Esperando a que escampe

Mirando la lluvia caer.

A veces,  esta lluvia no nos permite caminar por las calles con comodidad, vender cervezas en las terrazas o reparar el asfalto.

Nos quedamos mirando cómo cae el agua, impasibles, obnubilados, impotentes. Todo lo que pasa a nuestro alrededor lo deciden fuerzas superiores, o lo que es peor, el azar (que no podemos controlar). El hastío nos obliga a esperar a que algo cambie, que alguien tome una decisión que nos permita/obligue salir a la calle, ir donde queremos ir. Esperando a que escampe. Esperando a que pase la crisis.

Andalucía no puede seguir como está ahora. Tenemos que cambiar.

Watching_the_rain_Sevilla_ccpixel

Foto de CCPIxel

A lo mejor nos falta narrativa, a lo mejor es bueno seguir callados porque así hay más estabilidad. Igual tenemos que comprender el miedo del que piensa que no puede arriesgar lo poquito que tiene. O que no se lo merece.

Unos me acusarán de neoliberal, que estoy echándole la culpa de la pobreza y la desesperación a aquellos que la sufren. Suelo recibir esas críticas porque todo aquello que suena a esfuerzo individual, iniciativa autónoma o proyecto singular les parece que es una justificación (o exaltación) del “capitalismo“, del “sistema“. Nada más lejos de mi intención: La pobreza, la ignorancia y el paro que sufre Andalucía tiene orígenes colectivos, no responsabilidades individuales. Pero ante la coraza de la imposibilidad de cambiar “el sistema” con el que se blindan,  a veces surgen discusiones bizantinas que no llegan a ninguna parte. U oportunistas que sólo quieren tu voto, su oportunidad de pillar poder político, para lo cual están dispuestos a decir cada una de las cosas que quieres escuchar. A mejor estudio de marketing, más público objetivo alcanzado y mejores promesas ilusionantes.

Mi tesis principal es que hay mucho margen para mejorar individualmente, tanto en el trabajo como en la esfera pública. Podemos ser más proactivos buscado mejoras en nuestra productividad en nuestro trabajo, o demandando públicamente a un político del partido que apoyamos que no haga esto o aquello, dando así un poco de aire limpio a una espacio público habitualmente sectario, maniqueo e incrédulo.

Es posible que también se me digan que soy vendehumos o charlatán motivacional de feria. Alguien que constantemente apela al optimismo, a que la voluntad es lo único necesario para lograr algo: “todo es posible”, “si quieres, puedes”, “el triunfador es el que nunca se rinde”. Gente que nos hace sentirnos bien, porque nos convencen de que todo aquello que está en nuestra cabeza puede convertirse en realidad. Esas peligrosas personas que nos hacen sentir con ilusión, que nos dan una esperanza, meten en el mismo saco los miedos personales que limitan nuestras capacidades con las dificultades insalvables de un mercado que no existe, o lo mezclan con nuestra ignorancia. Tampoco soy de esos, pero sí, creo que hay mucho margen para crear nuestro lugar, nuestro nicho, nuestra atalaya.

Tengo claro que lo primero es deshacerse de la mentalidad infantil, subordinada y servil que tenemos respecto a nuestros gobernantes (gobiernos y oposiciones) y élites sociales. Igual hay cosas más importantes que resolver en Andalucía. Pero ésta la veo clara, imprescindible y …difícil de conseguir.

Tras años de ver irse a algunas de las mejores mentes de Andalucía, es ahora cuando estoy viendo el efecto de su marcha. La emigración tiene, entre otros, un efecto devastador: nos quedamos aquellos capaces de aguantar lo que sea.

(Tras un año retocando esta entrada regularmente, ya era hora de publicarla)

De cómo algunos buenos negociantes consiguen engañar

– Oye, quiero plantearte un negocio.
– Dime.
– Quiero que hagas A.
– ¿A? Imposible. Lo que me pides no puedo hacerlo.
– ¿De verdad? Piénsalo un momento. A es bueno para los dos.
– ¡No! A mi no me conviene. Ni a X.
– Bueno, imaginate que haces A.
– ¿Por qué? No puedo, ni quiero hacer A. Además, X no lo aceptaría.
– Ya hablaremos de X más tarde. Plantéate la hipótesis. ¿Cómo podría hacerse?
– No se. No me lo he planteado nunca. Supongo que, como mínimo habría que hacer a1, a2 y a3.
– ¡Que va! Desde luego, a2, no. Pero las demás, sí. Y también a4 y a5.
– ¡Uff! Imposible… ¡pero si yo no quiero hacer A!
– Sólo estoy analizando tu propuesta.
-…

Y ya estás atrapado en su red…

En los negocios (y en la política) todo sería más sencillo si no nos dejáramos engañar con falacias lógicas. Y más aún si no caemos ni en la de petición de principio ni en la ad-hominem.

