Trabajar cansa: conversad, conversad malditos

Foto de Rodolfo V.

Foto de Rodolfo V.

Uno de los libros de Pavese tiene ese título: Lavorare stanca. Abrir un canal de comunicación implica responder cuando te hablan, y contar cosas sobre lo que uno hace o piensa. Para la empresas y profesionales, también.

En mecus nos dedicamos, entre otras cosas, a enseñar a gente cómo es este nuevo mundo.

Una página estática elaborada por el equipo de márketing de una empresa en la que se cuentan las bondades de los productos y equipos de una empresa es la opción tradicional. Cuenta poco y no hay forma de saber cuánto se actualiza ni qué vida tiene esa organización. Si no tienes nada que comunicar aparte de esa visión idílica o no tienes tiempo de enseñar qué haces, bien. Aunque después no te quejes de que no te cuentan qué piensan de ti o que tus competidores tienen una imagen más humana que la tuya.

Si quieres que alguien de fuera maquille tu imagen y defina por ti qué eres y cuál es tu opinión sobre las cosas, contrata una empresa de relaciones públicas que también te lleve la web. Eso sí, después no te lamentes si no han captado bien la esencia de tu negocio o no han sabido responder bien a ese giro que tu sector está dando. Tu compañero, el técnico que prepara las especificaciones de tu producto, te lo había dicho hace meses, pero esa empresa que te cobra un dineral no lo ha pillado. Y ya es tarde para dárselas de vanguardista.

La irrupción de las empresas en la web participativa vino a raíz del éxito de este grupo de chalados que decidió jugar con unas reglas distintas a los medios de comunicación de masas y las instituciones. Un montón de locos decidió que internet le servía para expresar con libertad lo que pensaban. Y descubrieron una forma muy eficiente de generar información precisa y honesta (o más honesta que la tradicional) con controles descentralizados. Y muchos lectores encontraron que esos contenidos eran mejores y decidieron que también tenían cosas que decir, ya fuera en comentarios, blogs, podcast o vídeos. Comenzó la pequeña revolución de los contenidos generados por los usuarios.

Cuando algunos amigos de esos locos que trabajaban en empresas e instituciones vieron cómo estaba cambiando el mundo se dijeron: ¿y si nos adaptamos a esas reglas? A lo mejor es más fácil que lo que hacemos ahora. A lo mejor es más barato. A lo mejor es más eficaz. A lo mejor es lo único que podemos hacer.

Las empresas, instituciones o profesionales que han tenido éxito en este nuevo ecosistema son aquellas que han entrado asumiendo que son un actor más. Un nodo de una red que debe ganarse su sitio con buenos y honestos contenidos. Admitiendo que cada uno es sólo una isla en un archipiélago extenso. Y que la atención y la credibilidad hay que ganársela como en fama: con sudor. Si eres uno más, tienes que dar la cara, explicar quién eres, qué haces. Es marketing, por supuesto. Pero con las cartas encima de la mesa. Sin contratar a jugadores que juegen tus manos. Y si quieres jugar el juego del marketing tradicional, bien. Pero en ese juego también tienes que tener las cartas sobre la mesa.

Y creo que antes o después se cogen a los tramposos. No recomiendo a ninguna empresa hacer trampas. Cuando te pillan todo intento de control de daños es inútil.

El aprendizaje de las habilidades comunicativas ha sufrido, digamoslo así, un cierto declive en muchos países en lo últimos años. No todo el mundo sabe hacer llevar una idea a una audiencia. Pero estoy convencido de todo el mundo tiene la capacidad de hacerlo. Sin ser periodista se puede redactar una buena entrada sobre nuestro último producto. También se puede aprender qué aplicaciones aceptar en facebook y cómo sacarle partido. O qué es meneame y cómo enviar una noticia. Hay muchas cosas que aprender. La mayoría se pueden aprender de forma autodidacta, aunque hay responsables de empresas que prefieren no dejarlo al albur de la curiosidad de sus empleados y contratar a alguien que los enseñe.

