No al voto electrónico: La democracia no se basa en la confianza

No al voto electrónico: La democracia no se basa en la confianza sino en la deconfianza

De acuerdo, pero añado: lo rígido ( y aburrido) de los sistemas de voto actuales no es la causa de la desafección democrática. La gente no deja de votar porque quiera irse el domingo a la playa. Seguro que es por otra(s) cosa.

El voto electrónico, ¿qué ventaja trae?. Rapidez en el recuento, y poco más. ¿Es más económico? Si así lo fuera, comparado con el dinero que las Administraciones se gastan en tonterías más grandes, no merece la pena el riesgo de manipulación del único (aunque débil) control con el que contamos los ciudadanos.

La papeleta se cuenta, y es más difícil meter la mano. Me es más difícil desconfiar que de un ordenador. Sobre todo cuando el que cuenta es un ciudadano elegido al azar. Me fío más del hacer que de los técnicos. Cosas de la desconfianza…

Deja un comentario