Olson me viene a la cabeza…

Este es un artículo para demostrar la bondad de los lobbies
Y este uno que demuestra que Olson no tenía razón.

Ya he hablado de lo importante que veo responder a las preguntas de Olson para poder entender la acción colectiva. Y he dicho que muchas de sus respuestas no me cuadran, pero, si os interesa, escribo otro mensaje sobre el tema.

Hoy me acuerdo de Mancur Olson, viendo que se me convoca miles de veces a una manifestación, y que se me reprocha como si fuera un hereje el hecho de no asistir (¿qué pasaría si descubrieran que no estoy de acuerdo con la mayoría de las reivindicaciones?). Me acuerdo de él porque creo que, en este caso, un lobby puede hacer mucho mucho daño.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A continuación:

Habemus día duro

Habemus día duro