Esta historia se diferencia del marketing y la publicidad en muchas cosas. Una de ellas es que otro no lo puede hacer por ti. Las empresas deben aprender que trabajar cansa.

Pavese escribió en su libro/diario El oficio de vivir la siguiente frase:

21 de enero

Antes la potencia servía a las ideologías, ahora las ideologías sirven a la potencia.

Las cosas gratuitas son las que más cuestan. ¿Cómo? Cuestan el esfuerzo de comprender que son gratuitas.

Juan Luis Polo, de eTc, ha escrito una fantástica entrada sobre las empresas en la web participativa que reproduce estas ideas con más brillantez

Foto de Rodolfo V.

Abierto Mecus.es

Mi nueva aventura empresarial, en la que llevo trabajando ya muchos meses, ya tiene web. Mecus.es

Tras más de dos años haciendo cosas con Blogestudio, llegó la hora de trabajar en Sevilla con un equipo propio enfocado en cosas de comunicación.

Ha sido mucho esfuerzo crear esta empresa y agradezco a Rafa (aka raven, bi0xid) que se embarque conmigo. Aquí he escrito algo de la historia de su creación.

Desde el comienzo de la empresa tuvimos clientes que nos ocupaban mucho tiempo y no hemos tenido que ir haciéndola poco a poco en minutos robados a los proyectos que pagan las facturas.

El diseño es de mi amigo Pedro Puig, un brillante diseñador que ha hecho un trabajo excelente por el que le estoy muy agradecido.

Mecus, comunicación blog

Piel de elefante

Esa fue la expresión que más me gustó de un mítico encuentro en las oficinas de DicelaRed en Madrid hace mas de dos años. Las pronunció Ismael ElQudsi, entonces MSN Search Manager (acaba de ser fichado por Havas Media).

Si tienes presencia en Internet, debes acostumbrarte a las críticas. Si no es por motivos éticos, por lo menor hazlo por razones prácticas: no hay muchas formas de acallar las voces. Y las que hay, son complicadas, caras o inútiles.

En aquella reunión de Dicelared conocí a dos de las personas de las que más he aprendido en mucho tiempo: Fernando Serer y Benito Castro. Con la primera me embarqué en Blogestudio y con la segunda en Evento Blog. Rodearte de gente que sabe más que tú no es una buena estrategia.

Ismael me convenció aquel día de que había un espacio en el que ayudar a los profesionales y empresas a convivir con Internet. Y que había un espacio para mí para vivir de Internet. Una nueva dinámica social estaba emergiendo y aposté por lanzarme al vacío, por dedicarme a tiempo completo a lo que me estaba ocupando sólo parcialmente en proyectos de consultoría a empresas.

Benito se preguntaba si la tolerancia que deben desarrollar los políticos a las críticas se podía trasladar a las empresas:

(…) en la conversación y en el simple intercambio de opiniones, hay que desarrollar un espíritu tolerante capaz de encajar las críticas más ácidas ( tener piel de elefante escuche una vez ). Y esto es lo que hacen normalmente los políticos en su quehacer diario, encajar las críticas y contraatacar. Contemplando tal estilo, el uso de los blogs o de cualquier otra plataforma participativa en internet, requiere bajo mi punto de vista un cierto espíritu político. La pregunta es: ¿resulta esto útil o práctico para la empresa?

Mi respuesta:

Dos cosas que la mayoría de las empresas no quieren en sus blogs:

  • críticas negativas
  • difusión de información “delicada”

Cosas que las empresas no deberían querer en sus blogs:

  • insultos
  • agresiones verbales
  • contenidos no legales

Las críticas son buenas porque tienes a gente trabajando en la mejor de tu producto gratis.

La información “delicada” es buena porque descubres que hay fugas de información. Mejor saber que las hay a que existan, las usen contra ti y no te des cuenta de dónde te vienen las tortas.

