La desagradecida enseñanza

¿Cuándo fue la última vez que pensaste en todas las cosas  que aprendiste de tu profesor de primaria? ¿Y cuántas cosas has conocido gracias a ese blog que lees desde hace muchos años?

Una de las (pocas) cosas negativas de la aceleración de la cantidad que cosas que aprendemos y del aumento de información que procesamos es la volatilidad del mérito, de la identificación en nuestro consciente de quién nos enseñó qué. Cuando un maestro te enseña casi todo lo que sabes, es fácil saber quién te enseñó las cosas. Cuando son decenas de personas, no lo es tanto.

Todo esto viene por el undécimo aniversario de Blogpocket, de Antonio Carbonero, del que he aprendido tanto y al que nunca le he reconocido su gran labor de divulgación, información y opinión razonada. A veces hay que hacer un esfuerzo para recordar por qué sabemos lo que sabemos, un esfuerzo para hacer justicia y reconocer que no nacemos sabiendo las cosas.

Algún neurocientífico o psicólogo tendrá una explicación para esta falta de memoria sobre los que nos enseñan las cosas. Mientras, propongo que pensemos en quiénes nos están enseñando las cosas más valiosas e intentemos hacerles llegar nuestro agradecimiento.

Gracias, Antonio. (Gracias, José Luis, por hacerme recordar qué es importante y qué accesorio)

Emprender para estudiantes de comunicación

Ayer impartí una charla sobre emprender en la red a estudiantes de la facultad de comunicación de la Universidad de Sevilla.

Me centré mucho en hacerles ver que los recursos y los costes para hacer su primeros proyectos profesionales son, ahora, mucho más fáciles de conseguir que nunca y que intenten hacer realidad sus proyectos lo antes posible, sin miedo a fracasar. No se si lo conseguí, pero por lo menos saqué un par de buenas discusiones que me han hecho pensar un poco sobre el tema.

Aquí tenéis las diapositivas:

Fue muy interesante ver cómo todos los tópicos sobre los jóvenes se deshacen a poco que te acercas a ellos y les dejas hablar. Desde aquellos que saben qué proyecto de comunicación harían (teniendo claro, además, que hay demanda de ese tipo de información) a aquellos que saben que par disfrutar de la libertad hay que luchar duro.

Actualización (18/01/2012): Vídeo resumen de los alumnos de la facultad. Como de costumbre, los asistentes son más listos e incisivos que los conferenciantes. Conviene atender a las críticas que vienen después de mis respuestas.

Libertad de prensa (Ley Sinde Wert y la Constitución de Cádiz)

La Verdad, la Historia y el Tiempo. Goya

La Verdad, la Historia y el Tiempo (también conocido como «Alegoría de la adopción de la Constitución de 1812») Francisco de Goya

Art. 371. Todos los españoles tienen libertad de escribir, imprimir y publicar sus ideas políticas sin necesidad de licencia, revisión o aprobación alguna anterior a la publicación, bajo las restricciones y responsabilidad que establezcan las leyes.

Constitución española del 1812.

200 años después:

(…) La Sección Primera amplía su ámbito competencial,(…) a los conflictos entre distintas entidades de gestión, entre los titulares de derechos y las entidades de gestión, y entre éstas y las entidades de radiodifusión, (…)

La Sección Primera refuerza así su condición de instrumento especialmente idóneo en el funcionamiento del sistema vigente de la propiedad intelectual para resolver este tipo de conflictos, lo que requiere generalmente una compleja valoración de derechos e intereses.

Ley Sinde-Wert (Real Decreto 1889/2011, de 30 de diciembre, por el que se regula el funcionamiento de la Comisión de Propiedad Intelectual)

La libertad de expresión no es limitada por los tribunales. Lo es, de facto, por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. Cerrarán las webs que quieran. Así de simple. Y no protegerá la producción cultural española, sino, principalmente, la de otro país.

Imagen: La Verdad, la Historia y el Tiempo (también conocido como «Alegoría de la adopción de la Constitución de 1812») Francisco de Goya. Fuente: Wikimedia.