De confianza, salvadores y pereza

(Simplificando, que ya no soy académico)

La democracia representativa exige confianza. Los políticos, como los médicos, te piden que aceptes su criterio y les dejes hacer, que todo saldrá bien.

La democracia participativa, en rasgos generales, permite (y exige) de los ciudadanos una participación mucho más constante.

Entre estos dos polos teóricos se coloca la realidad y la práctica. A mi me preocupa que, en momentos de ilusión y desilusión a partes iguales, tras la constitución de muchos gobiernos y corporaciones nuevas, se olvide que nos piden confianza y damos participación.

La nueva política promete tratar a los ciudadanos como adultos y dejarlos participar. Pero no es una promesa nueva. Los cínicos modernos avisan, no sin parte de razón, de que todos los políticos quieren poder y que no lo compartirán. Otros han venido antes y han prometido participación y las han dado… selectivamente. Eso les da una coartada para no involucrarse en la toma de decisiones… y permite que la profecía se autocumpla.

Es posible que las promesas de dejar participar sean honestas. Es posible, que siendo honestas, no se puedan cumplir. Es posible que no se cumplan por la inexistencia de voluntad por parte de muchos ciudadanos de participar.

Es posible que las promesas de dejar participar sean un engaño. Es posible que siendo un engaño, se encuentren con un gran número de personas de diversas dispuestos a dar a conocer su opinión y exigir que se cumplan sus demandas. Y no tendrán más remedio que escuchar.

En todo caso, si de verdad debe haber un cambio, hay que actuar masivamente como ciudadanos responsables y adultos, sin delegar a los de siempre, políticos y asociaciones. Me cuesta creer a aquellos que se quejan de que esta democracia es poco participativa sin haber pasado por ninguno de los consejos participativos de su ciudad. Y los hay en casi todas, incluida la ciudad de Sevilla. 😉

Otro problema, como siempre, es el de la visibilidad. La participación de los ciudadanos no es algo glamuroso o con efectos rápidos. Los medios no suelen informar de estas cosas, no son lo suficientemente emocionantes… porque no nos suelen interesar. De nuevo, la pescadilla que se muerde la cola.

La democracia participativa, como el trabajo, cansa. ¿De verdad estás dispuesto a currar o es sólo una consigna de moda?

Un viejo amigo, honesto activista de barrio, me dijo hace mucho tiempo:

 O influyes o influyen en tu nombre… pero raramente defendiendo tus intereses.

Aprender es el fin: ¿Se pueden seguir inventando medios?

Estamos esta semana Rafa y yo en Bogotá para dar un curso de WordPress en Platzi. En Mecus llevamos muchos años enseñando, desde lo más básico a lo más avanzado, en escuelas, empresas, administraciones. Personalmente, la parte que más me gusta de los proyectos de creación de webs es la formación al cliente para que sepa manejar el sistema de manera autónoma.

WordPress para nosotros es una herramienta de comunicación y un modo de ofrecer soluciones a los clientes, pero también algo que merece la pena ser divulgado y enseñado (incluso escribimos un libro: WordPress para Dummies).

Debo confesar que enseñar es lo que más echo de menos de mi etapa académica (que terminó hace ya diez años), pero hay ocasiones en las que ha sido mucho más gratificante que las clases de Metodología de investigación y SPSS que daba en la Universidad. Cuando lo que enseñas tiene una aplicación inmediata, una utilidad para otra persona, es fantástico. En las ocasiones en las que hemos dado clases a desempleado hemos contribuido a crear empresas y lazar carreras profesionales. No os podéis imaginar lo gratificante que es ir enseñando cómo crear webs y ayudar al mismo tiempo a crear un negocio. Ver como hay veces en las que los ejercicios de WordPress no eran simulaciones, sino proyectos que los alumnos iban a vender o empresas que se les había ocurrido montar durante los cursos. Creábamos con ellos su propio futuro mientras aprendían.