Aquella reunión se ha convertido en mítica. Podemos ver a gente que hoy está cambiando el panorama de parte de Internet en España: Julio Alonso, JJ Merelo, Octavio Rojas, Javier Celaya, Alvy, Los hermanos Polo (Fernando y Juan Luis), Antonio Mas, Antonio Delgado

Estas son algunas de las crónicas de aquel día (¡qué jóvenes e ilusos éramos!):

Y algunas fotos de JJ Merelo

Nota: Algunos enlaces no llevan donde debieran. Intentaré actualizarlos.

Actualización: ¡¡¡¡¡¡¡Puse NO es buena estrategia!!!!!! Craso error. Perdón a los aludidos. Quería un halago y parece lo contrario.

RullCorp 1: ¿qué hacer con un blog corporativo?

Above the crowd. Apes abroadSiguiendo el comentario de ayer sobre el aprendizaje, también ayuda la gente que resume sus ideas y las comparten. A veces te refuerzan en las tuyas y otras te sugieren nuevas.

Me ha gustado el resumen de José A del Moral hace de las recomendaciones que Guy Kawasaki ha sacado del libro de Lois. José Antonio lo ejemplifica con el uso que hace de su blog un cliente de blogestudio, Martin Varsavsky) ¿qué debe comunicar una empresa en su blog corporativo?:

  1. Aspiraciones y Creencias: ¿Cuál es tu proyecto de dominación mundial?, ¿Cuál es tu gran idea?, ¿Cómo la llevarás a cabo?, ¿Qué tendencia social que va a cambiar nuestro has logrado ver antes que nadie? ¿Cuáles son tus principios éticos en tu trabajo? Si cuentas cómo eres, cómo piensas, cuales son los ejes de tu negocio, es más sencillo que los lectores vean a las personas que están detrás de un proyecto, antes de ver una institución impersonal, una máquina de hacer dinero. David de Ugarte (en esta entrada) y sus compis de Las Indias Electrónicas son un buen ejemplo (en este caso Pablo Mancini habla de Aprendizaje a distancia e interfaces).
  2. Eres David, encuentra tu Goliat. Nada como un poco de victimismo para que la gente se identifique contigo. Si estás en contra de alguien poderoso y te atreves a desafiarle, tendrás la simpatía de muchos… aunque seas General Motors, siempre puedes buscar a alguien importante que se meta contigo y que no lleve razón (por ejemplo, El New York Times). Puede ser que de verdad alguien poderoso te haya puesto en su punto de mira, pero puede ser que tú pongas en tu punto de mira a alguna “vaca sagrada”, a algún filisteo: Así de seguro te sientes de tu proyecto.
  3. ¡Que viene el lobo!: Contar cómo es la nueva gran ola, la nueva idea que cambiará el mundo, o el nuevo peligro del que debes protegerte es una buena forma de posicionarte como un “enterado”. No hay que abusar (no queremos que nos tomen por un Pedro cualquiera), pero especular sobre el futuro es bueno, denota imaginación y mente abierta. En el mejor de los casos te citarán como gurú y en el peor te llamarán fantasma (pero hablarán de ti)
  4. Inconformista, Mosca cojonera. ¿Hay algo que todo el mundo da por supuesto y que sabes que no es verdad? Afirmar que una idea aceptada por todos, generalizada y no cuestionada, es errónea o que ya no es válida. Si no están de acuerdo contigo, igual te cuentan por qué… eso es ya atención e información que estás obteniendo. Back to basics es una expresión que siempre me ha gustado: revisa los presupuestos, en el peor de los casos, habrás reflexionado sobre lo que mueve tu mundo. Otra cosa es provocar, cual vulgar troll para montar follón o dártelas de postmoderno irredento.
  5. Inquietudes, ansiedades, preocupaciones. Da algo de miedo, cuenta alguno de los tuyos. como somos poco originales, seguro que los compartes con algunos clientes o amigos (o con Shreck). Si te dan la solución… priceless.
  6. Cuenta una historia, a ser posible TU historia. Cuenta cómo llegó la organización a donde ha llegado, o las peripecias que pasaste para descubrir tu gran idea. O cómo llegó ese compañero a involucrarse en esta locura. Contar una historia, dar los antecedentes de algo da vida, sangre, realidad a un proyecto. Story Factor es un buen libro que te enseña a hacerlo. Hasta los empleados de Google se sugestionan con el manido discurso de Steve Jobs en Stanford (¡¡Mantente hambriento, mantente imprudente!!) Hay gente de carne y hueso en lo tuyo: enseña algunas cicatrices y cómo te las hiciste.
  7. Consejos prácticos ¿Cómo se hace algo? Da algunos consejos sobre truquillos de trabajo diario (leer correos, evitar virus, organizar el tiempo,…), o sobre cosas más pedestres (cómo pedir un préstamo en el banco, bajarse porno de internet,…).
  8. Clase, prestancia, glamour. Habla de gente conocida, aunque sean del corazón, y relacionalas con lo que hace tu organización. El mínimo común múltiplo es un elemento que nos une a todos, por muy vulgar que sea. Una referencia que todos conozcan es una referencia fácil de usar, que no necesita de mucha explicación. Un buen referente es aquel que se explica sólo.
  9. Actos, suceso, fechas especiales,Eventos. Bloguea sobre sitios a los que vas, reuniones, conciertos (darás envidia). Que se note que sales físicamente de tu despacho, que ves más luces que las de tu pantalla, y que lo haces para ir a sitios muy chulos con gente muy interesante. Lo más serio es hablar de previsiones para la nueva temporada, el plan de la empresa para el nuevo trimestre. Es más difícil escribir entradas interesantes sobre esto último pero ¿quién dijo que tener un blog corporativo fuera fácil?
  10. JA del Moral añade tres:
    1. Usa palabras con connotaciones sexuales
    2. Haz listas de 10 elementos
    3. Ordena a gente. Dí quién es el primero y el último en algo. Si es sobre blogueros, mejor.

