Mensaje 301: Se acabó el silencio. Hay que alimentar a la criatura


Muchas Cosas han pasado desde que escribí mi último mensaje el 25 de diciembre: Viajes a la sierra en Jaén; comidas y risas tan divertidas y agradables que me hacen cuestionarme cuándo fue la última vez que me lo pasé tan bien; el descubrimiento de la mejor bailarina del siglo XXI, viajes a Madrid con resultados más que provechosos, nuevos proyectos, nuevas ilusiones. No he podido escribir porque he estado o off-line o currando mucho.

Para abrir boca, os referiré a un gran mensaje que tenía aparcado desde hace tiempo y que, por fin, pude leer. Se llama “El salón de los espejos” y trata sobre cómo una idea o proyecto puede atraer a un gran grupo de personas, pero que el aislamiento y la endogamia de la dinámica que se crea puede destruirla. Una buena idea puede convertirse en inútil si se circunscribe a un pequeño grupo de iniciados “evangelizados”. Un producto podría ser de gran ayuda para mucha gente, pero si no se da a conocer o no se adapta a las necesidades de esos “extraños”, nunca podrá tener éxito para mucha gente. Incluso si la mayor utilidad podría darse para aquellos para los que no estaba pensada la idea original. Cuando he “evangelizado” sobre blogs he tenido a menudo la sensación de que había creado algún monstruo. Algunos amigos se han lanzado a escribir y leer blogs sin parar. Escribir en su blog o en los comentarios de los de otros; hablar de blogs con sus parejas y convertirse en evangelizadores ellos mismos. El potencial que ha desarrollado en la difusión y creación de ideas es fantástico, pero creo que no es bueno circunscribirlo a la blogosfera o a ampliarla por cooptación. Me parece más correcto adaptar las cualidades a diversos grupos y complementarlos con otras lecturas, con conversaciones cara a cara con amigos, con media y marketing tradicional.

En este momento estamos desarrollando muchas aplicaciones para blogs de todo tipo y para herramientas de comunicación de organizaciones. Espero, en muy poco tiempo, daros buenas noticias y que, con vuestras criticas, me ayudéis ha poner en práctica mejor mis ideas.

Deja un comentario