo con muchas ganas, piensa muy fuerte y lucha, seguro que lo consigues.

Este tipo de razonamiento es “mágico”, no racional. Y está más extendido de lo que pensamos. El mismísimo Steve Jobs, paradigmático representante de la revolución tecnológica, caía en sus garras.
Siempre he pensado que los muy listos y los muy exitosos se acostumbran a que, trabajando duro, eres capaz de cualquier cosa y suele sobreestimar sus capacidades. Lo malo es que, muchas veces, para hacer cosas maravillosas hay que tener esa fe irracional en uno mismo o en una idea.

Visto en el blog de Luis Alfonso Gámez, Magonia, que trata sobre supersticiones y misterio, denunciando a todo engañabobo que se cruza por su camino.

La locura de la relatividad (I)

Foto de Dalbera http://www.flickr.com/photos/dalbera/

La ciencia no puede contestar a todo…  pero eso no significa que cualquier duda sea razonable ni aceptable.

Dicho en el programa Escépticos por Pedro Miguel Echenique, Catedrático de Física de la materia condensada y Premio Príncipe de Asturias. (Sus publicaciones le avalan).

Es uno de los principales argumentos de la ciencia ante aquellos que cuestionan, a las bravas y sin criterio, las bases de la ciencia. Para los “pseudo-escépticos” la ciencia está llena de mentiras y siempre cuestionan sus conclusiones con infinitas excusas, tergiversaciones y pruebas imposibles de realizar.

Cualquier duda no es razonable, al igual que ninguna prueba rigurosa debe ser descartada.

Luis Alfonso Gámez y José Antonio Pérez hicieron en episodio piloto de Escépticos, una serie de divulgación científica que no se si tendrá continuidad o no cuya continuación ya está en marcha. Es muy reveladora de que no todo está perdido, pero la gente de talento debe alzar la voz contra las supercherías, ya sean homeopáticas o históricas.

En el capítulo 3 de su mítico libro de introducción a la física, el genial Richard Feymman dijo:

If a thing is not a science, it is not necessarily bad. For example, love is not a science. So, if something is said not to be a science, it does not mean that there is something wrong with it; it just means that it is not a science.

Actualización: Julitros, en los comentarios, nos cuenta la fantástica noticia de que la serie Escépticos tendrá continuidad. Como siempre, los lectores siempre saben más que uno de cualquier cosa.

¿Hay censura en España?

Mahoma- El JuevesHe estado los últimos días intentando convencer a mis amigos extranjeros que lo ocurrido con la Revista El jueves era una cosa puntual, una excentricidad de un juez y un fiscal más que un ejemplo de cómo es la sociedad española. Ahora no lo tengo tan claro. Lo que le ha pasado a Luis Alfonso Gámez con sus críticas al ínclito JJ Benítez es indignante, a la vez que un ataque a la libertad de expresión: Ha sido condenado a pagar a Benitez 6.000 € ¡¡¡por vulneración del derecho al honor!!!

No creo que las afirmaciones de Gámez sobre JJ Benítez y su programa de televisión manchen su honor. Decir que Jesucristo no pudo pasear por un edificio de Roma (por la sencilla razón de que no había sido construido todavía) no puede vulnerar el honor de nadie. Al igual que la revista “El Jueves” ha publicado viñetas sobre la familia Real mucho más ofensivas (soy lector desde hace décadas de esa revista), en España se vulnera de forma más flagrante el honor de muchas personas a diario, y no entiendo que se hayan tomado medidas judiciales en ambos casos. ( y si las medidas son el secuestro de las publicaciones, aún menos, dado lo global de los soportes de información)

¿Hay que se garantistas con el derecho de opinión, con el de información, con el de honor? Terrible dilema. Pero el dilema comienza a oler cuando siempre se cometen los mismos excesos en la misma dirección. En una sociedad como la nuestra, en la que la tolerancia se ejerce por la vía de no cumplir ni hacer cumplir las normas, la aplicación de la normas cumplen el objetivo contrario para el que fueron promulgadas. Una sociedad tolerante ¿no debería tener leyes tolerantes en vez de aplicaciones tolerantes de las leyes? Cuando nadie cumple la prohibición de aparcar en doble fila, un policía al que no le caes bien puede multarte y cumplir la ley al mismo tiempo.