Esto no es una entrada en la que se dan 10 razones para escribir un blog.

Foto de Apes Abroad

¿Quién es David y quién Goliat?: General Motors (blog) vs New York Times (Friedman)


Los pasados días he asistido a una discusión entre un periodista – columnista – economista y una de las empresas más importantes del negocio de la automoción, General Motors (GM).

Friedman usaba uno de los periódicos más importantes del Mundo y General Motors… ¡¡¡SU BLOG!!!

Es como si David y Goliat cambiaran sus armas y se enfrentaran de nuevo. David lucha con la lanza (que cargaba a su espalda. Esta era tan gruesa como un palo de telar, terminaba en una punta de hierro y pesaba siete kilos) y Goliat con una piedra y una honda. (*)

David usa el arma tradicional, con una tirada de muchísimos miles de ejemplares, que sólo (oficialmente) puede leerse suscribiéndose al periódico o comprándolo en formato de árboles muertos. Usa un sistema de publicación carísimo para ambos formatos, además de una legión de maquetadotes, impresores, correctores, distribuidores,…

Goliat, con un blog cuya implantación no cuesta ni la mitad de lo que cobra David, responde, en abierto, para todos aquellos que les interesa (y a los que les interesará en el futuro), dejando que miles de ojos y bocas examinen el problema y les den más argumentos.

Este es un resumen de la disputa (con posibles errores debido a mi oxidado inglés):

