Yo no estoy entre los spameados de FON. Pilares y bóvedas en la blogosfera.

Foto: Pillars. © Pedro J. Martín.
Hay muchos cabreados por una campaña de correos masivos de fon a gente “guay” de este loco mundillo de blogueros. Han mandado correos promocionales muy burdos en los que se podía ver las direcciones de todos los destinatarios. Y se ha liado.

Fon es una compañía española que pretende crear la más grande red mundial de Internet wifi. ¿Qué es eso? Pues, simplemente poner de acuerdo a todos los que tenemos un aparato WIFI para que cedamos parte de nuestra señal a los demás foneros cuando pasen cerca de nuestra casa. (WIFI:conexión inalámbrica a nuestro ordenador para acceder a Internet) (Bueno: más o menos esa es la explicación. Podéis ver más aquí.

El primero del que tengo noticia es Minid en Vuelve Almudena, parece que no escarmienta. Nos habla de lo sorprendente que le parece que Fon trate a los blogueros como meros altavoces de sus promociones, al estilo antiguo: Manda notas de prensa generalistas.

Almudena, que te lo he dicho antes. No me lees ni vacaciones, me esquivas, eso observo. En fin, podría ponerte a parir y no te enteras, porque lo que te interesa es mi correo, guardarlo en una agenda de direcciones y enviar cuanto comunicado de prensa te role por el escritorio. Yo sé que es tu trabajo hacernos spam y molestarnos de esta forma, pero piensa un poquito… fíjate lo bien que se podría hacer. No somos perros rabiosos, ni máquinas procesadoras de comunicados de prensa, somos personas.

Vamos, que se queja de que sólo los quieren para que publiquen en su blog la noticia… que los quieren sólo como altavoces. (Quieren su “mojo”. ¿Su karma?) 😉

Juan Varela también nos habla del tema y resume, como nadie, el problema:

La repetición errónea del envío, la copia con las direcciones de todos a la vista y el rechazo que esta forma de convertir el wireless libre en un negocio despierta en muchos ha acabado en un cachondeo enorme y una lista de correo inesperada y espontánea donde se están leyendo alegatos de lo más jugosos con un sentido del humor más que notable.
Es una pena no contar con el permiso de los involuntarios miembros de la lista para reproducir algunos párrafos memorables.
Sorpresas del marketing viral.

Y por último, los de eTc, la agencia de publicidad, hablan de lo peligroso que puede ser el marketing viral.

Lo dicho: No cabrees a un bloguero

Martin, el fundador de Fon, dedica su tiempo a promocionar su producto al “estilo South Park“, cosa que, a mí, que soy fan acérrimo, tampoco me hace mucha gracia…


Minid de negro
foto de mi album.

Lo que no me queda claro es si se recordará qué era lo que quería promocionar Almudena (Fon). La jugada es rara, viniendo de alguien como Martin, que es de los pocos empresarios de verdad que comprende lo de los blogs, ya que es uno de los más seguidos. Estoy con Minid cuando dice que la mayoría de los molestados con el correo masivo YA LEEN EL BLOG DE MARTIN. Se hubieran enterado antes o después de la noticia pero, ¿habrían escrito en su blog sobre ella?

¿Crónica de un escándalo anunciado/prefabricado?

¿Cuánto tardará mi adorado Borjamari en meterse, por quejicas , con la crema y nata de los blogueros nacionales?

Un culebrón de la blogosfera, que sólo importa a un puñado pequeño de personas, pero que se lo pasan bomba. Una tormenta en un vaso de agua.

Tags: , , , , , , , , , ,

2 comentarios en “Yo no estoy entre los spameados de FON. Pilares y bóvedas en la blogosfera.

  1. eso de no cabrear a los blogueros me interesa muchísimo. Mi problema es cómo hablar de forma no anónima de un mundillo pequeño y mal comunicado en el que todas las participantes (alumnas y profesoras) nos conocemos. ¿donde encuentro el límite entre la buena educación/diplomacia y la sinceridad brutal que me caracteriza?

  2. No hay equilibrio que valga: Uno puede ser sincero y educado. Descalificar pomposamente o dar cuenta de un complejo de superioridad no son acciones imposibles de evitar. Siendo constructivo uno puede molestar un poco, pero es posible criticar sin provocar odio. Sólo hace falta algo de tacto…

Deja un comentario