TEDxSevilla 2014 Ciencia + Divulgación = Riqueza

El próximo jueves tendrá lugar la segunda edición de TEDxSevilla en el salón de actos de EOI. Este año nos centramos en la importancia de la ciencia y su divulgación:

TedxSevilla quiere tratar en 2014 la relación entre la Ciencia y la divulgación de la misma en la sociedad, identificando fuentes de la innovación empresarial en la tecnología. La carencia alrededor de cultura científica en la sociedad española va paralela a la ausencia en las empresas españolas de procesos innovadores.

02_Portada-con-ponentes_tedxsevilla-facebook1

Creo que hay dos errores de nuestra sociedad que están íntimamente relacionados: La incultura científica y la innovación empresarial.

No conocer las bases de la ciencia nos hace vulnerables, crédulos y manipulables. Por ejemplo,  no saber de estadística permite que publicitarios, contables y políticos nos engañen.

La falta de innovación empresarial impide ser competitivos, la felicidad de los trabajadores y mejorar los productos. Los gestores no suelen entender bien la ciencia, la tecnología detrás de lo que producen y son, por lo tanto, incapaces de innovar realmente ni sacarle todo el  potencial a la organización. Por eso es también es muy importante su cultura científica.

Hemos conseguido un gran plantel de conferenciantes y charlas:

Mola, ¿no?

Desgraciadamente, todavía no hemos conseguido patrocinadores que sufraguen los gastos, por lo que dependemos de la venta de las entradas (40 €) y las donaciones (20€). En Sevilla, las instituciones y empresas no están interesadas en actos relacionados con la ciencia y la innovación, al menos no en aquellos donde no van a lucirse ellos (y menos si  hay alguna posibilidad de que alguien les enseñe algo 😉 ).

Si te interesa la ciencia, la divulgación y la innovación, vente a aprender algunas cosas el jueves que viene. O haz una donación de 10€.

TEDxSevilla. A por otra ilusión

El próximo día 17 de enero tendrá lugar en EOI Sevilla el encuentro TEDxSevilla. No me pude resistir a la propuesta de Joaquín López Lérida y nos pusimos en marcha. Tras preguntar a muchos amigos, escrito decenas de correos y estudiarlo mucho, conseguimos la licencia de TED para hacer la edición hispalense de esta famosa serie de conferencias.

TED= Technology, Entertainment, Design. Hemos querido traer a Sevilla a gente que, desde el enfoque, nos hable de cómo buscar enfoques para un nuevo mundo. 

Tras EBE y WordCamp en 2012, comenzaré 2013 con otro encuentro para gente inquieta que ve las cosas de forma diferente. Y, como en los casos anteriores, con un equipo con el que me siento cómodo y seguro de que lo hará bien:  No soy capaz de hacer las cosas sólo.

Por último, un detalle triste: No hemos conseguido patrocinadores que sufraguen el encuentro. Excepto EOI Sevilla, que con cedernos el espacio ya hace muchísimo, nadie más parece pensar que esto sea una buena idea. Se ve que esta ciudad no tenga dinero para las cosas que me parecen interesantes. La solución es obvia: los gastos habrá que pagarlos con las entradas del público. El resto, habrá que hacerlo con trabajo y ayuda de amigos, que tenemos muchos que ofrecen su tiempo.

Os pongo un ejemplo de una de las charlas TED que más me han gustado, que demuestra muy bien que ciencia, diseño y divulgación pueden estar juntas y llevarse bien:

Es aventurado aspirar a ese nivel de charlas, pero creo que con trabajo y tiempo, lo conseguiremos.

La impotencia de la voluntad

Si quieres algo con muchas ganas, piensa muy fuerte y lucha, seguro que lo consigues.

Este tipo de razonamiento es “mágico”, no racional. Y está más extendido de lo que pensamos. El mismísimo Steve Jobs, paradigmático representante de la revolución tecnológica, caía en sus garras.
Siempre he pensado que los muy listos y los muy exitosos se acostumbran a que, trabajando duro, eres capaz de cualquier cosa y suele sobreestimar sus capacidades. Lo malo es que, muchas veces, para hacer cosas maravillosas hay que tener esa fe irracional en uno mismo o en una idea.