  • PASO 1. Friedman, autor de uno de los libro de moda escribió un artículo en el NYT llamado “Quick Fix for the Gas Addicts” , el original para suscriptores aquí , criticando muy severamente una campaña comercial de GM en la que se garantizaba un precio máximo de la gasolina, “dando a los clientes la oportunidad de disfrutar de los vehículos GM de alta eficiencia de combustión en sector de tamaño medio” (This program gives consumers an opportunity to experience the highly fuel-efficient vehicles GM has to offer in the midsize segment).Friedman hace un alegato contra GM por incluir en esa oferta grandes todoterrenos y otros coche que consumen muchísimo combustible, comparando la compañía con un camello de crack que suministrando la droga a sus adictos, eternizaba su dependencia. Llega a argumentar que GM es un gran peligro para el futuro de USA y que desea que sea desbancada por Toyota, por el bien de su país.Termina hablando de la relación de la guerra de Irak con la crisis energética y aboga por instaurar un (muy poco probable) impuesto sobre la gasolina para fomentar el uso de motores más eficientes.
  • PASO 2. GM, que no estaba de acuerdo, hizo lo que hacen todas la compañías desde el XIX: mandar una carta respondiendo a las acusaciones al director del periódico, pero como no está muy seguro de que se la publiquen completa, da un paso del siglo XXI: la publica en su blog.(Hipérbole y Difamación en el New York Times). Y deja que los lectores comenten la noticia, deja que los fans de GM apoyen su punto de vista (o los rebatan)GM argumenta que sus coches no son tan ineficientes, que tienen la línea más completa de coches eficientes del mercado, que tienen una línea de investigación fuertemente financiada de nuevos combustibles (Pilas de hidrógeno y otros combustibles), que sus coches son, en términos generales, menos contaminantes que los de la competencia (Toyota y Nissan, famosos por gastar menos).Sostienen que el principal reproche que les hacen, que no están preocupados por la dependencia petrolífera de USA, es radicalmente falso.Continúan hablando de los grandes coches, de los que gastan mucha gasolina, que se venden porque a los consumidores les gustan, y que todos los fabricantes venden esos coches, no solo ellos.
    (Los comentarios de los lectores son geniales. Ni uno solo es irrelevante)
  • PASO 3. Friedman responde (en el NWT) a la entrada en el blog. Enlace original (De pago) y enlace copiado.

    Steven J. Harris, and his colleagues denounced my argument in a formal statement and on G.M.’s corporate blog.

    ¿A quién se refiere con “sus colegas”?

    Para él es una cuestión de perspectiva: cree que es mejor que los fabricantes compitan en un mercado con la gasolina a $3.99 que crear uno artificial de $1.99 (el precio final para los clientes que se acogieran a la oferta), que ellos hacen (y venden) máquinas que gastan mucho combustible. Y a pesar de eso, están al borde de la bancarrota, (Nota propia: como casi todos los fabricantes norteamericanos)

  • PASO 4. GM responde a la respuesta.

    Editor’s note: Yesterday, Thomas Friedman of The New York Times devoted 1,279 words (subscription required), a full quarter of the Times’ Op-Ed page, to respond directly to this blog’s June 1 post by Steve Harris, which addressed Friedman’s earlier criticism of GM. That the Times would respond in that way to any blog posting is significant. Here’s Steve’s response to Mr. Friedman’s defense.

    Y comienzan dándole la razón: Hay que reducir el consumo y la dependencia del petróleo de USA. Sólo están en desacuerdo con la forma que propone Friedman.

    GM incide que en son los consumidores los que tienen que cambiar sus preferencias ya que, mientras que ellos quieran coches que consumen mucho, seguirán vendiéndolos. Su papel es hacer coches limpios lo más atractivos y baratos posible, para romper el círculo viciosos de la gallina y el huevo (el motor limpio y el combustible limpio). Incluso pone el ejemplo de Brasil.

    Y le invitan a Detroit a ver cómo hacen su trabajo…

¿Cómo terminará el culebrón?

Joseph Pratt dice que ahora GM es David y un simple columnista, Goliat.

A mi me ha parecido una discusión muy instructiva, en la que he podido ver la profundidad de ambas posturas. Y eso que no sé casi nada de coches. GM recibió un fuerte ataque (en forma de crítica) y ha usado (que yo haya visto) armas muy poderosas y baratas: inteligencia y blogs.

La pelea ha sido desigual, pero esta vez la gran corporación se enfrentaba con una onda y el intelectual crítico con la gran lanza.

En España no veo este tipo de artículos, probablemente porque los periódicos son más miedosos respecto a los anunciantes o prestamistas. (Corte Inglés – B Santander) ¿O es que los columnistas no se meten en cosas tan complicadas?

Alguien en GM cree en los blogs.
Y alguien del departamento de Comunicación habrá dicho: ¡esto va vía blog, así y así!
Alguien hace muy bien su trabajo.

