WordCamp San Francisco 2010

Nos vamos Rafa y yo de nuevo al encuentro más importante de la comunidad de WordPress, la WordCamp de San Francisco.

Encontrarse con desarrolladores, escritores, gestores, administradores, tecnólogos, empresarios … Toda una fauna que se agrupa en torno a este software que nos da de comer y que nos alegra la vida gracias a la libertad y versatilidad que nos proporciona para nuestros proyectos.

El año pasado me quedé con dos impresiones favorables sobre los Estados Unidos y la gente con la que estuve en SF: siempre está intentando optimizar lo que hacen y están abiertos a las ideas de cualquiera.

La actitud crítica hacia lo que uno hace es, en la gente que conocí, automática: hagan lo que hagan, parece que siempre estén pensando “¿cómo podría hacer esto mejor y en menos tiempo?”. Y esto se lo aplican tanto a los procesos como al fondo de su trabajo. Un producto que se vende bien no es más que un avance del siguiente éxito. O la última serie del pasado glorioso.

Por otro lado, me sorprendió la facilidad con la que nos recibían allí donde pedíamos contar nuestros productos e ideas: para esta gente, cualquiera puede tener una buena ocurrencia. No les importa tanto quién cuenta algo como si la cosa vale. En España, que te reciba algún directivo, político o bancario de medio pelo requiere mil llamadas o la recomendación de alguien que esté en el círculo del poder. Y si no vas enchaquetado y perfectamente afeitado, no te molestes ni en abrir la boca.

Dos detalles que dan algunas claves de por qué les estamos dejando conquistar el mundo.

Reaccionarios de internet

Vallbona de les monges. Foto de Luciti

“Reaccionario” es un término usado como insulto en discusiones políticas que tiene su origen en la Revolución Francesa, para referirse a aquellos que querían volver a la situación previa, al Antiguo Régimen.

Los reaccionarios de internet son aquellos (principalmente políticos, empresarios e “intelectuales” trasnochados) que pretenden volver al sistema de control y de castas previo a los cambios producidos por la revolución comunicativa más importante que hemos vivido.

  • Algunos intentan restringir nuestra posibilidad de decir lo que queramos.
  • Otros, mantener un flujo de dinero que hasta ahora les llegaba sin apenas esfuerzo, escudándose en otros que sí se esfuerzan por crear buenos contenidos.
  • Algunos incluso quieren romper la propia simetría intríseca en internet, para privilegiar al que más pague. Quieren que la web sea como el mundo físico: con tarifas locales, provinciales e internacionales. Si quieres que todos vean bien tus contenidos, paga más. Si quieres ver bien todos los contenidos, paga más.

El evolucionismo social sembró la idea de que la historia avanza linealmente: cualquier tiempo pasado fue mejor y el progreso es imparable. Se equivocan. Siempre podemos tener una nueva Edad Media. Sin reivindicar lo que creemos justo y correcto sólo llegaremos donde los que sí se movilicen quieran que lleguemos. Las tecnologías de 2012 no tienen que ser necesariamente mejores que las de 2010. No lo serán si los dejamos.

¿A cuántos reaccionarios conoces? ¿Qué defienden? ¿Cómo lo defienden?

Autocensura y amor a una comunidad

¿Hay días en los que tenéis ganas de vivir en un país diferente?

Criticar donde vives es una actividad peligrosa. Los hay que lo interpretan como soberbia, puesto que osas criticar a tus conciudadanos. Los hay que piensan que es una obligación cívica, ya que, en cierto modo, es una propuesta de mejora.

La autocensura para no dar una mala imagen a los de fuera es algo habitual. Por eso los medios locales son mucho más críticos con la realidad que los de ámbito más amplio (exceptuando a los Estados Unidos, a los que se suelen criticar sin descanso 😉 )

Si añadimos a este cóctel el ingrediente del sectarismo político, nos encontramos que las únicas críticas negativas son las que señalan como responsables de los males a algún partido político.  “La culpa no es nada“, me enseñó una vez alguien a quien aprecio mucho, porque lo importante es encontrar soluciones a los errores. Pero la responsabilidad de las decisiones individuales no puede ser diluida por el comodín “la sociedad lo ha hecho así”.

  • No es de recibo que un banco cierre a las 12:15 un día antes de que comience la feria. (Una sucursal del barrio anexo al recinto ha cerrado a esa hora hoy lunes, día laborable)
  • No es admisible que una ventanilla de una administración esté cerrada una hora y treinta minutos a la hora del café.
  • No es conveniente que se anuncie con total impunidad en medios serios ni se vendan en farmacias  “pulseras energéticas”.
  • Me cuesta no enfadarme tras oír que los empresarios somos todos unos explotadores.
  • Soy un malnacido cuando señalo que no es conveniente que la forma de trabajar de algunos sectores no haya cambiado en lo últimos 20 años. La caída en la productividad relativa con el resto del mundo se paga, antes o después.
  • Por último. Un productor aprobó el guión de este programa. Y un directivo de Televsión lo han mantenido en su puesto. A pesar de esto, sigo creyendo en la libertad de expresión:

http://www.youtube.com/watch?v=e0TQTTrcsJo#t=00m40s

Esta feo reírse de la ignorancia ajena. Pero cuando se regodean en ella… es complicado no sonreír, porque la alternativa ante el panorama de España es llorar.

Algo tiene que cambiar. Yo hago autocrítica e intento mejorar, pero me temo que no será suficiente.