Trabajo de equipo

(Entrada original en Blogestudio.com.)
Hoy por hoy, es imprescindible un equipo multidisciplinar para una empresa de servicios de Internet. Ningún cliente es igual que otro, el mito de la escalabilidad infinita ha caído, aunque algunos parecen no enterarse. Hasta para hacer un producto que pueda ser adaptado en poco tiempo a los requerimientos especiales de un cliente hay que tener una buena planificación y un equipo bien integrado.

Las empresas de servicios de software son como cualquier otra: hay que mantener los costes bajos y la calidad de los productos alta. Un estudio de blogs como el nuestro da blogs muy personalizados, tanto en el diseño como en los servicios (formación, herramientas del blog,…). ¿Cómo mantener un producto a medida o personalizado sin tener que empezar desde los cimientos en cada proyecto? Una plataforma versátil y rápida de adaptar es la clave de este negocio. Hay que invertir en cada proyecto que se emprende para que ese tiempo, ese trabajo sirva para otro que pueda venir en el futuro. Es un dilema puñetero, difícil de resolver, pero vital para la supervivencia. Y es un dilema que no puede ser resuelto si no es desde un equipo bien integrado con especialistas que proponer la herramienta adecuada cuando es necesario, o ese diseño que se integra bien con la nueva herramienta de etiquetaje de contenidos, o con la novedad en posicionamiento en buscadores. Versatilidad y apertura a la innovación.
Blogestudio ha tenido en cuenta este dilema desde su fundación: compuesta únicamente por socios que son grandes especialistas en todos los campos relevantes de este negocio (diseño, maquetación, programación, usabilidad, accesibilidad, comunicación, formación), no quedaba otro remedio que enfrentarse de cara con esta (falsa) disyuntiva. Porque la hemos resuelto con la ayuda de este fantástico gestor de contenidos que es WordPress, con su comunidad de desarrolladores.

La cara oscura de todo esto llega cuando te enfrentas a un posible cliente que quiere algo tan original tan original que el desarrollo implica muchas muchas horas de trabajo para hacer alto tan diferente que apenas es aprovechable para otro proyecto.

El concepto que nos ayudó a resolver (o por lo menos, a abordar) este problema se llama “curva de aprendizaje“. ¿Cómo evaluar si la inversión de tiempo para aprender a realizar una tarea (nadie nace sabiendo) merece la pena? ¿Se rentabilizará en futuros proyectos en los que se podrá hacer más rápidamente (= económicamente). Si esa curva es muy pronunciada, habrá que compararla con el precio que los clientes estén dispuestos a pagar. Si no… es posible hacerlo “por amor al arte”.

3 comentarios en “Trabajo de equipo

  1. Creo que todos los trabajos tienen una doble compensación: la económica (siempre necesaria, nos guste admitirlo o no) y la personal. Yo en la personal incluyo tanto los conocimientos que el trabajo te permite adquirir(lo que aprendes) como la propia realización personal que el desempeño de esa tarea te permite alcanzar. Ni todo es dinero ni se puede vivir sólo de ilusiones (que se lo digan a los bancos…), así que el trabajo ideal es aquél que te permita combinar ambas cosas.

  2. ¡Claro que es complejo resolver ese dilema! Pero, a mi juicio, perdería su gracia el proyecto que fuera una mera repetición constante de otro anterior. Resultaría cansino. La dificultad ante la novedad es un buen condimento que ofrece un mejores sabores y regustos. No sé si eso será amor al arte… sí la tendencia al cambio, el gusto por la chispa y el ingenio y, sobre todo, la atracción de la creatividad. ¡Mucha suerte!

  3. aspasia, el quid está en que con proyectos novedosos y totalmente distintos al anterior la productividad baja, y mucho. Si tienes que reinventar la rueda para cada trabajo, vas a tener que pedir más, y eso te quita competitividad, haciendo el negocio insostenible a medio plazo. Si uno está sólo en el mundo y no tiene competencia se puede hacer, pero en el Mundo Real mucho me temo que es importante poder tirar de fondo de armario.

Deja un comentario