Un enlace muy divertido, de Tom Guarriello:
l have a lot of respect for Tom Friedman. He’s an astute observer of the global scene and writes well on a wide variety of issues. For that reason, I’d like to say, “come on back down to us on earth, Tom. We miss you.”

Actualización: Enrique Dans glosa esta entrada en su blog. Selecciono un párrafo que me ha gustado (evidentemente Enrique cree que el tipo de cosas que hacemos en blogestudio son importantes y tienen futuro):

Yo me quedo con el significado de un intercambio de opiniones entre una compañía y un medio, y la diferencia que supone para la compañía poder responder al medio en igualdad de condiciones, con una voz propia. ¿Se puede considerar igualdad de condiciones el intercambio entre un periódico con una tirada descomunal y un blog corporativo? A efecto de peso mediático, obviamente no, pero sí cabe pensar que vamos a un punto en el que todo aquel interesado en ver la reacción de una compañía ante algo así se dirigirá de manera inmediata al blog corporativo de la misma, a ver qué tienen que decir. Toda una nueva dimensión en la comunicación corporativa, en la forma de hablar de las emrpesas, etc. ¿Quién tiene el poder? El NYT, que habla a través de un editor y tiene un altavoz enorme para difundir sus opiniones, o GM, que además de tener su blog, tiene la decisión sobre dónde inserta o no inserta millones de dólares en publicidad?

(*) La historia bíblica da para mucho juego en este tema. En unos días, más comparaciones.
http://mtadmin.gmblogs.com/cgi-bin/mt-tb.cgi/213

Comunicación y Poder: el monopolio de la comunicación.

Comucor: El blog corporativo es tarea de la Comunicación Corporativa, así titula Benito su última entrada.

Yo, como de costumbre, no estoy de acuerdo y le comento:

If you talked to people the way advertising talked to people, they'd punch you in the face

Para la comunicación corporativa de las empresas, ya están las notas de prensa y las secciones de “noticias” de las webs.

Si bien puede coordinar/supervisar el contenido o implantar un libro de estilo, la gente del departamento de CC no deben ser más que unos empleados más que usan el blog de la misma forma que el resto de los empleados. Canalizar toda la información quita gran parte de la efectividad y de la credibilidad de un blog. Si queremos enseñar la parte humana de una empresa, debemos dejar a los seres humanos de la misma que comuniquen sus puntos de vista, su trabajo.

Para huir del tufo de la publicidad, debemos limpiarnos bien. Es posible que la ropa que nos debamos poner deba venir del departamento de Comunicación Corporativa, pero lo que hay debajo deben ser humanos, no maniquíes.

Entiendo las reticencias a abandonar la interlocución de la empresa por parte de los departamentos de Comunicación, pero creo que es un miedo infundado. Ello siempre tendrán la directriz de las estrategias y la capacidad de encauzar las aportaciones de los empleados, directivos o dueños en la dirección deseada, pero nunca monopolizando la autoría de los blogs.

Es importante abrir canales de comunicación para obtener la confianza de los que están fuera de la organización, pero la honestidad es el prerrequisito para recuperar la franqueza perdida por los abusos de la publicidad “propagandística”.

Actualizaciones:
(1) Enrique Dans toca también el tema (incluídos comentarios muy interesantes) nos pone la viñeta de arriba, de Hugh McLeod

(2)Por otro lado, la entrada de Benito ha tenido algunas respuestas muy interesantes.
dijo…

benito castro dijo…

Primero, lo primero. Eres un poeta Luis. Y segundo, acepto el punto de vista, pero alguien, algún departamento, tendrá que estar al tanto del tema del blog corporativo desde el punto de vista de la empresa, al margen de posicionamientos personales.

2:45 PM

claudio
claudio dijo…

Hola Benito, yo lamentablemente tampoco estoy de acuerdo con algunos de los puntos que expones:

1) La comunicación corporativa no siempre ha estado acostumbrada al diálogo. Hacia el exterior vemos que aún las empresas no dialogan con sus públicos y hacia el interior seguimos viendo a organizaciones con una comunicación descendente y vertical con muy pocos canales de feed back y de escuchar a los empleados.

