De cómo algunos buenos negociantes consiguen engañar

– Oye, quiero plantearte un negocio.
– Dime.
– Quiero que hagas A.
– ¿A? Imposible. Lo que me pides no puedo hacerlo.
– ¿De verdad? Piénsalo un momento. A es bueno para los dos.
– ¡No! A mi no me conviene. Ni a X.
– Bueno, imaginate que haces A.
– ¿Por qué? No puedo, ni quiero hacer A. Además, X no lo aceptaría.
– Ya hablaremos de X más tarde. Plantéate la hipótesis. ¿Cómo podría hacerse?
– No se. No me lo he planteado nunca. Supongo que, como mínimo habría que hacer a1, a2 y a3.
– ¡Que va! Desde luego, a2, no. Pero las demás, sí. Y también a4 y a5.
– ¡Uff! Imposible… ¡pero si yo no quiero hacer A!
– Sólo estoy analizando tu propuesta.
-…

Y ya estás atrapado en su red…

En los negocios (y en la política) todo sería más sencillo si no nos dejáramos engañar con falacias lógicas. Y más aún si no caemos ni en la de petición de principio ni en la ad-hominem.

Ignorancia y lógica: páginas de referencia en la Wikipedia

Hay dos páginas imprescindibles para un adulto contemporáneo: Efecto Dunning-Kruger y Argumento ad hominem.

El primero te enseña a controlar los efectos devastadores de la ignorancia y el segundo a entender que la lógica, la empiria y la argumentación son los únicos modos de aprender, enseñar y dialogar con los demás.

Efecto Dunning-Kruger:

un fenómeno psicológico según el cual las personas con escaso conocimiento tienden sistemáticamente a pensar que saben mucho más de lo que saben y a considerarse más inteligentes que otras personas más preparadas, debido a que su propia incompetencia les dificulta reconocer sus errores y evaluar la competencia de los demás.

Argumento ad hominem:

En lógica se conoce como argumento ad hominem (del latín, literalmente, “al hombre”) a un tipo de falacia. Consiste en decir que algo es falso, eludiendo presentar razones adecuadas para rebatir una determinada posición o conclusión. En su lugar se ataca o desacredita la persona que la defiende señalando una característica o creencia impopular de quien lo expresa.

¿Cuál es el más común en las discusiones pública en los últimos tiempos? ¿Seguimos igual que siempre o hemos cambiado con los años?