Entiendo que ambos casos son diferentes: el del secuestro de “El Jueves” se realiza “de oficio” por un juez apoyado por un fiscal del Estado. El caso que nos ocupa surge por una denuncia de JJ Benitez, tras largos años de enfrentamiento entre ambos. Pero ambos procesos acarrean momentos desagradables para los implicados … y miedo a los ciudadanos que creemos que tenemos derecho a decir lo que pensamos y no ser perseguido por ello. Al amigo plata, al enemigo hierro y al indiferente, la legislación vigente:

Hay que concluir que las expresiones contenidas en los artículos del Sr. Gámez consistentes apelativos tales como que Juan José Benítez es un estafador, que no dice más que sandeces, un iluminado, que basa su negocio en la mentira, el engaño al público, la tergiversación y sus sucios manejos, siendo su obra y sus programas televisivos una bazofia (…) exceden de los límites aceptables del derecho a la libertad de expresión de su autor y que afectan o pueden afectar muy negativamente, sobre todo si se prolongan en el tiempo y en un medio de comunicación de gran difusión, como es el caso, a la dignidad del Sr. Benítez, fama, buen nombre, prestigio y credibilidad profesional.

Gracias a Dios, el talento suele salir a flote cuando se hunden los barcos. Sólo esta frase de respuesta de Luis Alfonso , entresacada de su entrada de respuesta, demuestra su talento:

Creía que decir que hay pruebas de que el hombre convivió con los dinosaurios era tergiversar la Historia y mentir, y divulgarlo en un programa de televisión, engañar al público. Estaba confundido.

MagoniaLuis Alfonso Gámez escribe en un blog de “El Correo Digital” llamado Magonia (anteriormente alojado en blogger), donde habla de pseudociencias y supersticiones. Magonia es un gran nombre para un blog porque se refiere a los magufos, esos practicantes de pseudociencias que nos rodean y que comparten sus grandes descubrimientos con nosotros. Un ejemplo de su buen hacer es una entrada basada en un artículo de Fernando Savater sobre un encuentro ecuménico:

La reflexión de Savater me ha recordado como, hace no tantos años, los apóstoles de la ufología renegaban de la parapsicología, los de la parapsicología no creían en la astrología, los practicantes de la astrología no se tragaban lo de las visitas de marcianos en la Antigüedad y los partidarios de éstas no profesaban la fe en los ovnis. Ésa era la tónica general entre los expertos de lo oculto: mi creencia es la buena; las otras no. El rechazo de las supersticiones ajenas era una forma de dar solidez a la propia, de dejar claro que uno no era un crédulo de tomo y lomo y que, si pensaba lo que pensaba, era porque lo había meditado y existían pruebas que cimentaban sus conclusiones. Ahora, al igual que católicos, budistas, islámicos y demás hermanados en Barcelona -¿hubo representantes de la fe jedi?-, los engañabobos de lo paranormal no hacen distingos: apoyan con el mismo entusiasmo y fervor la existencia de la piramidología, los platillos volantes, las conspiraciones, el vudú, la desapariciones misteriosas, las casas encantadas, los continentes perdidos, los monstruos, los extraterrestres en las pinturas prehistóricas, los dotados de poderes psíquicos… Como los clérigos de todos los colores, ninguno denuncia la falsedad de lo que dice el otro, no vaya a ser que el otro le saque a su vez los colores. Y, frente a ellos, sólo estamos los escépticos; como únicamente estamos los ateos frente a las religiones.

Ya critiqué la inclusión de un programa de televisión de este tipo en una televisión seria como Cuatro y me gané algunas críticas duras (A demás de una fuente de tráfico y un enlace de Microsiervos). Lo relacioné tangencialmente con la responsabilidad de las cadenas de televisión en la formación de los ciudadanos, pero llegué a la conclusión de que prefería que una cadena privada tuviera el derecho a emitir esas barbaridades puesto que, protegidos ellos, protegen mi libertad de expresión en este pequeño rincón. El debate sobre si estos programas debían o no aparecer en la televisión pública es algo más delicado, puesto que se juega con mi dinero, pero le dejamos para otro día ¿no creéis?

Otro JJ, esta vez Merelo, lo titula de forma magistral: ¿qué es peor que la mentira? Se ha enterado por otra entrada de nuestro amigo José Antonio del Moral. Y Javier nos lo cuenta de primera mano. Pero lo que mejor lo muestra es el propio JJ Benítez. Aquí podéis ver algunos trozos de su programa aludidos en la sentencia:

[kml_flashembed movie="http://www.youtube.com/v/DdIlylb02fI" width="350" height="289" wmode="transparent" /]

Estas son la entradas de Magonia que se refieren a JJ Benitez. Os recomiendo su lectura, puesto que están bien escritas y argumentadas, además de que así podréis ver si el tribunal tiene o no razón:

Actualización (01/08/2007): Microsiervos, uno de los blogs más leídos de España,  se hace eco de la noticia.