Visto en el blog de Luis Alfonso Gámez, Magonia, que trata sobre supersticiones y misterio, denunciando a todo engañabobo que se cruza por su camino.

La tierra gira alrededor del sol

Una “obviedad” que no se mostró como tal hasta que a unos tipos listos se le ocurrió pensar por sí mismos aplicar un método de desechar mentiras.

Cuando alguien dude de no somos más que polvo de estrellas, ponle este vídeo, para que vea que la posición del espectador da siempre un punto de vista y que hay que encontrar leyes que los incluyan todos.

Según me cuentan, no hay nada como ir a un colegio y explicar cosas a los que quieren aprender. Incluso si es astronomía.

(Vídeo visto en Microsiervos)

La locura de la relatividad (I)

Foto de Dalbera http://www.flickr.com/photos/dalbera/

La ciencia no puede contestar a todo…  pero eso no significa que cualquier duda sea razonable ni aceptable.

Dicho en el programa Escépticos por Pedro Miguel Echenique, Catedrático de Física de la materia condensada y Premio Príncipe de Asturias. (Sus publicaciones le avalan).

Es uno de los principales argumentos de la ciencia ante aquellos que cuestionan, a las bravas y sin criterio, las bases de la ciencia. Para los “pseudo-escépticos” la ciencia está llena de mentiras y siempre cuestionan sus conclusiones con infinitas excusas, tergiversaciones y pruebas imposibles de realizar.

Cualquier duda no es razonable, al igual que ninguna prueba rigurosa debe ser descartada.

Luis Alfonso Gámez y José Antonio Pérez hicieron en episodio piloto de Escépticos, una serie de divulgación científica que no se si tendrá continuidad o no cuya continuación ya está en marcha. Es muy reveladora de que no todo está perdido, pero la gente de talento debe alzar la voz contra las supercherías, ya sean homeopáticas o históricas.

En el capítulo 3 de su mítico libro de introducción a la física, el genial Richard Feymman dijo:

If a thing is not a science, it is not necessarily bad. For example, love is not a science. So, if something is said not to be a science, it does not mean that there is something wrong with it; it just means that it is not a science.

Actualización: Julitros, en los comentarios, nos cuenta la fantástica noticia de que la serie Escépticos tendrá continuidad. Como siempre, los lectores siempre saben más que uno de cualquier cosa.

La importancia de la ciencia

Foto de Dalbera (http://www.flickr.com/photos/dalbera/)

Siempre me ha fascinado la ciencia. Ser hijo de dos científicos ayudaba, pero creo que la ciencia me gusta por la actitud de escepticismo permanente que te da. Es complicado acostumbrarse a que las ideas que tienes pueden no ser correctas. Hasta un cierto punto, todos debemos estar abiertos a mejores explicaciones de lo que nos rodea. Un ejemplo clásico es la transición de la física clásica a la relativista cuántica. Todo lo que Newton explicaba ES correcto hasta un cierto punto. Nunca fue mentira. Sólo era una buena explicación de lo que se podía observar.

Al estudiar en la carrera un libro llamado “La estructura de las revoluciones científicas” (pdf), me di cuenta del papel que las comunidades, los hombres, juegan en la determinación de qué se estudia o si algo es o no aceptado como verdad. ¡Cuánto han aprovechado algunos anticientíficos esos argumentos para atacar uno de los grandes logros de la humanidad! Gracias a Dios, tenemos a gente como Luis Alfonso Gámez o Carlos Elías (UCM) que nos hablan de la importancia de la ciencia como cultura básica, como algo imprescindible para nuestras vidas.

Os dejo este buen vídeo sobre el tema, sobre la importancia de la Ciencia:

Foto de Jean-Pierre Dalbéra.

La simetría es inerte al movimiento. La política española, también.

[Vídeo de Marcus du Sautoy en TED]

Siempre me ha asombrado la belleza que pueden tener la matemáticas. Probablemente porque nunca fui lo suficientemente listo o trabajador como para entender las matemáticas complejas. Pero siempre que entendía un concepto, cuando era capar de entrar en la serie lógica que llevaba un razonamiento, me sentía muy feliz, admirado de la belleza de lo abstracto; pero al mismo tiempo estúpido por no haberlo entendido antes o por visumbrar que, habiendo entendido eso, hay una inmensidad de cosas que conocer después.