Suele haber discusiones sobre la educación con muchos profesionales de ambos lados de la trinchera (modernos/tradicionales) muchas veces se olvida que el objetivo de todo es aprender. Si lo que se aprende es más útil para ser feliz o encontrar trabajo es otra discusión completamente distinta. Se discute si enseñanza de religión o no, Powerpoints o tiza, Deberes o proyectos…; y mientras, gente como Freddie y Christian han montado un proyecto impresionante con Platzi (Antes conocida como mejorando.la y  antes conocida como maestros del web). Han creado una empresa con un buen montón de gente brillante que enseña a miles de personas habilidades que les sirve para encontrar o mejorar su trabajo.

La enseñanza a distancia, esa industria que no para de evolucionar.

La gente de Platzi ha probado y creado muchos sistemas de enseñanza desde hace mucho tiempo. El principal que tienen ahora son clases en vivo en dos turnos apoyados por un sistema de foros y materiales adicionales. Durante las sesiones hay un chat para los alumnos y preguntas al final de las sesiones, un foro para ir aprendiendo y enseñando posteriormente y, por supuesto, los vídeos de las clases.

Plazti enseña habilidades concretas, centradas y útiles, no grandes cursos ni MOOCs elefantiásicos que poca gente termina. Aunque su forma de ver las cosas no pretende ser aplicable en todos sitios, se centran en habilidades, en mejora continua de lo que los alumnos necesitan o demandan. Y ese es el secreto de la fidelidad y el alto porcentaje de alumnos que terminan los cursos (y vuelven por más):

“Today, people upgrade themselves constantly to update their knowledge. They’re no longer looking for academic knowledge; they want real experience,” Vega said. “People are hired for their portfolios and projects. That’s why we focus on the design, marketing and programming disciplines that are not well served by current online learning services.”

Entrevista en TechCrunch

Cuando uno ve un proyecto que tiene éxito debe pensar en lo complicado que suele ser llegar allí. Cuando uno ve Twitter o Platzi, que es obvio que la forma en la que funciona es la correcta. Lo ve como “la solución natural”. Pocas veces se para la gente a pensar en que el proceso de un éxito empresarial (o no) es muy duro, y raramente termina del todo. Evolución o muerte. Dar con la forma en la que las cosas funcionan es, por lo general, muy muy difícil y fruto de ensayo y error constante. Y de un equipo: en las pocas horas que llevamos en Bogotá, hemos visto como sólo con gente de talento, entusiasta y trabajadora son capaces de tener una máquina tan bien engrasada y capaz de incorporar novedades constantemente.

Lo dicho: la educación es aprender, ya sean habilidades específicas o grandes saberes que nos hacen más felices y nos preparan para el mundo. Si olvidamos ese gran objetivo, la discusión se vuelve bastante inútil.

(Nota: Platzi fue elegida pora Y Combiantor, una de las empresas de inversión de más exito de Silicon Valley, para su programa de aceleración e inversión)

Cómo hemos cambiado: 9º Sunrirse Blog Club

Granada 2007. Reunión de blggers

Año 2007. Granada

Desde que comencé a escribir mi blog, no había pasado tanto tiempo sin escribir en él. Paradojicamente, he escrito en en los últimos 4 meses en 6 sitios distintos. A veces en mi nombre, otras en el de un colectivo, las menos, sin firmar.

No es la falta de tiempo la que me impide escribir en mi blog. Ya hace tiempo que dejé de creerme esa mentira que me decía a diario. Si encuentro tiempo para escribir en mi twitter o ver la tele un rato antes de dormir, tengo tiempo para escribir alguna líneas cada dos o tres días.

Lo que ha cambiado en mi es la capacidad de mostrar una idea, con mi nombre, la ganas de contar lo que pienso de una manera reposada y larga. La instantaneidad de las respuestas de twitter o facebook son adicciones silenciosas, casi invisibles. Quizás nos volvemos tan egocéntrico e inseguro que necesitamos respuestas y refuerzos inmediatos.

Mañana me han invitado al Sunrise Blog Club, donde vamos a hablar de cómo hemos cambiado.

Casciari lo contó muy bien hace muchos años, en la clausura de EBE08, el congreso que coorganizo desde hace 9 años. Dejamos de ser un fenómeno para normalizar la herramienta, para ser otra manera de contar lo que queremos.

