Ana y Mia: princesas delgadas

La percepción puede dominarte, pero la reflexión puede salvarte.

Ana y Mia son dos palabras usadas para referirse a la anorexia y la bulimia. Muchas jóvenes han caído en estas destructivas enfermedades y algunas vuelcan sus experiencias en internet. Diversas iniciativas intentan limitar la divulgación de esa información, puesto que la mayoría de las veces sólo pretenden (y consiguen) fomentar esa distorsión horrible de la realidad que nace de las mentes de estas chicas. Aun siendo como soy defensor de la libertad de expresión, creo que dar rienda suelta a enfermos que pueden “contagiar” o empeorar a otras personas es intolerable. La propia destrucción no puede ser un acto de libertad, sino de exclavitud a una obsesión, a una pesadilla que se confunde con un supuesto paraíso.

Si tienes hijas o amigas que usan mucho términos como “princesa“, “ana“, “mia”, “ED”, “tips ana” cuando escriben en sus blogs o hablan por mensajería instantánea (messenger, gtalk, yahoo messenger,…) intenta averiguar si hay riesgo de enfermedad. Busca ayuda en alguno de los enlaces que pongo abajo.

Si ves webs que fomenten la anorexia o la bulimia, denúnciala en Protégeles.

3 comentarios en “Ana y Mia: princesas delgadas

  1. Bueno, una hija también puede hablar de princesas y de anas sin que quiera decir que vomite la comida. Tampoco sembremos el pánico.

    La importancia de la educación lo es todo, y si un padre no se da cuenta de que su hija vomita es porque, o bien esta no vive en casa, o bien los padres no le hacen el caso que deberían hacer como tales. Cosa que es muy triste.

    No creo que sea una enfermedad que se pueda esconder. Es como cuando un hijo fuma, se sabe.

  2. Creo que estás muy equivocado. Que se hable de princesa o de ana o lo que sea no quiere decir que la persona que lo diga lo sea.
    Y sabes que mejor deja de meterte con esas niñas y niños. Cada uno con su manera, no tienes por que juzgar así.
    Tu has sufrido algun ED?
    Pues no creo, dices que son enfermas pero realmente lo son?
    Ponte un poquito en su lugar y te darás cuenta lo que sienten y como lo sienten…
    Tratas de advertir a padres y familiares que no quieren ver, y como dice el dicho no hay peor ciego que aquel que no quiere ver…
    De quien te crees que es la cuelpa… De los hijos o de los padres?

Los comentarios están cerrados.