En esta charla de Marcus du Sautoy, matemático de la Universidad de Oxford, nos habla de simetría, y del genio de Galois al crear un lenguaje para resolver algunos de los problemas matemáticos más importantes de su tiempo.Y su teoría, que creó un nuevo lenguaje, fue capaz de elevarse del concepto geométrico que la origina (figuras que se mantienen igual cuando se rotan o giran) para crear una nueva rama de la matemáticas, por encima de los juegos de simetrías de figuritas que los legos podemos entender.

Me ha sorprendido volver a encontrarme con la cita de una antigua obra japonesa, Tsurezuregusa

“En todo, la uniformidad es indeseable. Dejar algo incompleto lo hace interesante, y le da a uno la impresión de que hay espacio para el crecimiento”.

Y esa es la sensación que me da la clase política española: todo es tan simétrico que al rotar sobre sus ejes se queda igual. Todo se reproduce igual a algo ya existente, repitiendo una vez y otra hasta el infinito las mismas consignas, iguales prejuicios, análogas ignorancias e infinitas soberbias. Y parece no haber espacio para el crecimiento, para el diálogo o el aprendizaje. Políticos y periodistas se reparte el debate público.

Autocensura y amor a una comunidad

¿Hay días en los que tenéis ganas de vivir en un país diferente?

Criticar donde vives es una actividad peligrosa. Los hay que lo interpretan como soberbia, puesto que osas criticar a tus conciudadanos. Los hay que piensan que es una obligación cívica, ya que, en cierto modo, es una propuesta de mejora.

La autocensura para no dar una mala imagen a los de fuera es algo habitual. Por eso los medios locales son mucho más críticos con la realidad que los de ámbito más amplio (exceptuando a los Estados Unidos, a los que se suelen criticar sin descanso 😉 )

Si añadimos a este cóctel el ingrediente del sectarismo político, nos encontramos que las únicas críticas negativas son las que señalan como responsables de los males a algún partido político.  “La culpa no es nada“, me enseñó una vez alguien a quien aprecio mucho, porque lo importante es encontrar soluciones a los errores. Pero la responsabilidad de las decisiones individuales no puede ser diluida por el comodín “la sociedad lo ha hecho así”.

  • No es de recibo que un banco cierre a las 12:15 un día antes de que comience la feria. (Una sucursal del barrio anexo al recinto ha cerrado a esa hora hoy lunes, día laborable)
  • No es admisible que una ventanilla de una administración esté cerrada una hora y treinta minutos a la hora del café.
  • No es conveniente que se anuncie con total impunidad en medios serios ni se vendan en farmacias  “pulseras energéticas”.
  • Me cuesta no enfadarme tras oír que los empresarios somos todos unos explotadores.
  • Soy un malnacido cuando señalo que no es conveniente que la forma de trabajar de algunos sectores no haya cambiado en lo últimos 20 años. La caída en la productividad relativa con el resto del mundo se paga, antes o después.
  • Por último. Un productor aprobó el guión de este programa. Y un directivo de Televsión lo han mantenido en su puesto. A pesar de esto, sigo creyendo en la libertad de expresión:

Esta feo reírse de la ignorancia ajena. Pero cuando se regodean en ella… es complicado no sonreír, porque la alternativa ante el panorama de España es llorar.

Algo tiene que cambiar. Yo hago autocrítica e intento mejorar, pero me temo que no será suficiente.

La Ciencia sirve para muchas cosas, no la abandones, ella no lo haría

La ciencia espanola no necesita tijerasPuestos a recortar cosas, el Gobierno ha propuesto recortar el presupuesto para la Ciencia española. Aunque han sacado muchas respuestas diciendo que ha recortado gastos corrientes y que la investigación no se verá afectada, ya podrían aumentar o mantener el presupuesto general y poner ese ahorro en proyectos de investigación y centros de excelencia (eso sí, con evaluaciones serias y competitivas, que hay demasiada gente viviendo de la amistad de los gestores)

Esta entrada forma parte de la campaña “La Ciencia española no necesita tijeras“.