Una organización en red es una organización de personas responsables, no de jefes y autómatas

Automattic-bi0xid-zeCada uno debe saber su función en la misma y no debe esperar a que le manden o controlen exhaustivamente qué hace o deja de hacer en su día a día. La organización confía en el corto plazo que el individuo se organizará y coordinará con quien deba hacerlo. Ya algún profesor nos hablaba en los 90 de este tipo de organizaciones en la facultad de Ciencias Políticas y Sociología de Granada.

Un jefe y un autómata son roles que funcionan en muchas organizaciones, pero en aquellas que el trabajador tiene que ser creativo, en las que puede hacer el trabajo a distancia y en la que quieres un talento que está distribuido geográficamente, es mucho mejor en red. Hay otros muchos requisitos para que la cosa funcione, pero es una forma de trabajo que puede ayudar a humanizar las relaciones, aumentar la productividad y la felicidad de muchas personas. Sólo hay que plantearse, ¿por qué no? No tiene que ver con si se paga poco o mucho (eso es común a todas las organizaciones). Tiene que ver con el grado de control y presencia física que quieras que tengan los trabajadores.

Este tipo de organizaciones te podría permitir, en teoría, tener una empresa tecnológica de muy alto nivel contratando a los mejores en ese campo y gestionarla desde Sevilla. 😉

En la entrevista que pongo aquí abajo, Matt Mullenweg, creador de WordPress, explica cómo funciona su empresa y por qué decidieron hacerla en red. En la sede central de WordPress sólo trabajan dos personas. El resto está distribuido por todo el mundo. Entrevista en Hired.fm:

Scott Berkun escribió un libro sobre su experiencia trabajando en red: The year without pants.

 

TEDxSevilla 2014 Ciencia + Divulgación = Riqueza

El próximo jueves tendrá lugar la segunda edición de TEDxSevilla en el salón de actos de EOI. Este año nos centramos en la importancia de la ciencia y su divulgación:

TedxSevilla quiere tratar en 2014 la relación entre la Ciencia y la divulgación de la misma en la sociedad, identificando fuentes de la innovación empresarial en la tecnología. La carencia alrededor de cultura científica en la sociedad española va paralela a la ausencia en las empresas españolas de procesos innovadores.

02_Portada-con-ponentes_tedxsevilla-facebook1

Creo que hay dos errores de nuestra sociedad que están íntimamente relacionados: La incultura científica y la innovación empresarial.

No conocer las bases de la ciencia nos hace vulnerables, crédulos y manipulables. Por ejemplo,  no saber de estadística permite que publicitarios, contables y políticos nos engañen.

La falta de innovación empresarial impide ser competitivos, la felicidad de los trabajadores y mejorar los productos. Los gestores no suelen entender bien la ciencia, la tecnología detrás de lo que producen y son, por lo tanto, incapaces de innovar realmente ni sacarle todo el  potencial a la organización. Por eso es también es muy importante su cultura científica.

Hemos conseguido un gran plantel de conferenciantes y charlas:

Mola, ¿no?

Desgraciadamente, todavía no hemos conseguido patrocinadores que sufraguen los gastos, por lo que dependemos de la venta de las entradas (40 €) y las donaciones (20€). En Sevilla, las instituciones y empresas no están interesadas en actos relacionados con la ciencia y la innovación, al menos no en aquellos donde no van a lucirse ellos (y menos si  hay alguna posibilidad de que alguien les enseñe algo 😉 ).

Si te interesa la ciencia, la divulgación y la innovación, vente a aprender algunas cosas el jueves que viene. O haz una donación de 10€.

¿Qué es trabajar? ¿Aparecer en la oficina por la mañana sobrio? (Sobre la gestión de empresas, el caso de WordPress)

Matt Mullenweg, fundador de WordPress, fue entrevistado hace poco en la Lean StartUp Conference y habló largo y tendido sobre cómo funciona una empresa en red, en la que los miembros trabajan desde sus casas por todo el mundo. Según nos cuenta, y me consta que es así, lo trabajadores se enfrentan a tareas centrándose en los equipos a los que pertenecen. No son necesarios los horarios, sólo confiar en que la gente hará su trabajo y ya se organizarán. Esto es tan incomprensible para algunos como absoluto para otros. Los primeros no entienden que las personas suelen ser capaces de trabajar con autonomía y ser productivas. Los segundos piensan que esta es la única forma de trabajo que habrá en pocos años, sin darse cuenta de que esto sólo funciona para determinados trabajos creativos con ciclos cortos de tareas.