Guardian Unlimited | Special reports | What have...

Guardian Unlimited | Special reports | What have we done? Susan Sontag on the Abu Ghraib images

Retórica: “Arte de bien decir, de embellecer la expresión de los conceptos, de dar al leguaje escrito o hablado eficacia bastante par deleitar, persuadir o conmover. 2. despect. Uso impropio o intempestivo de este arte. 3. Sofisterías o razones que son del caso” RAE XXI Edición.

¿Cuál de estas acepciones podría sostener Susan Sontag a la vista de su artículo? No estoy seguro. Se admiten sugerencias.

Pero la retórica de los medios occidentales, (liberales e ilustrados, renacentistas y barrocos al mismo tiempo) se empeñó desde el fin de la segunda guerra mundial en erradicar los “usos” coloniales de su verborrea, discurso o como quieran llamarlo los dueños del campo académico correspondiente.

Sontag reprocha a “los que mandan” que se evite el uso en los comunicados oficiales y en los procesos oficiales de palabras malsonantes: “Tortura”para los casos recientes en Irak, “genocidio”en Ruanda,… No voy a entrar en los argumentos de la utilización de la violencia simbólica o la teoría del discurso hegemónico: No me escandalizan tanto como el hecho de que le escandalicen a ella. El propio mito de la acusación de Zola está vigente, con su denuncia de que algunas acciones de algunos individuos no excusan a la colectividad cómplice. Difícil tema el de las culpas sociales y los delitos de hipocresía colectiva. Pero no por complicados, delicados y manipulables, dejan de escocernos en las conciencias a algunos.

No puedo olvidar de las patadas que le rompieron en bazo a un conocido cuando lo detuvieron por parecerse a un etarra. Se salvó de milagro. Nadie le creyó. No pudo denunciar a nadie. De nuevo, las vigas en los ojos. Denunciando las menores se excusan las mayores y se olvidan las menores que no convienen (de convención)

Y a Jesús Cacho le censuran: ¿Jesús Cacho censurado en “El Mundo?

Deja un comentario