14 de marzo: El PSOE gana las elecciones tres días después del mayor atentado de la historia del país.

14 de marzo: El PSOE gana las elecciones tres días después del mayor atentado de la historia del país.

Estas son algunas de las cosas que les he dicho a mis amigos esta mañana

1.

No me mal interpretes, pero no he visto a casi nadie llorar sinceramente por las víctimas una vez pasadas diez horas de los atentados. Sólo he visto a víctimas hacerlo con franqueza. Los demás han tardado muy poco en lanzarse a por los votos. Todos los demás.Esperaba que Zapatero dijera que esta ha sido una victoria amarga. No lo ha dicho. Nadie lo esperaba, nadie se lo ha exigido. Este es el país en el que vivimos. Estos son mis conciudadanos.un abrazo
Luis

(A Javier Ortiz. Después de leer su artículo del domingo: La locura es suya, las muertes son nuestras, en el que dicePero, liquidado ya su capítulo, tampoco cabe desconocer el gravísimo problema que tiene una población que condena muy mayoritariamente una guerra, que constata luego que esa guerra ha causado decenas de miles de muertos y que acaba dejando el asunto a beneficio de inventario, votando mayoritariamente a uno de los culpables de la guerra. Si hubiéramos llorado con más sinceridad por las víctimas iraquíes, ahora no tendríamos que llorar por las nuestras.)

2.

Hemos demostrado que somos una democracia muy frágil. No por el cambio de gobierno, sino por lo que ha pasado en los días posteriores a los atentados. No se ha centrado la atención en las víctimas ni en los asesinos. Todos han usado el atentado. ¡Qué triste!

(…)Parte del problema ha sido que los partidos y los medios han actuado mal porque presuponían que los ciudadanos lo iban a permitir. No me parece mal que haya ganado el psoe. Me parece mal que la gente no esté indignada con los medios y los partidos por olvidar tan pronto el 11m.

Pero en cuatro años, los partidos lo pagarán. El interés por la política caerá para no volver a levantarse.

(A un amigo norteamericano, que me pregunta en el messeger por la situación aquí)

3.

Creo que alegrarse por el resultado no es un pecado. Me parece mal no indignarse por el espectáculo dado por los políticos.
Peor, imposible.
Luis

(A un amigo granadino, que me dice:
¿Será pecado alegrarse por los resultados electorales de ayer?. Tengo que confesaros que, aunque lo sea, yo me alegro.
Un abrazo
)

Deja un comentario