Elogio del equipo

Todos los días veo cómo se ensalzan a sí mismos muchos personajes públicos sin citar a sus equipos, que son los que casi siempre  hacen el trabajo. Trump, Jobs,… el “adanismo“, esa actitud tan de moda, no es sólo creer y hacer creer que se es el primero de una era, sino también que UNO MISMO es quien la creará en solitario.

Pero muy poco se puede hacer sin equipos de personas detrás. Todas las que admiro han conseguido sus lo logros con la ayuda (o ayudando) a equipos brillantes. Y todo de lo que me siento orgulloso en mi vida profesional ha sido ayudado o ayudando a gente brillante: Mecus (con Rafa, Rocío, Vicente, Jose,…), EBE (Benito, José Luis, María, Ana, Rocío, …), WordPress España, WordCamp Europa, mi equipo de investigación en la Universidad, TEDxSevilla, …

Inversores, emprendedores, diseñadores,… muchas de las historias y épicas de nuestro tiempo son demasiado individuales, poco concordantes con el hecho de que si alguna persona llega lejos es siempre “subido a hombros de gigantes”.

Muchos diréis que gran parte de la promoción corporativa es promoción del grupo, que se gastan millones en publicidad de corporaciones, en marcas, en imágenes no individuales. En la mayoría de los casos no me parece que muestren grupos de personas, sino estructuras, máquinas, marcas. Y si lo hacen, suele ser forzado, porque casi nunca son los propios miembros de una organización quienes lo producen. Muy pocas agencias publicitarias captan el ethos de una empresa. Hay que estar dentro para conocerlo (y en muchos casos, como el aire, no nos damos cuenta de que está rodeándonos).

Muy pocos grandes logros son solitarios. Un grupo con una dinámica, con unas relaciones, un trabajo comunitario, retomando el trabajo de otros, es quien hace las cosas. No se programa desde 0, se usan lenguajes y tecnologías de otros. No se diseña de manera completamente original, nos inspiramos en cosas que nos gustan. No se escribe una gran novela sin haber leído antes un buen puñado de obras maestras. Y no conozco ningún político lo suficientemente listo como para hacer el trabajo por el que le pagamos, por lo que sospecho que hay mucha gente ayudándoles a atarse los cordones de los zapatos… 😉

Este año he visto cómo solos somos poco. Pero cuando estamos en un grupo tenemos que ser la mejor versión de nosotros mismos, no ajustarse a lo que los demás piensan de nosotros. Porque sobrevalorar o infravalorar a los demás son ambos errores muy graves. Cuando creemos que los demás tienen habilidades maravillosas,maravillosas, estamos, en realidad, pidiendo que nos decepcionen. Cuando hacemos lo que esperan de nosotros, somos una fotocopia de la propaganda que mostramos a los demás. Nadie nos empuja a dar más de nosotros mismos. Sólo en equipos compenetrados y sinceros me he sentido a gusto. Cuando esa magia se ha perdido, no ha pasado mucho tiempo hasta que los problemas nos cazaban. Esa es, para mi, la mayor enseñanza del año.

La primera vez que lo sentí fue haciendo un periódico en mi instituto, el Gustavo Adolfo Bécquer, en Triana.Y voy repitiendo esa sensación maravillosa cada cierto tiempo.

Cosas buenas y malas de 2015

Foto de brero

Foto de Brero

3 cosas malas que pasaron en 2015:

  • Mi queridísima abuela falleció y me dejó sin el mejor ejemplo de que es posible ser bueno en este mundo.
  • Rafa, mi socio, decidió que era mejor seguir su camino fuera de Mecus.
  • Perdí gran parte de mi confianza en Andalucía y Sevilla como lugar de futuro brillante.

3 cosas buenas que pasaron en 2015:

  • Celebramos el décimo aniversario de EBE y la primera WordCamp Europa en España.
  • Mi hijo aprendió la tabla de multiplicar con muchísima más facilidad con la que yo la aprendí (y mi hija, contar hasta 20).
  • Descubrí que el mundo va más rápido de lo que parece, especialmente desde Sevilla, pero que con algo de audacia y buenos compañeros somos capaces de mantener el ritmo.

Sobre nosotros cae la vergüenza

sociackDos personas brillantes (dos más en una lista interminable) se van de Andalucía para alcanzar el éxito fuera. De nuevo, una vergüenza sobre esta sociedad que marchita poco a poco, donde las islas de excelencia ya no forman un archipiélago y donde muy pronto no querrá atracar ninguna flota que merezca la pena.

Patricia y Juan forman una pareja fuera de lo común: Jóvenes, listos, currantes, atrevidos,… incluso guapos. Hace años que los conozco y he trabajado con ellos lo suficiente como para ver lo brillantes que son y la gran pérdida que es, para nosotros, que se vayan a Dublín a sacar adelante sus proyectos. Como todo el mundo, no son perfectos, “más se acerca a lo que yo, simplemente soñé”.

Los estamos echando mucho de menos.

Han contado algunos detalles cosa de por qué se van, pero yo siento que no hemos podido, no he podido, darles lo que ellos necesitaban para desarrollar sus proyectos e ideas. Y con ello hemos perdido la riqueza y la innovación que crearán.

Hace unas semanas escribí una entrada parecida a esta, pero más centrada en la falta de visión de futuro y la pasividad que nos rodea. El gran Javier Rubio, la citó en uno de sus artículos en ABC de Sevilla (Retener el talento) (Aquí en PDF):Javier Rubio

Tras años de ver irse a algunas de las mejores mentes de Andalucía, es ahora cuando estoy viendo el efecto de su marcha. La emigración tiene, entre otros, un efecto devastador: nos quedamos aquellos capaces de aguantar lo que sea.

 

La fuga continúa. Con cada salida de estas baja la media. Lo recordaremos en los años venideros.

¿Qué puedes hacer por la comunidad de WordPress en España? Vídeo de mi charla en WordCamp Cantabria 2016

Ha salido el vídeo de mi charla en Santander en la WordCamp Cantabria el pasado mes de noviembre. Intenté subir todas las posibilidades de colaboración con el proyecto. Espero que os guste. Pongo abajo las diapositivas.