2.- Yo entiendo la cultura corporativa como el conjunto de valores (misión, visión).Creo que la cultura corporativa se basa en valores universales pensados desde las raíces de la empresa, pero orientados al público y a la sociedad. Y no olvidemos, materializada en el hacer. Aquí ya hablamos del punto 8 que mencionas.

Luis, estoy de acuerdo contigo también. Creo que debemos dejar a los seres humanos que trabajan en esa organización que se comuniquen tal cual son si queremos humanizar el mensaje. Ahora bien..siempre se puede intentar canalizar o ver que esos mensajes que emite esa persona sean positivos para la misión de la empresa.
Saludos

9:11 PM

benito castro dijo…

El diálogo, como clave fundamental de la blogosfera, es una absoluta novedad para todo el mundo. La C. Corporativa, es sin embargo la que, como disciplina empresarial, más se acerca a esa forma de operar, ya que, desde su nacimiento, tiene entre sus características definitorias el uso del diálogo con los públicos para conectar intereses y alcanzar unos determinados objetivos.

Respecto a la cultura corporativa. No me parece mal lo que dices, pero es un pelín más sofisticado que lo que yo apunto (conjunto de ideas que nos definen como organización,o misión, visión…). Lo siento, pero me parece más evidente lo mío, y más claro.

Octavio Rojas
Octavio Rojas dijo…

¿Quién mejor que un “apasionado” por su trabajo para escribir un blog?

¿Quién mejor que quien desarrolla un proyecto para hablar sobre lo que hace en el día a día?

Por supuesto que la gente del departamento de comunicación corporativa puede participar en el mantenimiento de un blog, pero creo que sólo si tienen pasión por la empresa.

Sino, serán plumillas a sueldo y eso se acabará notando.

Saludos.

12:42 AM

benito castro dijo…

Sí la pasión está muy bien, y es un aspecto clave en el proceso de la producción bloguera. Yo desde luego lo noto personalmente.

De otro lado, y desde una perspectiva global de la empresa, habrá que aplicar también los planteamientos lógicos de ésta.

Gracias a todos por vuestras aportaciones. Es bien sabido que entre todos tejemos el conocimiento de hoy y mañana.

Abrazos. Benito.

7:44 AM

benito castro dijo…

Otras ideas que no quiero que se me escapen…

Tendríamos perspectivas diferentes si el blog es interno o externo. En ambos, si la empresa es la que facilita ese marco de comunicación, sería la C.Corporativa la que desarrollaría el proyecto, con unas determinadas reglas de juego (libertad de opinión, moderación en algunos sentidos…).

Hacia el interior habría especifidades, igual que hacia el exterior, que podrían plantearse en función a las normas que el propio fenómeno blog tiene y, también, en función de las propias características de la empresa.

Y por último, habría casos y casos. Nos referimos a una herramienta flexible como es el blog en tanto plataforma de comunicación. Y cuando digo casos y casos, me refiero que cada cual adaptará el blog a sus circunstancias.

Dado el escasísimo eco que, de momento, tienen los blogs en la empresa española, lo único que hacemos es un ejercicio mental de lo que nos parece que deben ser las cosas. Tenemos, eso sí, las referencias estadounidenses aunque, al fin y al cabo, si cada persona es un mundo, ¿que sería cada empresa?, una suma de mundos, ¿el universo por tanto?

Reitero mi agradecimiento por la aportación de todos.

Un abrazo.

7:58 AM

5 de 9… según Edans

Pues me he encontrado que tengo 5 de los nueve libros sobre blogs y derivados que recomienda Enrique.

Esto va por mal camino…¿cómo vamos a sacar algo nuevo si todos leemos lo mismo. Es normal que en esta pequeña comunidad todos nos llevemos “tan bien”… estamos todos de acuerdo en casi todo (ya que leemos lo mismo)