Juan de Mairena [v 2.78]

Juan de Mairena [v 2.78]

Estimado Juan de Mairena: Creo que no has entendido las ideas de Kuhn de la misma forma que yo. AL principio hablas de que K no sería correcto por la vigencia de las ideas de Euclides. K no niega esta posibilidad: para él, un paradigma es sustituido por otro que incluye los fenómenos explicados por el anterior más nuevas anomalías (Ej.: experimentos) que no son coherentes con la visión (cosmología; usando este término de la manera más laxa posible) vigente.
Desde mi punto de vista, lo interesante de Kuhn no es esto, sino que, aparte de todas las disquisiciones de Popper, hace que prestemos atención a otros aspectos menos “elevados”. Thomas Kuhn nos advierte que “ciencia” es “lo que hacen los científicos”, de manera que la adopción de un nuevo paradigma (o eventualmente la conservación del antiguo) depende en gran medida de la aceptación de la COMUNIDAD CIENTÍFICA. Nos advierte que, al ser un proceso social (aunque sólo sea en parte) hay que tener en cuenta factores sociales, no únicamente reglas lógicas o esquemas filosóficos determinados.
El gran sociólogo Robert K Merton se tomó en serio esta idea y nos brindó algunos trabajos muy brillantes y que siguen en vigor.

Un gran abrazo de admiración.

Luis Rull Muñoz“

Bien ¿he cometido muchas incorrecciones? ¿Lo entendí bien cuando lo leí y mi memoria lo ha tergiversado? ¿Digo cosas obvias? ¿Soy demasiado pedagógico o demasiado pedante?

Recuerdo un seminario pedagógico de profesores de mi universidad. Un pedagogo especialmente contratado para “enseñarnos a enseñar” (a él le molestará esta expresión) nos tendió una trampa. Y todos caímos cuando, en medio de una catarsis de confesión colectiva, nos dimos cuenta de que teníamos un miedo común: A no saber la respuesta de una pregunta de un alumno. No me queda muy claro que calara una de las ideas que más repetía este profesor: Nos limitamos a repetir lo que nuestros profesores hicieron con nosotros… incluso sus errores.

Marketing Sub-viral: la informalidad/credibilidad de los blogs como medio de difusión

Puma’s Problem – The racy photo that’s got a sneaker company steamed. By Rob�Walker

El mundo al revés: como los blogs son informales, se mueven entre la falta de responsabilidad y la presunción de “CREDIBILIDAD” de no ser canales oficiales, que deben ser “políticamente correctos” cuando las cosas se ponen muy feas.

Pero esto no es nuevo. Ya nos pasaba con los fanzines en los 80 y las radios piratas…

Arcadi lo intenta coger…. pero no atina hoy

Consecuencias no intencionadas de las políticas

Unintended Consequences, by Rob Norton: The Concise Encyclopedia of Economics: Library of Economics and Liberty

Recuerdo que este tipo de cosas me preocuparon durante un tiempo. Pero era más general: las consecuencias no intencionales de la acción. Más tarde ví algo parecido al ver cosas de políticas públicas, sobre la implementación de las ideas en programas de actuación.

Recuerdo con gran placer una discusión sobre el poder de los funcionarios con un político del PSOE. El pobre pensaba que podía poner en marcha un plan para arreglar… el mundo. Para él todo era cuestión de planes: Si era la doble fila de coches, bastaba con una campaña de concienciación, seguida de un plan de actuación de policías locales poniendo multas a los pocos malos que no fueran “concienciados” en la primera fase del plan. ¿Ingeniería social, “Ingenu-ería” social o Toma de pelo? Nunca me quedó claro. En los tres casos, es peligroso estar en manos de gente así.

No niego que la implementación de políticas efectivas sea algo imposible, no soy de los nuevos liberales radicales: cualquier forma de intervenir en la realidad es contraproducente, la realidad se cambia sola hacia el máximo de entropía (el mejor de los mundos). Algunos son así. Cosas de adoptar principios y buscar tan buenos finales como en las películas de Capra

Con las cosas que un profesor inútil me enseñó en Granada (algunos inútiles tuve, sí señor) y pensando sólo cinco minutos es fácil llegar a la conclusión de que estas cosas ya las pensó Aristóteles y Duverger. Weber estaba por encima de estas minucias, era sólo cuestión de desarrollar con sentido común algunos párrafos de un ensayo sobre parlamentarismo (¡Ay esa jaula de hierro!)

De estatuas, historia y políticas

PARAMETERS, US Army War College Quarterly – Spring 2005

Vuelven las discusiones sobre la guerra civil. No entro al trapo. Que quiten estatuas, que quiten placas de asesinos.

Que hagan lo que quieran. Nada de eso cambia a nadie: ni a los que mandan quitarlas (mandar: poder), ni a los que las pusieron.

La política hecha mensaje. Hay muchas cosas más importantes, ¿no? Por ejemplo, ¿qué va a pasar con las deducciones de IPRF de los hijos?¿y con lo de la empresa pública de alquileres? Pero estas son tonterías que me interesan. Que tienen sus pros y sus contras, con posiciones que se pueden desarrollar, con argumentos que van más allá de lo facha que eres tú o lo entregado que estás a Rovireche…

Ni es natural en el hombre tan permanente afecto

Bueno y laudable es que tu corazón pague a un padre esa lúgubre deuda, Hamlet; pero, no debes ignorarlo, tu padre perdió un padre también y aquel perdió el suyo. El que sobrevive, limita la filial obligación de su obsequiosa tristeza a un cierto término; pero continuar en interminable desconsuelo, es una conducta de obstinación impía. Ni es natural en el hombre tan permanente afecto; que anuncia una voluntad rebelde a los decretos de la Providencia, un corazón débil, un alma indócil, un talento limitado y falto de luces.” Hamlet Acto 1 Escena IV

¿A quién estamos obligados? ¿qué es natural en un hombre? Me huele a chamusquina.
Si quien nos cuenta este tipo de argumentos es alguien tan mezquino como Claudio, el traidor de su propia conciencia, el asesino incestuoso, ¿cómo discernir lo que es justo, lo que es verdadero, lo que es inevitable?

Todos te necesitamos, JL.