Prólogo: El valor de la política meditada. Por Victoria Camps

(Punto de partida para mi presentación del libro Filopolítica en Sevilla en Abril de 2011. Si tienes algo que añadir, corregir o destrozar, hazlo en los comentarios, por favor. Te estaré eternamente agradecido)

La introducción de la catedrática de Ética no puede ser más optimista y expresa el espíritu optimista de libro. Ante el asco que a muchos nos provoca el panorama de los políticos profesionales, Toni y Victoria nos presentan una política hecha por ciudadanos y no por burocracias partidistas.

Me ha sorprendido ver la importancia que le da a la meditación. Vista como técnica de relajación, como sistema para ver los problemas reposadamente, parece razonable que los políticos (o los que nos gusta la política) intentemos ver las cosas con calma y sin dejarnos llevar por emociones, ya sean del tipo hooligan o fiebre mediática. Y su referencias a las empresas, de una forma muy sorprendente:

Más innovadoras que la política, las empresas hace tiempo que se han dado cuenta de la inanidad de un trabajo que deje de valorar la ponderación y la distancia reflexiva frente a lo más inmediato.

La invocación a la filosofía no es erudita o académica, sino práctica. Los fines últimos de los actos, el uso del diálogo como método de resolución de desencuentros y la precisión necesaria en el lenguaje son música para mis oídos en días de gritos, consignas y sectarismo.

El diagnóstico del que parte implícitamente Antoni Gutiérrez-Rubí no es nuevo ni creo que sea discutible. A diario se expresan voces que lamentan la falta de liderazgo político efectivo, la cortedad moral de los gobernantes, su nula visión de futuro, la confusión de la política con la mera gestión, y aún ésta a menudo ineficiente. En suma, un sinfín de defectos que sitúan a la política en los niveles más bajos de la afección social. El panorama desalienta al más optimista y esperanzado, pero no a quien, como el autor de estas páginas, se niega a reconocer que todo está perdido. Es necesario y es posible recuperar un sentido noble de la política

Está disponible gratuitamente en la red, aunque recomiendo su compra en papel, porque merece tenerlo a mano en los próximos 10 años. (Versión en formato ePubmobi, que es compatible con iPad e iPhone)

Un comentario en “Prólogo: El valor de la política meditada. Por Victoria Camps

  1. ¿Filosofía? Estos no han leído un libro en su vida. ¿Ves a algún consejero leyendo a Platón, Nocik?

    La nueva camada, los de la casta de Granada, igual han tocado algún libro de estos, pero tampoco demasiado…

Deja un comentario