¿A quién agradecer?

Cuando en medio de la noche tu hijo se despierta llorando porque tiene hambre y tienes leche para calmarle, sabes que tienes suerte en la vida. Y lo sabes porque al dárselo y al dormirse en tus brazos, no puede ser una recompensa por tu trabajo o mérito tuyo: Tienes más de lo que te mereces.

¿A quién se lo agradeces?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A continuación:

Un pensamiento de un día estresado

Un pensamiento de un día estresado